Ciencia y crisis medioambiental

063EE373-BA35-4702-818A-8EDA6472CB7F

La humanidad es un ser vivo y, como tal, forma parte de la Naturaleza. Las personas que conformamos la humanidad somos seres naturales. Por lo tanto si formamos parte de la naturaleza tendríamos que plantearnos cuales deberían ser las formas mas acordes de vida en todos los ámbitos de las personas.

Destruir la naturaleza, no respetar su riqueza, dinamismo y leyes equivale a no respetar a las personas que han de vivir de ella y en ella, al igual que el resto de seres vivos. Cuando no tratamos adecuadamente y con benevolencia la naturaleza, tampoco nos estamos comportando nosotros de acuerdo con nuestra naturaleza humana y dignidad.

Hemos de considerar el concepto de naturaleza como un todo —el universo físico— concepto más reciente que ha adquirido un uso cada vez más amplio con el desarrollo del método científico moderno en los últimos siglos que aquellos que consideraban a la misma de forma sesgada, justificando, la investigación parcial partimentada.

A mediados del siglo XV la etimología de la palabra «física» revelaba su uso como sinónimo de «natural», Isaac Newton (1687) en su obra ‘Principios Matemáticos de la Filosofía Natural’ refleja el uso frecuente, en aquella época, del término «filosofía natural», el cual equivaldría a ‘estudio sistemático de la naturaleza’.

El problema surge con respecto a la concreción de aquellas formas de vida acordes para la vida en la naturaleza, sin embargo no debería ser así, es mas tendríamos que comenzar a denunciar como ideas y propuestas contrarias a lo que la ciencia conoce y sabe con respecto a aquellas formas de vida que se alejan de nuestra integración en la naturaleza. Por lo tanto gran parte de lo que se hacen llamar ideas científicas abiertamente no lo son, siendo ideas y pensamientos acientificos.

Esta respuesta facilita el camino a las ideas científicas que nos dicen cuales son las vías de solución con respecto a la realidad en la cual nos encontramos; la actual crisis medioambiental, ecológica y social.

La ciencia nos muestra el camino y ciertamente es duro pues implica cambios en las formas de vida para una parte significativa de la población mundial y estos cambios pueden ser comprendidos, aceptados y considerados vitales para nuestra subsistencia por parte de la gente, de las personas, es un trabajo de información, sensibilización, concienciación y movilización. Algo que se falsea, por quienes aun están atrapados en la red sistémica consumista, desarrollista, industrialista de los estados-nación y la economía global al servicio de los mercados del capital.

Por ello, quizás, no tendríamos porque temer cuando hay quienes nos hablan de criterios científicos para desarrollar aquellas acciones que hagan factible el vencer la crisis existencial que vivimos, o no. Pues por desgracia podemos constatar que muchas de las iniciativas encaminadas a solucionar los problemas, en el fondo lo que pretenden es la perdurabilidad de un sistema causante de la degradación de la naturaleza y por lo tanto también de las condiciones de existencia de las personas. Siendo nuestra obligación la creación de alternativas al mismo que constaten la viabilidad de formas de vida integradas en la naturaleza y creando las vías que hagan posible el fin del actual sistema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s