Ithaca, una ecoaldea prototipo (de los múltiples posibles) en el corazón de EEUU

Ithaca

A cuatro horas de Nueva York, en Estados Unidos, está situada Ithaca, una localidad de 30.000 habitantes, camuflada entre bosques y lagos, donde cerró un McDonalds por falta de negocio, en la que circula su propia moneda local y todos los fines de semana se convierte en sitio de reunión de asociaciones y cooperativas, aparte de cientos de turistas.

View_Of_East_HillI_thaca_NY

Desde luego, no se trata de un paraíso terrenal, y a simple vista no se distingue mucho del típico pueblo del noreste estadounidense. Allí opera la reputada Universidad de Cornell.

Pero lo que diferencia a Ithaca es una energía especial, un imán que sólo tienen ciertos lugares elegidos.

En plena eclosión del movimiento hippie, hace 50 años, se crearon allí hasta 50 comunas. Muchos de aquellos jóvenes idealistas se cortaron la melena y decidieron echar raíces en la ciudad y esparcir las semillas del cambio en el mundo real.

La leyenda de la ciudad más innovadora y creativa de Estados Unidos comenzó en 1989 de la mano de su primer alcalde socialista, Ben Nichols. Aunque pueda pareder sorprendente, en Ithaca difícilmente puede verse ningún local de estilo americano como un McDonald’s o un Starbucks y sí numerosos negocios autóctonos que exhiben orgullosos el cartel de “Se aceptan horas“.

El billete local, tiene un formato simple, muy colorista y con un papel especial que no es posible falsificar, ilustrado con niños, flores, granjas y animales de la zona. Lleva impresa el lema “in Ithaca we Trust“, a semenjanza de los billetes de dólar, y su valor puede ser de quince minutos, treinta minutos, una hora o dos horas, equivaliendo cada hora a diez dólares.siendo aceptado en la mayoría de las tiendas. La Cámara de Comercio respalda los billetes locales, aunque el verdadero aval es el trabajo y el patrimonio de lxs ciudadanxs y su voluntad de aceptarlos como moneda alternativa.

paul_glover

Paul Glover, fue el creador en 1991 de esta moneda local, las Ithaca Hours, con el objetivo de que el dinero no saliera de la comunidad, pues Ithaca era en aquel entonces una de las zonas más deprimidas de su estado. Paul Glover ha manifestado: “Con nuestro dinero estamos creando una riqueza que no nos van a arrebatar y unos lazos que refuerzan día a día nuestra comunidad. Nuestra moneda no genera avaricia, sino solidaridad”, presume Glover, cuya última gesta ha sido la creación de una cooperativa de salud que da cobertura a todos los que no pueden pagarse el seguro médico en la ciudad.

La filosofía del concepto “hora” de los billetes es para recordar que, además de ser un medio de intercambio de productos, la moneda representa el trabajo de alguien, el tiempo empleado para producir algo o realizar un servicio: su tiempo es valioso para alguien más, e igual de valioso para todos (un principio muy similar al planteamiento de los bancos de tiempo).

Para obtener más información, puede visitarse la web: http://www.ithacahours.org.

La creatividad de Ithaca es contagiosa, y el uso de moneda local se ha replicado en 38 estados tan distantes como Hawai (Ka/u Hours), Massachusetts (Valley Dollars) y Carolina del Norte (Mountain Money). La ciudad ha marcado también la pauta nacional con dos programas innovadores de reciclaje de bicicletas y computadores personales.

Pero si algo la hace verdaderamente irresistible a los ojos de cualquier amante de la naturaleza es la Ecoaldea, situada en las lomas del sinuoso lago Cayuga. Siguiendo el modelo de las cooperativas danesas, y procurando el menor impacto en el entorno natural, alimentadas con energía solar y abastecidas por su propia granja biológica.

¿Como se construyó la Ecoaldea?

EcoVillage-at-Ithaca-Small-Community-With-a-Global-Purpose

Con la ayuda de donaciones y préstamos, el grupo compró un terreno de 176 acres a unos 3 km del centro de la ciudad. Más de 100 personas colaboraron en el proceso de elaboración del proyecto, incluyendo a los futuros residentes, arquitectos, paisajistas, estudiantes, profesores, planificadores, ecologistas y expertos en energía. El grupo formó un plan para construir cinco barrios de un pueblo verde y dejando al mismo tiempo un 80 por ciento de tierra libre para la agricultura, bosques y humedales.

La Ecoaldea de Ithaca incluye una estrategia integrada para abordar cuestiones tales como el transporte, el uso de la tierra, energía, agua, aguas residuales, residuos sólidos, la agricultura, la cultura y la diversidad étnica, la recreación, los recursos naturales, los materiales de construcción, la educación, la investigación y los barrios residenciales. El proyecto se aprovecha de técnicas como la permacultura, la fruticultura, la agrosilvicultura o la acuicultura para asegurar la autosuficiencia del pueblo. Otros planes incluyen el tratamiento in situ de aguas residuales a través de un sistema de pantanos naturales, el reciclaje de aguas grises y el compostaje.

150

Para ser de alta eficiencia energética, las casas se construyen con diseños solares pasivos-súper-aislados y con sistemas de calefacción de agua caliente compartidos. Se ha construido también un centro de visitantes para apoyar las actividades de educación e investigación. El programa ya ha desarrollado varios programas educativos en ecología y agricultura para la juventud local.

Comunidad cooperativa cohousing dentro de la ecoaldea

Un grupo de residentes de la Ecoaldea formó la ecoaldea cooperativa Cohousing. Se trata de viviendas colaborativas y autogestionadas donde lxs vecinxs deciden unirse para compartir y disfrutar de espacios comunes manteniendo la independencia en sus propias casas, la iniciativa fue ideada por jóvenes en Dinamarca. Consiste en vivir de manera comunitaria pero con viviendas independientes, complementadas por áreas comunes donde los vecinos comparten servicios, actividades sociales, comedores, conciertos, juegos de mesa, parrilladas, etc.

Siendo una entidad legal separada por barrios de coviviendas  basados en el modelo Cohousing danés. Viviendas particulares y autónomas se han construido en grupos alrededor de los espacios compartidos, incluyendo un camino peatonal y una casa común. La casa común puede incluir un espacio compartido opcional, como una cocina, comedor, lavandería, talleres, habitaciones, salas de juego para niños y áreas de ejercicio.

El primer barrio fue construido a finales de 1996 e incluía 15 dúplex agrupados en torno a un patio peatonal. Durante el desarrollo de este proyecto, la Ecoaldea tuvo que superar algunos reglamentos de zonificación desafiantes.

Ecovilla Ithaka – http://ecovillageithaca.org/

newsfrontecovillage

 

Fuentes:

https://www.b2bio.bio/noticias-productos-ecologicos/la-ecoaldea-de-ithaca

Publicación de Carlos Fresneda  en Buena Siembra

https://gonzalorobles.wordpress.com/2010/09/24/ithaca-hours/

https://iqlatino.org/2013/ithaca-una-ecoaldea-prototipo-en-el-corazon-de-eeuu/

Economias Sin Dinero Y Trabajo Sostenible

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s