La comunidad como laboratorio experiencial: un extracto del libro “Resiliente” de Ma’ikwe Ludwig

 6696fbfda9a0adcad1af823914e674c5_original

Esta publicación es un extracto de Together Resilient: Construyendo comunidad en la era de la interrupción del clima por Ma’ikwe Ludwig, publicado por The Fellowship for Intentional Community

Ma’ikwe Ludwig vive en Laramie, WY, donde junto con un grupo de compañerxs radicales económicos trabajan en una  ecoaldea donde comparten ingresos en el vientre de la bestia de combustible fósil de EE.UU. Trabaja en diferentes áreas una de ellas es la de la cultura cooperativa.

Desde hace mucho tiempo ha sido una teórica de la cultura cooperativa, defensora y practicante desde hace mas de 20 años. Comenzó su consultoría, Sol Space Consulting en 2002 siendo una facilitadora de consensos y trabajando regularmente con comunidades intencionales y sin fines de lucro que desean tener un proceso grupal más inclusivo, eficiente y profundizador en el ámbito de las relaciones . Ma’ikwe ha trabajado en el Manual de Cultura Cooperativa con los compañeros practicantes Jamaica Stevens y Adam Wolpert.

El atractivo y el potencial de las comunidades intencionales radica en gran medida en una de sus características fundamentales: son básicamente laboratorios sociales en miniatura donde podemos probar cosas  diferentes, a veces radicalmente diferentes, que la corriente principal. A lo largo de la historia del movimiento de las comunidades, estos laboratorios sociales han servido para desarrollar y / o perfeccionar una amplia gama de herramientas interesantes. Tengo la esperanza de que este rasgo inherente de las comunidades se pueda potenciar cada vez más para participar en lo que muchos han llamado apropiadamente “de-crecimiento”, pasar de un paradigma de crecimiento perpetuo y alto consumismo a una norma cultural de estilos de vida que habitan dentro de lo natural y los límites del planeta (siendo implacablemente firmes).

El Dr. Joshua Lockyer, hablando con otros científicos sociales, dice esto sobre las ecoaldeas:

“Para los científicos sociales, estas comunidades ‘utópicas’ sirven como laboratorios naturales donde el diseño deliberado para la sostenibilidad es el punto de partida, y donde la atención continua al uso de recursos y la administración ambiental efectiva dan forma al contexto cultural del comportamiento humano, manifiestandose en normas , reglas y actividades rituales. La colaboración y el compromiso de los activistas académicos permiten que nuestras habilidades de análisis crítico y nuestro deseo de identificar lo que funciona y lo que no funciona en la transición hacia sociedades resilientes y sostenibles converjan de manera sinérgica con los intereses de las personas que estudiamos “. (1)

Tener científicos sociales para documentar lo que hacemos es grandioso porque eso agrega legitimidad al movimiento de las comunidades y nos proporciona información que nos ayuda a ser diligentes para asegurarnos de que lo que hacemos realmente sea mejor. Y sin embargo, las comunidades intencionales resultan ser muy buenas para la innovación, ya sea que alguien esté prestando atención o no.

Los ejemplos abarcan desde el inicio de Habitat for Humanity (2) hasta el uso compartido de automóviles (3) hasta el poliamor (4) y la toma de decisiones por consenso (5) hasta ejemplos menos conocidos pero aún potentes como Feedback Learning (6) y ZEGG Forum (7) También hay numerosos ejemplos de técnicas naturales de construcción que fueron desarrolladas y estudiadas en un contexto comunitario (piense en Earthships) y luego esos ejemplos fueron usados ​​para ayudar a cambiar leyes en lugares con códigos de construcción más restrictivos, abriendo la puerta para una diseminación más amplia de estas técnicas . Todos estos, de hecho, son ejemplos de cosas iniciadas en la “burbuja segura” de las comunidades intencionales antes de extenderse a contextos culturales más amplios (8).

Entonces, las comunidades incuban muchas cosas interesantes. Y la verdad es que cada comunidad intencional es experimental hasta cierto punto: todas las comunidades en los EE. UU. Intentan algo cooperativo dentro del contexto de una cultura altamente competitiva. La comunidad siempre está haciendo “algo diferente”, algo que no tiene porque seguir lo reglado, y que generalmente lleva a ser entornos altamente creativo.

Para lo instituido puede parecer desalentador, también es muy emocionante. Probar cosas nuevas no solo es fomentado, sino que también es esencial, al menos en cierta medida, para crear el tejido de una comunidad real en los Estados Unidos hoy en día. Por supuesto, algunos grupos se apartan más radicalmente de la corriente principal (y, por lo tanto, tienen una mayor necesidad de creatividad), pero todos ofrecen una oportunidad de reinvención muy acorde con el imperativo de Klein (9) para crear un nuevo mundo post carbono. .

Esto hace que la comunidad sea un lugar poderoso para estar ya que el mundo está cambiando a nuestro alrededor, y exige que cambiemos también. Al unirnos para navegar esos cambios significa tanto amplificar nuestra creatividad individual, (aumentando nuestras posibilidades de crear un nuevo mundo viable en el proceso) al mismo tiempo que ofrecemos un refugio significativamente más seguro para operar a medida que el mundo cambia a nuestro alrededor.

Hay otra razón por la cual la comunidad es una herramienta poderosa para trabajar en el cambio climático: la presión de grupo. George Marshall tiene un capítulo fascinante en su libro (10) sobre por qué no estamos lidiando con el cambio climático llamado The Jury of Our Peers. En él, detalla una gran cantidad de formas en que la inacción de quienes nos rodean nos lleva a ser menos propensos a actuar nosotros mismos, independientemente de lo que personalmente creemos que es correcto o nos sentimos motivados a hacer, y sin importar la urgencia de lo que nos rodea está frente a nosotros.

Lo contrario también es cierto: haz que te resulte genial tomar en serio el cambio climático, rodearte de personas que actúan y tienes muchas más probabilidades de actuar. La comunidad es una herramienta de activismo debido a la psicología, no solo debido a las economías de escala. No solo somos más poderosos juntos, también podemos estar más alineados con nuestros valores cuando nos rodeamos de otros que serán una fuerza positiva para mantenernos honestos.

(1) — El Dr. Lockyer está en Arkansas Tech University. Cita de un artículo próximo en el Journal of Political Ecology.

(2) — Este modelo fue creado por primera vez en la Comunidad Koinania en Georgia, fundada en 1942 como la primera ciudad totalmente integrada racial en los Estados Unidos.

(3) — Realizado por muchas comunidades que comparten ingresos antes de que se popularizara con programas urbanos como Zip Car.

(4) — Este término fue acuñado por miembros de Kerista Community en California para describir las relaciones basadas en la integridad y la comunicación con múltiples parejas, y para distinguir esta práctica de simplemente dormir o “balancearse”.

(5) — Desarrollado primero por una serie de tribus indígenas, y también por los cuáqueros (ambos podrían ser vistos como comunidades intencionales, o no, según su definición) y luego se extendió ampliamente a través de las comunidades intencionales y los movimientos activistas radicales donde ahora florece una versión secularizada del mayor consenso.

(6) — Desarrollado por Ganas Community en Staten Island en Nueva York, este método trata de ayudar a las personas a aprender a dar y recibir comentarios precisos y no dramáticos, y a trabajar a través de la reactividad emocional común en ese proceso.

(7) — Un método de procesamiento de problemas atestiguado que a menudo se compara con el “psicodrama” por su forma de representar partes de nuestra propia psique con el propósito de crecimiento y curación psicológicos.

(8) — También hay más ejemplos divertidos, que se han extendido mucho más: el cono de helado de gofres de azúcar y el reinicio automático de los bolos son invenciones reclamadas por Mary’s City of David, una comunidad en Benton Harbor, Michigan. Esta comunidad también jugó una vez un juego de béisbol de exhibición contra Globe Trotters, y es la tercera comunidad cristiana más antigua de los EE. UU., Según su sitio web. Si la creatividad de una sola comunidad intencional puede producir esta gama de maravillas, seguramente un movimiento completo de nosotros puede hacer mella en este asunto del clima.

(9) — https://blogsostenible.wordpress.com/2017/01/27/libro-esto-cambia-todo-naomi-klein-resumen-capitalismo-cambio-climatico/

–Universitat de Valencia. Estructura de Investigación Interdisciplinar en Sostenibilidad – https://www.uv.es/uvweb/estructura-investigacion-interdisciplinar-sostenibilidad/es/investigacion/lineas-investigacion/transicion-sociedad-post-carbono-1285896946141.html

(10) — Ni siquiera lo pienses: por qué nuestros cerebros están conectados para ignorar el cambio climático , por George Marshall. Publicado 2018 por Bloombury Publishers

Mayo de 1968 en el campo – Jornadas Internacionales en el ZAD (27 de agosto al 2 de septiembre de 2018).

zad nantesnantes

Simon Fairlie conecta “los eventos” de 1968 en Francia con las luchas recientes en la ZAD.

“Bliss fue en ese amanecer estar vivo,
Pero ser joven era muy maravilloso “.

Estas palabras, escritas por William Wordsworth sobre la revolución francesa, tienen un sonido extraño para muchos de nosotros que hace cincuenta años vimos las revueltas que se extendieron por Europa y más allá. 1968 realmente parecía un nuevo amanecer, incluso visto desde el letargo relativo de Gran Bretaña. En particular, fue el movimiento de mayo de 1968 quien capturó el espíritu de la época, a través de su vigor, su audacia y su intento de ir más allá de los parámetros de la resistencia convencional de la izquierda. “Sé Realista, Exige lo Imposible”, indicaba el graffiti, y eso fue lo que exigimos, durante un periodo de tiempo.

La cobertura de los eventos inevitablemente se centró en París, pero el movimiento no estaba limitado a la metrópolis. Fue en todo el país. Tan solo entre el 24 y el 28 de mayo se registraron manifestaciones en 96 localidades provinciales. Entre el 22 y el 26 de mayo hubo 52 protestas de agricultores en 30 departamentos, la mayoría de ellos situados en un eje de resistencia rural que se extendía desde Perpiñán en el Mediterráneo, a través del Macizo Central hasta Bretaña.

Estas protestas agrícolas no surgieron de la nada; no eran una imitación de lo que estaba sucediendo en París. Fueron un episodio de las luchas en curso que habían sido perseguidas por los agricultores franceses durante muchos años antes de 1968, y que continuarían mucho después.

LA ACUMULACIÓN

Había dos centros principales de resistencia rural. Uno de ellos estaba en Languedoc, la zona vitícola de Montpellier, donde los vignerons (productores de vino) libraban una doble batalla, en primer lugar contra la elite del vino francés en Borgoña y Burdeos, cuyas reglas dictaban que los agricultores de las zonas mediterráneas solo deberían producir pinard – vino barato para la plebe urbana; y en segundo lugar, en contra de las importaciones de vino incluso más barato de Argelia e Italia. A lo largo de 1967 hubo manifestaciones violentas en Draguignan, Carcassonne y Montpellier, que culminaron en una movilización masiva de miles en noviembre, cuando se realizaron barricadas en las líneas de ferrocarril, y se coloco una bomba en una esclusa del Canal du Midi.

El otro centro de resistencia campesina estaba en el oeste, especialmente en Bretaña, donde los pequeños agricultores que criaban ganado y cultivaban vegetales seguían una tenaz campaña contra los volátiles precios de los productos básicos. Aquí los campesinos tuvieron más éxito que los vignerons de Languedoc en hacer alianzas con sindicatos que representaban otras industrias. En abril de 1965, varios miles de trabajadores y agricultores marcharon a través de París con el lema “Occidente quiere vivir”. En octubre de 1967, los agricultores organizaron manifestaciones en Quimper, Redon y Le Mans contra el colapso del precio del cerdo y el pollo, y las importaciones de carne de res barata, denunciando “una Europa liberalizada donde los capitalistas consuelan las ganancias”. Una vez más, los ferrocarriles fueron bloqueados, estalló la violencia y después de una batalla que duró dos horas, la prensa informó que 279 personas resultaron heridas. El establishment francés estaba alarmado. El fiscal de la región escribió en un informe:

“Las manifestaciones campesinas del 2 de octubre han dejado una huella en los trabajadores industriales y metalúrgicos de Le Mans. . . . especialmente en la empresa de propiedad pública Renault, sobre todo porque muchos de los trabajadores son de origen rural y tienen parientes que trabajan la tierra. Esto los lleva a emular los métodos enérgicos y decididos de los campesinos “

Al final del año, los agricultores y otras uniones del oeste de Francia comenzaron a planear una acción masiva que involucraba a campesinos y trabajadores industriales, con una fecha fija, proféticamente, para el 8 de mayo de 1968.

NANTES 68

Las protestas continuaron durante la primera parte de 1968. El 26 de enero, los huelguistas de la fábrica de camiones Saviem de Renault en Caen, junto con estudiantes de izquierda, se enfrentaron con la policía. El mismo día en Fougères, Bretaña, los sindicatos campesinos se unieron a otros trabajadores en un intento de asaltar los edificios del ayuntamiento del distrito en una protesta contra los despidos. En marzo en Redon, granjeros, trabajadores y estudiantes unieron fuerzas en otra protesta violenta. En Nantes, los estudiantes encabezados por una facción situacionista / anarquista que habían estado luchando contra una administración universitaria represiva durante casi un año, se combinaron con los trabajadores para organizar una serie de manifestaciones en diciembre de 1967 y enero de 1968.

Luego, el 14 de febrero, 1500 estudiantes con banderas negras y rojas y cantando la Internacional marcharon por Nantes hasta la sede del rector de la universidad. Varios de ellos ocuparon su oficina, rompiendo las cortinas, asaltando la nevera y orinándose en la alfombra. Después de negociar con el prefecto, Jean-Emile Vié, para que se les permitiera salir pacíficamente, fueron golpeados, por sus órdenes, por la policía con bastones tan pronto como estuvieron afuera. Según Sarah Guilbaud, autora de un libro sobre los acontecimientos en Nantes, “el 68 de mayo comenzó en Nantes en abril de 67”.

La turbulencia en París en sí fue iniciada 10 semanas después por estudiantes de la Universidad de Nanterre que habían estado protestando durante algunos meses porque había una segregación por genero con respecto a las habitaciones de lxs estudiantes. El 2 de mayo, el gobierno cerró la Universidad de Nanterre y al día siguiente la policía ocupó la Sorbona. El 6 de mayo hubo disturbios que involucraron a unos 20,000 estudiantes y profesores. Se programó una movilización masiva para el 10 de mayo, posteriormente conocida como “la noche de las barricadas”.

Mientras tanto, las protestas planeadas en el oeste del país para el 8 de mayo continuaron en 16 ciudades. La asistencia fue desigual en algunos lugares, probablemente porque los sindicatos de campesinos y trabajadores aún tenían reservas sobre el trabajo conjunto. Pero en Nantes, varios miles de trabajadores y campesinos se congregaron bajo una pancarta que proclamaba “tierra para el que la trabaja”. Fueron encabezados, entre otros, por Bernard Lambert, un agricultor local que se convertiría en un líder inspirador para el movimiento campesino. A ellos se unieron los estudiantes que habían ido a la huelga porque su sindicato había sido cerrado por el prefecto en respuesta a “insultos” en un panfleto que circulaba entre estudiantes titulado El rector y sus policías”. Un folleto entregado por los estudiantes en la manifestación proclamó la solidaridad con “los campesinos amenazados por los acaparadores de tierras que quieren quitarles su derecho al trabajo”.

La manifestación transcurrió pacíficamente, pero el 13 de mayo, en respuesta a la represión policial en París, los estudiantes de Nantes convocaron una manifestación en la que participaron 20,000 personas quienes marcharon hasta la Prefectura arrojando piedras a las ventanas. La policía respondió con gases lacrimógenos, los manifestantes respondieron al fuego con cócteles molotov y quemaron el automóvil del prefecto. Presa del pánico, el prefecto llamó a París pidiendo permiso para permitir que la policía abriera fuego contra los estudiantes, pero fue rechazado. Si se hubiera dado permiso, ¿quién sabe qué dirección podrían haber tomado los acontecimientos?.

Al día siguiente, los empleados de Sud Aviation en Nantes (que entre otros aviones fabricaban el Concorde) ocuparon la fábrica, soldando las puertas para que nadie entrara o saliera. Esta fue la primera fábrica en Francia en ser ocupada durante los eventos de mayo. Se convirtió en algo parecido a una huelga general en Nantes, y se formó un comité central de huelga con el objetivo de proporcionar alimentos traídos por granjeros militantes y otras necesidades a los sitios ocupados.

El 20 de mayo, Bernard Lambert se dirigió a varios cientos de estudiantes en la Facultad de Letras, donde fue muy aplaudido. Luego, el 24 de mayo, como parte de un Día Nacional de Acción convocado por los sindicatos agrícolas, hubo otra manifestación en Nantes, esta vez encabezada por campesinos que llegaban en tractores y diseminaban estiércol en las calles. La Place Royale pasó a llamarse Place du Peuple. “Debemos desafiar a la sociedad capitalista y a la Europa liberalizada a la que ha dado lugar”, dijo Lambert. La multitud respondió con un ” nuit rouge “, erigiendo barricadas, arrancando adoquines y prendiendo fuego a la Prefectura.

Inevitablemente, la revolución alcanzó su punto máximo hacia fines de mayo y luego desapareció durante el mes de junio, en Nantes, como lo hizo en París. Muchos sindicatos principales, incluida la principal unión agrícola FNSEA (Federación Nacional de Sindicatos de Explotadores Agrícolas) eran pura necedad, expresaron su apoyo cauteloso para el movimiento en su apogeo, y luego lo denunciaron tan pronto como el apoyo parecía estar disminuyendo. La mayoría de los campesinos no apoyaban a los militantes, o no entendían lo que estaba sucediendo. El presidente de Gaulle, que había huido a Alemania con las joyas de su familia, regresó (sin las joyas) y convocó elecciones generales para el 23 de junio, que ganó convincentemente. Los estudiantes salieron de París durante el verano y dijeron que todo volvería a empezar en octubre, pero no fue así.

Como señaló Alain Geismar, uno de los líderes estudiantiles, el 68 de mayo pudo ser un fracaso como revolución política, pero como revolución social fue un éxito. Mucho tiempo después de que la acción se desvaneciera, las ondas de choque cultural perduraron en Francia y toda Europa. Francia nunca volvería a ser la misma: y si el cambio en el campo no se podía discernir de inmediato, era solo cuestión de unos años antes de que se manifestara.

LA HUELGA DE LECHE

En los años inmediatamente posteriores a 1968, todo siguió como siempre para las organizaciones campesinas radicales, pero no pasó mucho tiempo antes de que sus campañas comenzaran a adquirir una nueva naturaleza. En el oeste, los campesinos intensificaron las campañas contra los cumulards , landgrabbers que adquirieron granjas y propiedades y expulsaron a los arrendatarios, ya sea para aumentar sus ya grandes propiedades agrícolas, o bien para dar a la tierra un uso no agrícola. Entre 1968 y 1978 hubo 110 acciones que involucraron ocupaciones de tierras, interrupción de subastas, destrucción de vallas y otras tácticas ilegales.

Luego, en 1972, los productores de leche en Bretaña se embarcaron en lo que denominaron un “golpe de leche”, negándose a entregar leche a los procesadores. Protestaban contra los precios bajos que (como hoy en Gran Bretaña) a menudo no cubrían los costos de producción, mientras que el precio de la leche en las tiendas continuaba aumentando. “Los agricultores trabajan duro, el consumidor paga y las ganancias para el procesador” era su lema. Las fábricas procesadoras, tanto privadas como cooperativas, fueron bloqueadas u ocupadas, los camiones de leche fueron secuestrados y sus contenidos vertidos en la carretera, los directores de las fábricas fueron abucheados, desacreditados o mantenidos como rehenes. Aunque el movimiento siguió siendo fundamentalmente no violento, las ramas locales de la FNSEA se dividieron en cuanto a si apoyar la huelga. El gobierno francés se negó a negociar, sugiriendo que la campaña fue liderada por los maoístas “más interesados ​​en lo que sucede en Pekín que en Bretaña”. Pero después de diez días algunos procesadores se quebraron y los granjeros obtuvieron un mejor precio.

El ataque a la leche ha sido identificado como un cambio en las tácticas campesinas. Al elegir llamarlo huelga, sus instigadores usaban terminología prestada de los trabajadores y estudiantes. A la manera de mayo de 68, las decisiones se tomaron en reuniones masivas en lugar de en un comité de funcionarios sindicales. La ventaja radical de la campaña, y su voluntad de centrarse en las cooperativas, dividió el movimiento sindical dominante en el oeste de Francia, que nunca se recuperó realmente.

Particularmente interesante fue el destacado papel desempeñado por las mujeres que a menudo eran el miembro de la familia que ordeñaba las vacas. Una de las líderes más destacadas de la huelga fue una agricultora llamada Marie-Renée Morvan, conocida por la prensa como La Chinoise, porque había pasado seis semanas en la China comunista (murió en 2009 en un viaje a Gaza con la Asociación France Palestine Solidarité).

El 23 de mayo, una muchedumbre de 400 mujeres ocupó la oficina de directores en una cooperativa en Landerneau, mientras que otras mil se manifestaron en Quimper, y el 28 de mayo, Día de la Madre, mil mujeres y niños marcharon a través de Brest. Los maridos se quedaron en la granja llevando a cabo las tareas “tradicionalmente femeninas”, para que sus esposas pudieran asistir. Las mujeres acusaron a los procesadores e intermediarios de aprovecharse del trabajo familiar no remunerado, vestigio de la antigua economía de subsistencia, para mantener los precios bajos en una economía de mercado competitiva. Como uno lo expresó:

“No soy solo la esposa de un granjero, soy una trabajadora por derecho propio y, como tal, tengo derecho a un salario. Cuando dejan caer el precio de la leche, es a mi, sobre todo, a quien le roban “.

En cierto sentido, no fue realmente una huelga, ya que los campesinos todavía tenían que trabajar y ordeñar a sus vacas. Pero, ¿qué se iba a hacer con la leche? Algunos la vendieron localmente a los vecinos, y para preservar el resto, los agricultores sacaron mantequilla y la pusieron en venta. “Esa fue la razón por la que la huelga no causó problemas económicos para los agricultores”, recordó un dirigente sindical más tarde, y agregó que “era como un festival permanente y los bares locales nunca habían visto tan buenos negocios”. Sin duda, a los cerdos locales también les fue bien.

MONTREDON – UNA FEA BATALLA

Mientras tanto, los vignerons de Languedoc estaban librando una batalla desesperada para salvar su industria. El poder para tomar decisiones había sido transferido de París a Bruselas, donde las preocupaciones de los viticultores franceses contaban poco. En aras de la llamada “ventaja comparativa”, la CEE decretó que Italia debía exportar vino, frutas y tomates, mientras que Francia suministraría leche y cereales. Mientras tanto, la clase trabajadora urbana a la que se destinaba el vino barato estaba adquiriendo gustos más caros. La competencia aumentaba mientras el mercado se reducía.

La acción directa contra las importaciones de vino se hizo cada vez más frecuente y audaz. Grupos de combatientes de militantes secuestraron buques tanque o irrumpieron en almacenes y los vaciaron de vino, a veces usando explosivos o cargando rifles de caza. El 1 de marzo de 1976, se destruyeron 80 000 litros de vino italiano en un almacén perteneciente a Ramel, un notorio importador. Cuando el ministro del Interior, Michel Poniatowski, ordenó la detención y acusación de dos vignerons , unos 2.000 granjeros llevaron a cabo una revuelta volando o destrozando cualquier edificio público que pudieran encontrar: estaciones de ferrocarril, estaciones de servicio de autopistas, oficinas de impuestos y mástiles de radio.

El 4 de marzo, un gran grupo de manifestantes, algunos armados, bloquearon la Ruta Nacional 113 en Montredon, cerca de Narbona. Poniatowski ordenó a su policía antidisturbios CRS dispersarlos a través de “una operación breve y violenta”. Se produjo un tiroteo de 20 minutos en el que la policía usó pistolas automáticas; Al final, Joêl Le Goff, un comandante de CRS, y Emile Pouytes, un vigneron , ambos yacían muertos.

Montredon fue un punto de inflexión para el movimiento. La violencia anuló cualquier oportunidad de obtener el apoyo de los medios, de otros sindicatos o de simpatizantes potenciales en otras regiones. Más adelante, durante el año, Christian Bonnet, ministro de agricultura, anunció: “Cuando me piden que apoye la producción de gutrot plonk ( affreuses bibines ) a razón de 20 toneladas por hectárea de tierra muy irrigada en las llanuras, me niego. . . Si algunos productores de mal vino necesitan morir, les digo que los dejen morir “.

Esto no era una justificación para importar más de Italia, pero no obstante fue un golpe para la gente. De ahora en adelante, los jóvenes vignerons descubrieron que era más rentable invertir su energía en mejorar la calidad de su vino, plantando mejores variedades y cosechando menos uvas. Los vinos de la región como Faugères, Fitou y St Chinian comenzaron a ganar en reputación.

LARZAC: UNA HERMOSA LUCHA

Conduzca 25 kilómetros hacia el norte desde el mar de viñedos que cubren la llanura de Languedoc, subiendo por un camino que traza serpenteantes curvas a través de la cara sur del Macizo Central, y se encontrará en un mundo diferente. Les Causses son extensas, secas, mesetas de unos 800 metros de altura cubiertas de hierba salpicadas de curiosas formaciones rocosas y separadas entre sí por vertiginosas quebradas. El más austral de estos es Le Larzac, conocido por las ovejas Lacaune que proporcionan la leche para el queso Roquefort.

En 1970, el gobierno anunció que quería extender un campamento militar que estaba situado en el Larzac, y esto implicaría expropiar a algunos agricultores. Como era de esperar, hubo resistencia a esta propuesta por parte de los agricultores amenazados y sus vecinos. Lo que fue sorprendente fue cómo esta pequeña campaña local se convirtió en un movimiento de importancia nacional duradera.

En enero de 1971, los agricultores locales formaron un comité de acción. En mayo, un grupo pacifista de izquierda organizó una marcha de varios cientos de personas contra el campamento, pero solo asistió uno de los granjeros locales. Los campesinos actuaron por separado, arrojando piedras y estiércol frente a las oficinas de los alcaldes locales en septiembre. En noviembre, otra manifestación organizada por la sucursal local de la FNSEA atrajo a unas 6.000 personas, en parte gracias al apoyo de la iglesia católica.

En marzo de 1972, Lanzo del Vasto, de la cercana Communauté de l’Arche, y un avezado defensor de la no violencia, inició una huelga de hambre en apoyo de los campesinos; se le unieron durante un día los obispos de Rodez y Montpellier. Esto provocó que 103 de los 107 agricultores amenazados por el campamento se comprometieran a no abandonar sus tierras.

En octubre, los granjeros organizaron una estrategia hacia los medios de comunicación que se convirtió en un clásico de su tipo: lanzaron un rebaño de ovejas debajo de la torre Eiffel. Esto fue seguido por un convoy de 26 tractores que se dispuso a viajar los 650 kilómetros desde el Larzac a París. Cuando llegaron a Orleans, a 130 kilómetros de la capital, el gobierno les bloqueó el paso. La FNSEA se negó a apoyarlos, pero el sindicato radical Paysans Travailleurs, encabezado por Bernard Lambert, vino al rescate: los campesinos de Larzac ingresaron a la capital en tractores prestados. Mientras tanto, de vuelta en la meseta, los lugareños colocaron la primera piedra de la Bergerie de la Blaquière, un nuevo granero de piedra que iban a construirse dentro del perímetro del campamento propuesto.

Después de eso, la campaña de Larzac se convirtió en un punto focal para una alianza arcoiris de grupos radicales, una encarnación de lo que todos habían vislumbrado y por lo que lucharon en mayo de 68. Los izquierdistas y los sindicatos se unieron en torno a los campesinos; Los cristianos apoyaron el ethos pacifista; los estudiantes que luchan contra una ley que abolió las exenciones para el servicio militar estaban felices de contestar al ejército; los huelguistas a largo plazo en la fábrica de relojes Lip enviaron a los campesinos de Larzac un reloj en forma de oveja; los activistas del tercer mundo organizaron una “cosecha para el Sahel” en la meseta; el movimiento antinuclear construyó otra bergerie en Plogoff en Bretaña a la cual los campesinos de Larzac donaron 20 ovejas. Llego apoyo de los indios nativos americanos, de los campesinos japoneses, de los agricultores estadounidenses y de los isleños del Pacífico quienes estaban también en campaña a favor de su independencia. Jean-Paul Sartre lo llamó “seguramente la pelea más bella del siglo XX”.

Pronto las manifestaciones en el Larzac fueron masivas, considerando que el lugar está tan aislado como Snowdonia. En 1973, una reunión organizada por Paysans Travailleurs, junto con los agricultores de Larzac, atrajo a 80,000 personas. En un discurso pronunciado en esta ocasión, Bernard Lambert aludió al apoyo que los campesinos le habían dado al gobierno cuando reprimió brutalmente la Comuna de París de 1871:

“Los campesinos ya no apoyarán a Versalles, ya no se opondrán a los que se alzan para cambiar la sociedad. . . Nace una nueva era en la que los campesinos se unen a trabajadores y estudiantes en la lucha contra el capitalismo “.

El gobierno quedó paralizado, no solo por el nivel sin precedentes de apoyo no violento a los agricultores de Larzac, sino también por la táctica legal de la subdivisión extrema de la propiedad. Más de tres mil partidarios de la campaña compraron “un metro cuadrado de Larzac con una vista despejada del campo militar”. Los abogados del ejército instigaron con sus procedimientos, pero justo antes de que pudieran cumplirse la orden de compra obligatoria en estas parcelas, los propietarios anunciarían que habían sido vendidas a otras personas.

Los gobiernos rara vez tienen la gracia de retroceder cuando se enfrentan a un movimiento popular imparable. Odian perder la imagen, y tienden a esperar hasta que los echan de su cargo. Eso es lo que sucedió en el caso de Larzac. En 1981, el socialista François Mitterrand fue elegido presidente y pronto canceló los planes para extender el campamento del ejército.

LOS NEO-RURALES

Otro factor ayuda a explicar el apoyo generalizado de Larzac y el número de asistentes a las manifestaciones: era el efecto indirecto en el mundo rural de mayo de 68. A medida que la mano fría del Estado burgués reafirmó el control sobre la capital y se desilusionaron, muchos de los soixantes de París -huitards (sesenta y ocho), como se los llamó, llegaron a la conclusión de que un traslado al campo ofrecía la mejor oportunidad para la independencia, la experimentación y la autosuficiencia. Y fue sencillo. Las áreas remotas de los Pirineos, el Macizo Central y los remansos de Languedoc, que habían experimentado un “éxodo rural”, tentaron a los recién llegados con granjas abandonadas, casas de campo e incluso pueblos completos que se encontraban por una miseria.

Los sociólogos llamaban a estos recién llegados néo-ruraux (nuevos rurales), aunque preferían llamarse a sí mismos marginaux . De ninguna manera eran todos franceses: muchos provenían de Alemania, los Países Bajos, el Reino Unido u otros países donde no se podían encontrar tierras baratas y edificios abandonados tan fácilmente; pero la mayoría había sido influenciados por los acontecimientos de 1968. A menudo carecían de habilidades prácticas: el maestro de obra  a cargo de la construcción de la Bergerie en La Blaquière se quejó de que los “hippies” asignados para ayudarlo ni siquiera podían manejar una carretilla de cemento. Pero aquellos que se metieron en la agricultura aprendieron de la peor manera y estaban llenos de ideas sobre agricultura orgánica, ecología, comida saludable y cómo resistir la aplanadora del capitalismo.

Fue el genio de Bernard Lambert, un hijo de un aparcero que dejó la escuela a los 14 años,  desde el principio se dio cuenta que estos ingenuos recién llegados tenían algo que ofrecer al movimiento campesino, del mismo modo que también tenían mucho que aprender de los campesinos. Fue él, tanto como cualquiera, quien diseñó una alianza, inicialmente a través de la movilización en el Larzac. En un discurso pronunciado en la meseta en 1974, preguntó:

“El progreso técnico descontrolado que nos obliga a aceptar sin importar qué se garantice nuestro beneficio y bienestar. . . Entonces, ¿cómo reaccionamos? ¿Huh? qué hacemos? . . . Continuar creyendo que nuestra piel es la más bella, nuestra civilización la mejor y nuestra religión la única verdadera. . . y luego muerte! ¡Morir! ¡De ser demasiado ricos, demasiado gordos y demasiado estúpidos!

Esta no es la retórica de un técnico táctico del sindicato, sino la voz de un hombre que estaba en la vanguardia rural de mayo del 68, y comprendió de qué se trataba. Lambert no se dejó influir por los argumentos productivistas. En 1980, ante la oposición de algunos colegas, estuvo al frente de una campaña para prevenir el uso de hormonas en la producción de carne.

En 1981 fundó la organización que en 1987 se convirtió en la Confédération Paysanne, que hoy es el portavoz del campesinado agroecológico radical de Francia. Pero en 1984 murió en un accidente automovilístico. Un obituario en Le Monde escribió:

“Ocupó un lugar único en un movimiento sin líderes. Será extrañado por la industria agrícola francesa que, en su actual estado atormentado, necesita más imaginación que agitación “.

La palabra “imaginación” aquí es una referencia apenas disimulada a uno de los eslóganes de 1968: “L’imagination prend pouvoir” (Imagination Rules OK). No había escasez de imaginación para seguir en la estela de Lambert, y eso vino en buena parte del néo-ruraux .

Uno de ellos fue René Riesel, quien en mayo de 68, cuando apenas tenía 18 años, había sido elegido presidente del Comité de Ocupación de la Sorbona. En junio, se unió a la Internacional Situacionista, pero luego se mudó y se convirtió en un criador de ovejas en el remoto Causse de Méjean, al norte del Larzac. De 1995 a 1999 fue secretario nacional de la Confédération, tiempo durante el cual encabezó su campaña contra los cultivos genéticamente modificados.

Otro neo-rural fue José Bové, portavoz de la Confédération entre 1999 y 2004, quien se convirtió en un productor de ovejas después de involucrarse en la campaña de Larzac. Bové se hizo un nombre después de ser encarcelado por destruir un restaurante Macdonald’s en la ciudad de Millau, como parte de una campaña dirigida al capitalismo global, la carne de vaca con hormonas y la comida chatarra.

Tales campañas tuvieron éxito porque se centraron en las preocupaciones de los consumidores, en lugar de simplemente en la difícil situación de un pequeño sector de la fuerza de trabajo, algo que los vignerons de Languedoc no lograron comprender.

Los activistas que huyeron al campo después de 1968 a menudo fueron acusados ​​de escapismo, y en el corto plazo esto fue tal vez cierto. Pero una vez que encontraron su base, desempeñaron un papel clave en la movilización de un campesinado que se estaba hundiendo, al mostrarle al público que la forma en que producimos nuestros alimentos y cómo gestionamos la tierra son asuntos de importancia.

LA SEGUNDA BATALLA DE NANTES -ZAD

En 1993, La Confédération Paysanne se convirtió en uno de los fundadores de Vía Campesina, la alianza global de organizaciones campesinas. En la economía globalizada de hoy, donde las reglas son hechas por la Organización Mundial del Comercio, y los precios manipulados por las corporaciones transnacionales, los campesinos tienen que cooperar a nivel internacional para defenderse de la arremetida contra su forma de vida de las fuerzas del neoliberalismo. La soberanía alimentaria, la agricultura agroecológica y la protección de las granjas de pequeña escala son temas dominantes. La batalla contra los cumulards ahora se enfoca en la resistencia a 1,000 granjas industriales de vacas, a esquemas de autopistas, a fracking, a instalaciones nucleares, todas las manifestaciones de landifabbing de capitalismo insaciable.

La acción más socorrista-huasteca en los últimos años ha sido la ocupación ZAD de un aeropuerto de descongestión aérea para París que, curiosamente, se propuso por primera vez en 1968, y está situado cerca de Nantes, donde comenzaron los eventos de mayo del 68. La tierra ha estado ocupada desde 2009 cuando se celebró allí un campamento climático y ahora alberga una próspera aldea de ocupantes ilegales allí, o al menos lo hizo hasta hace poco (ver The Land 21 p 7).

La campaña contra el aeropuerto de muchas maneras hace eco de la lucha en contra de la extensión al campamento del ejército en el Larzac unos 40 años antes, y durante un tiempo siguió el mismo patrón.  Así como el campo de Larzac fue abandonado cuando François Mitterrand se convirtió en presidente, una de las primeras cosas que hizo Macron cuando llegó al poder fue ordenar una revisión del aeropuerto, y luego anunció en enero de 2018 que no se construiría el aeropuerto. .

¡Victoria! Bueno, no, porque en el mismo aliento Macron decretó que el sitio sería despejado de las personas que lo ocupaban. Una alianza ad hoc de grupos desde The Confédération Paysanne hasta Greenpeace había propuesto que 270 hectáreas del total de 1650 deberían ser administradas por la comunidad ZAD. Como precedente, citaron lo sucedido en Larzac en 1981, cuando la tierra secuestrada por el estado fue puesta bajo la administración de un colectivo, y sigue siéndolo hasta el día de hoy.

Macron no estaba interesado. ¿Era demasiado estúpido para comprender que el medio es el mensaje, que las alternativas que surgen de un movimiento de resistencia señalan el futuro? Probablemente a este cobarde neoliberal que simplemente le gusta Trump sencillamente no le guste la sociedad alternativa que se está creando. El 9 de abril, autorizó a 2.500 policías antidisturbios para que desalojaran a los Zadistes y destruyeran sus edificios con vehículos blindados, gas lacrimógeno y explosivos antipersonas desarrollados por los militares franceses para el control de multitudes. Fue el vandalismo del estado enloquecido. Durante ocho días, la policía se entregó a una orgía de destrucción, demoliendo 29 edificios y causando 270 heridos. Un resultado inmediato de su acción fue que la cantidad de manifestantes en el lugar, según el jefe de operaciones policiales, aumentó de 250 a 700.

Luego, el 13 de abril, Nicole Klein, prefecta del Loira Atlántico, dijo que había sido autorizada “desde arriba” para “extender su mano” a los ocupantes de ZAD. Invitó a las presentación de solicitudes de particulares para propuestas agrícolas vinculadas a parcelas, que se entregarán el 23 de abril.

Después de la prevaricación, los Zadistes deciden aceptar la invitación, aunque enfatizan que querían administrar el sitio de manera colectiva y que sus ambiciones iban más allá de la agricultura. Las solicitudes para 40 proyectos diferentes, que van desde la producción de aceite de girasol y una escuela de pastoreo hasta el garaje de un mecánico y el grupo deportivo, se entregaron con parcelas de tierras destinadas para todo ello, pero sin un solo nombre adjunto a una sola parcela.

En su escrito, el prefecto anunció que no habría más desalojos hasta el 14 de mayo, y ahí es donde están las cosas mientras estamos en la imprenta. Todo lo que podemos predecir con confianza es que, después de 50 años, la lutte continúa: la lucha continúa. Mayo de 1968, como ZAD, está en todas partes.

La mayor parte del material para este artículo (aparte de la sección sobre ZAD) está extraído de Des “Mai 68” dans les Campagnes Françaises, por Jean-Philippe Martin, L’Harmattan, París, 2017.

Para una información  de primera mano en inglés de los desalojos en ZAD, incluyendo muchas buenas fotos, vea John Jordan, The Revenge of the Commons .

Este artículo apareció originalmente como ‘Mayo de 1968 en el campo’ en The Land Issue 23 y tambien ha sido publicado en la web de Resilience.org

Crédito de foto de cabecera: Cincuenta años después de 1968, las autoridades de Nantes desplegaron cañones de agua en una manifestación con mas de 10.000 personas contra los desalojos en ZAD.

# Semana intergaláctica en el zad. 27 de agosto al 2 de septiembre de 2018

Después de más de dos años de trabajos regulares de construcción y un nuevo mes de construcción este verano, esta semana del 27 de agosto al 2 de septiembre, también será la inauguración de Ambazada, un espacio destinado a dar la bienvenida a rebeldes y luchas de todo el mundo al zad de Notre-Dame-des-Landes. Para honrar y celebrar la apertura de Ambazada, lo más obvio era hacer un llamado para una nueva semana intergaláctica. Esperamos que ayude a recuperar el impulso y los horizontes antes de las movilizaciones de otoño en el país y en el extranjero.

/// Encuentros abiertos entre territorios en lucha y en busca de autonomía

Hay preguntas que no han dejado de habitarnos durante la temporada pasada en el zad, estas incluyen: Cómo derribar el ancla a largo plazo sin llegar a domesticarse, ser centrados en la comunidad o más porosos en nuestros movimientos, las luchas de poder y la resistencia frontal, relación con el estado y posibilidades de victorias para perdurar. Tuvimos que encontrar nuestras propias respuestas parciales en la emergencia, tuvimos que tomar decisiones decisivas contra los tanques y bajo una presión dramática. Queremos volver a cuestionar estos temas y compartirlos con otros territorios nacidos de batallas y que han trazado su propio camino. Parte de la semana se dedicará a encuentros abiertos con invitados de Wendland en Alemania, Christiania en Danemak, el distrito libre de Lentillères en Francia, Errekaleor en el País Vasco y quizás Exarchia en Grecia. Cada uno de estos territorios nos dirá la forma en que gestionaron estos problemas, seguido de un debate entre todos nosotros.

En otra escala, hay pueblos en todas partes que resisten la asimilación cultural y la ideología liberal. También se está preparando un momento durante la semana de reuniones específicas sobre este tema.

/// Uniones históricas y legados revolucionarios.

También propondremos que durante algunas noches se viaje en el tiempo a través de décadas de luchas significativas en diferentes países europeos. La Italia revolucionaria en la década de 1970, los movimientos autónomos alemanes de la década de 1980 o la ecología radical anticapitalista del Reino Unido en la década de 1990, entre otros, reconfiguraron nuestro lenguaje político, acciones y prácticas organizacionales. Volvemos a sumergirnos en estas historias vibrantes, en busca de los legados e imaginarios que nos ofrecen, para poder pensar a través del presente.

/// Más contenido, talleres y reuniones simultáneas que abordan otros campos de lucha.

- otros contenidos varios están siendo programados, incluyendo:

- una reunión por la tarde con un activista kurdo sobre el movimiento de liberación de las mujeres en Kurdistán, y su papel en la sociedad y el movimiento.

- Una presentación de la situación política, social y de luchas en México después de las elecciones presidenciales de julio y la campaña del candidato indígena Marichuy.

- Testimonios de personas indocumentadas en Nantes y grupos que organizan su apoyo en sentadillas y en sus procedimientos administrativos. Una actualización sobre la ley de inmigración de asilo. Los comentarios de un grupo que organizó la ocupación de la Universidad de Nantes este invierno con personas indocumentadas y una visión general de la situación actual.

-Las mañanas se dedicarán a la construcción de obras en varios sitios, para fortalecer los bienes comunes de zad, así como para ejecutar la logística del campamento.

- Los participantes pueden ofrecer contribuciones a las discusiones anunciadas. Puede contactarnos para hacer propuestas adicionales para talleres y discusiones. Sin embargo, hemos tomado la decisión general de favorecer algunos temas importantes y momentos comunes en los que avanzar juntos, en lugar de superponer una multiplicidad de discusiones paralelas.

- Estamos pensando en organizar otra reunión paralelamente en otro sitio del zad, con grupos de sindicalistas y estudiantes que dedicarán ciertos días de la semana a hacer un balance de sus movilizaciones del año pasado y mirar hacia el futuro. Pensamos en la polinización cruzada entre los asistentes a esta y la semana intergaláctica.

/// Háganos saber que viene.

Dinos si quieres venir !! Necesitamos planificar la logística de antemano y, por lo tanto, saber la cantidad de participantes (proporcionamos infraestructura para unas 300 personas durante la semana). Esperamos que los participantes se queden toda la semana para tomarse un tiempo para desarrollar un sentido de colectivo. Preferentemente  infórmenos antes del 31 de julio, cuántos de ustedes estarán presentes y en qué fechas. Las instalaciones para cantinas se organizarán en el lugar, pero no se olvide de llevar una tienda de campaña y un saco de dormir. Díganos también en qué idioma habla para organizar la traducción.

Para todos los contactos, registros, preguntas: galaczad@riseup.net

El programa completo de la semana intergaláctica estará en línea pronto en: https://zad.nadir.org/ y en www.zadforever.blog


/// Programa de Semana Intergaláctica

Este programa está sujeto a cambios y modificaciones a fines de agosto. No olvide registrarse con anticipación escribiendo a: intergalaczad@riseup.net (NB: tuvimos un problema con nuestro buzón inicial. NO use galaczad@riseup.net)

# A lo largo de la semana: exposición fotográfica “territorios en lucha”

- Lunes, 27 de agosto:

# 10am: bienvenida / presentación de la semana

# 2pm: todos los días, justo después del almuerzo, varios anuncios y presentaciones abiertas de los participantes.

# 5pm: Discusión sobre el libro Lucha por espacios, lucha por nuestras vidas: movimientos de sentadillas hoy en día – con el colectivo “en cuclillas en todas partes”. El libro proporciona atisbos de un movimiento diverso y multifacético, con relatos de luchas locales, experiencias de represión e historias de las formas de vida colectiva que surgen de los espacios ocupados en diversas ciudades y países de todo el mundo, incluidas las cuentas de Río de Janeiro. Janeiro, Estambul, Seattle y Australia. Para más información: http://www.edition-assemblage.de/fighting-for-spaces/

# 8.30pm: Viaje a través de décadas de lucha (ver llamada) – episodio 1 – Intervento sobre los movimientos revolucionarios italianos de los 70

- Martes, 28 de agosto

# 10am: camina con historias sobre el zad

# 3pm: Proyección y presentación de la lucha contra el extractivismo en Venezuela con un camarada de Libertalia, una cooperativa autogestionada.

# 5pm: Viaje a través de décadas de lucha – episodio 2 – Regreso a los movimientos autónomos alemanes de los 80s

# 9pm: Una retrospectiva de películas del colectivo OGAWA sobre la lucha en los años 70 contra el aeropuerto Tokio-Narita en Japa “¿En qué consiste? El precedente más notable y significativo para Notre-Dame-des-Landes, la expropiación de tierras agrícolas para la construcción del aeropuerto de Tokio-Narita comenzó en 1966. En 1971, una década de batallas entre el estado y los agricultores que se negaron a renunciar su tierra había comenzado. Según el testimonio de muchos militantes franceses de la época, fueron estas batallas muy ejemplares las que inspiraron sus propios enfrentamientos directos y físicos con la policía en las calles de París y otras ciudades. La serie de películas del colectivo Ogawa tiene como objetivo: contar la historia de la lucha, no a posteriori, sino a medida que se desarrolla. Es una de las series de películas más inteligentes y emocionantes que hemos visto, ya que ofrece, de manera inseparable, la dirección y crónica de estos eventos y una reflexión inmediata (por parte de quienes los viven, los campesinos que luchan contra Sanrizuka). Nos dan la oportunidad de ver y escuchar tanto el campo de batalla como la estrategia diaria que se implementa dentro de él. También abre una ventana sobre el impacto de estos largos años de resistencia en la vida cotidiana y sobre quienes se vieron obligados a luchar, contra una fuerza que quería echarlos. La alianza de precisión y lirismo en las películas de Ogawa Productions filmadas en Sanrizuka las convierte en un ejemplo: un ejemplo que no debe citarse, sino reproducirse, tanto en el campo del cine como en el de la lucha política “. Para más información: https://www.zintv.org/Our-camera-will-be-in-the-first-line-to-receive-the-coups-

Miércoles, 29 de agosto

# 10am: trabajo colectivo / logística

# 3pm: Presentación del movimiento de liberación de las mujeres en Kurdistán y su papel en la sociedad.

# 9pm: Viaje a través de décadas de lucha – episodio 3 – los movimientos ecologistas radicales y anticapitalistas de los años noventa en el Reino Unido, desde protestas en la carretera, fiestas callejeras hasta el surgimiento del movimiento antiglobalización.

- Jueves, 30 de agosto

# 10am: Presentación de la situación de las luchas de Azawad y Touareg

# 2pm: Apertura de reuniones entre territorios en lucha / áreas en busca de autonomía (ver convocatoria) con la participación de habitantes de Wendland (Alemania), Christiania (Dinamarca), Lentillères (Francia), Errekaleor (País Vasco), del zad de Notre-Dame-des-Landes (Francia): nacimiento y emergencia de un territorio en lucha – Vivir en un territorio //

# 9pm: Concierto con Portron Portron Lopez + Portron Portron Tuaregs + Cultura Emotion + Canal en Bellevue …

Viernes, 31 de agosto

# 10 am luego 2pm: Continuación de encuentros abiertos entre territorios en batalla / zonas en busca de autonomía: mantenerse entre nosotros y porosidad del territorio – Organizarse

# 9pm: Viaje a través de décadas de lucha – episodio 4 – de vuelta a los movimientos franceses de 2005 a 2017 – disturbios desde 2005 / CPE a la ley laboral a través de zads

- Sábado 1 de septiembre

# 9am: construcción de sitios / logística

# 3pm: Continuación y fin de los encuentros abiertos entre territorios en lucha / zonas en busca de autonomía: las inspiraciones del pasado – Para soportar, para proyectarse, más allá de derrotas y victorias

*** Inauguración de Ambazada ***

# 7pm: Aperitif-songs con una invitación a participantes de todos los países para compartir canciones desde casa,

# 8pm: Buffet internacional,

# 9pm: Bola más o menos tradicional y fiesta.

- Domingo, 2 de septiembre

# 10am: Acuéstese y recuperé

# 3pm: Discusión sobre Bure y la investigación actual

# 9pm: Ambazada Ciné-club: “Heaven’s Gate” de Michael Cimino. La película de culto que hundió a la mayor compañía de producción de Hollywood. Sobre el torbellino de migrantes, prostitutas, granjeros, frente a los ejércitos mercenarios de los grandes terratenientes de América a fines del siglo XIX.

Ed. nota: Puede encontrar más información sobre la comunidad ZAD aquí .

 

 

Preguntémonos si vivimos en un estado de derecho donde la justicia es igual para todas las personas.

no-es-abuso-e1526626460141

Tras pasar dos años en prisión preventiva los miembros de “la manada” son puestos en libertad hasta que la sentencia sea firme.

Esta noticia ha convulsionado a una gran mayoría de las personas decentes independientemente de su edad, sexo, ideas políticas o religiosas.

Pero recapacitemos con respecto a lo sucedido. Durante los sanfermines de 2017 una joven madrileña denuncia la presunta violación por parte de cinco individuos. Tras la misma son detenidos cinco varones uno de ellos guardia civil y otro militar.

Durante y tras el juicio se abrió un debate público con respecto al consentimiento por parte de la joven y a su vez si hubo abuso sexual o agresión sexual, para este último supuesto es necesario la intimidación o la violación. La sentencia finalmente ha considerado que fueron abusadores pero no agresores y por lo tanto la sentencia pasó de una petición inicial de veintidós años a una condena de nueve.

Al respecto de la diferenciación entre agresión o abuso intentemos realizar un análisis binario.

Por una parte tenemos unos jóvenes con posible experiencia con respecto a la practicas de sexo en grupo, por una parte se dan para esta probable realidad los audios de washapp publicados en los medios de prensa y por otra la causa abierta por los presuntos hechos denunciados por una joven con respecto a lo sucedido el 1 de mayo de 2016 en Pozoblanco, Córdoba.

20180426224609_la-manada-1280x720_foto610x342

Seamos condescendientes y mal pensemos que la joven de Pamplona también hubiera realizado, en alguna ocasión, actos sexuales en grupo de forma consentida, por lo tanto partimos de la hipótesis de que ambas partes tenían roles adquiridos con respecto a las prácticas sexuales en grupo.

Bien, planteemos una hipótesis ante lo que pudiera haber sucedido. El día 7 de Julio una joven madrileña denuncio de madrugada que había  sido violada por cinco jóvenes andaluces, que en WhatsApp se hacían llamar “La Manada”. Pocas horas después fueron  detenidos.

Supongamos que la joven tras una noche de alcohol, cachondeo, fiesta y divertimiento se encontró a última hora de la madrugada con “la manada” y decidió acompañarles al portal de un edificio, pensemos que no únicamente iban a consumir droga y echarse unas risas, continuemos pensando que todos eran conscientes de que iban a hacer sexo en grupo. Hasta el momento, se han planteado todas las variables más proclives a la consideración de que lo que iba a suceder en el peor de los casos sería un mero abuso.

Pues ahora imaginémonos lo siguiente, la joven cree que va a ser un “divertimento”, de igual forma que siendo muy condescendientes con las mentes más calenturientas la joven pudiera haber vivido con sus amigos y amigas en alguna otra ocasión, pero la realidad con la que se encuentra es otra muy diferente, ante ella están cinco varones los cuales tras acceder al portal han comenzado a considerarla un mero objeto, ha dejado de ser un “sujeto” y ha pasado a estar cosificada, a ser convertida únicamente en un objetivo para el grupo de varones volcados únicamente en obtener placer a través de la sumisión y la penetración, naturalmente, todo ello en medio del jolgorio, de ellos; “con cara de calentón, poniéndose súper salidos… alguno de ellos incluso con rostro de enfermo –posiblemente relacionado, este término, con su salud mental en ese instante-”…. “siendo la forma de trabajar de ellos”, convirtiendo a la joven en “un expositor de pollos asados” para el consumo propio, según el relato recogido en los audios de washapp tras todo lo sucedido. Planteemos que la voluntad de la joven habría en estas circunstancias desaparecido y por lo tanto la aceptación convirtiendo lo sucedido en sometimiento, dominación y probablemente  convirtiéndose en una persona subyugada contra su voluntad inicial muy distante de la realidad con la que se encontraba, los chicos simpáticos, graciosos por su forma de hablar y relacionarse con los que podría molar pasar un rato de risas y divertimento se convertían en depredadores sexuales.

Manifestacion-Plaza-Nueva-sentencia-Manada_1239786509_83939045_313x182

Quien escribe este texto no es jurista pero desde luego probablemente una joven que pide ayuda y denuncia violación en la misma madrugada del día 7 de Julio de 2016 muy satisfecha no parece que estuviera tras salir del portal, algo que tendría que determinar el peritaje de una eminencia en psiquiatría. Pero desde la pura lógica no había transcurrido tiempo para recapacitar con respecto a lo ético o lo moral, de mantener relaciones en grupo consentidas, únicamente era probablemente la reacción ante la vivencia de una situación de vejación, de mal trato psicológico y físico realizado por unos babosos, siendo de alguien que paso de posiblemente desear un rato de divertimento consentido a vivir una agresión tras ser cosificada, humillada, maltratada en su condición de mujer.

Tras este juego mental de puras hipótesis ahora pasemos a preguntarnos hasta qué punto la justicia es igual para todas las personas.

  • Preguntémonos si la sentencia habría sido la misma en el caso de que los encausados hubieran sido unos jóvenes subsaharianos o magrebíes, por ejemplo.
  • Preguntémonos si los encausados habrían salido a los dos años de prisión preventiva.
  • Preguntémonos si las estadísticas nos dicen si la justicia decreta la libertad provisional en los casos de sentencias con condenas similares en los años de condena, no me digan que se hace un estudio individualizado, caso por caso, estamos hablando de estadísticas.
  • Preguntémonos siendo ya incluso “conspiranoicos” si lo que está sucediendo no pudiera estar beneficiando a alguien, jugando con la realidad, cual buenos magos con suficiente indecente poder para lograr la distracción en la atención de la gente y desviándola, al menos de momento, de sus posibles acciones ilegales.

Preguntémonos todo esto y que cada cual saque sus propias conclusiones con respecto a si vivimos en un estado de derecho donde la justicia es igual para todos y para todas.

 

VRT

El cenit de la concentración urbana. Análisis de los cambios en los asentamientos humanos al comienzo del colapso.

Imaginemos un escenario de ficción, consideremos que nos encontramos en 2030 y a partir de ahí dejemos desarrollar nuestra imaginación. Pues este es el punto de partida del presente artículo, creado por Henrique P. Lijó y publicado en el número 0 de la revista para una nueva civilización 15/15/15.

Manifiesto_limites_del_crecimiento

El cenit de la concentración urbana.

Análisis de los cambios en los asentamientos humanos al comienzo del colapso. 

La década de los últimos tres lustros ha demostrado que la humanidad está atravesando las puertas de su cambio más profundo desde la revolución neolítica. En las siguientes hojas describiremos cómo se ha producido el proceso conocido como el peak urban o cenit de la concentración urbana. Un evento en rápida expansión en esta tercera década del siglo XXI y que nos está obligando a volver a plantear los usos de los diferentes territorios.

Después de la crisis financiera, el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, vino el desplome de los bonos corporativos a principios de 2016, precedido por el estallido de la burbuja del fracking estadounidense que ya había sido predicho por los analistas más serios (Turiel, 2013): “En alguna parte tendremos que poner el dinero que los bancos centrales nos prestan tan fácilmente a menos del 1% de interés”, dijeron los/as inversor*s en 2014. Después de eso, solo los mas acerrim* s defensor*s  verdader*s adict*s de la macroeconomía, continuaron creyendo en las posibilidades del crecimiento económico (Stathan, 2020). La evidencia cayó como una pesada losa en la cabeza de aquellos miopes que, obstinados en la estima de la doctrina liberal, habían comenzado su autismo cognitivo. Hasta que sus propios números negaron sus razones: desde los años 70 del tan lejano siglo 20, el capitalismo no había podido unir márgenes de acumulación positiva sin la ayuda del financiación; Es decir, las instituciones bancarias aseguraron sus beneficios en la creencia de un progreso económico constante, hicieron fuertes inversiones, esperando que la productividad fuera mayor cada año, y las ganancias volverían a sus manos a través de las tasas de interés. Pero se equivocaron la energía atemorizo sus esfuerzos al comenzar a agotarse, al reducirse su disponibilidad, al no ser convertida en valor de cambio (Doldán, 2017).

SkguHGvx4g_720x0Pero una revolución nació en los territorios urbanos después de 2015. Su base material no era otra que la propia desintegración de lo urbano en múltiples configuraciones de nuevos estilos de vida, apenas etiquetados bajo la dicotomía rural-urbana. Las ciudades que alguna vez fueron fuentes de energía y materiales, vivieron una profunda recomposición. Las décadas de 2010 y 2020 fueron el escenario temporal del cenit de la concentración urbana. Aunque la migración interna hacia las ciudades han sido una constante desde el inicio de la industrialización, no fue hasta los años 60 cuando los planes de desarrollo económico para el régimen franquista del estado español, había dispuesto todo lo necesario para desertizar los municipios rurales después de la industrialización de ciudades La importación de productos extranjeros, la mecanización agraria, los bajos salarios a los productores de alimentos y la esperanza de unirse a la fiebre del consumidor urbano, han llevado a miles de jóvenes a mudarse a las ciudades (Bentolila, 2001). En términos de energía, podemos decir que lo urbano expulsó la energía de las áreas rurales para mantener en funcionamiento la gran máquina del capitalismo global, una máquina cada vez más técnica que necesitaba más y más energía.

Sin embargo, el escenario posterior al colapso está demostrando ser bastante diferente de esa ficción urbana. La falta de disponibilidad de energía concentrada ahora obliga a los urbanitas a buscar otras formas de vida. La deshabitación urbana comenzó a pulular en las mentes de algunas personas, sin llegar a convertirse en el tablero de debate durante las primeras décadas del siglo XXI. Los trabajos comenzaron a escasear, y una profunda decepción se produjo en la conciencia de aquell*s que, durante años, se habían preparado para competir en el mercado del trabajo cognitivo inmaterial. Fue en este momento cuando el crecimiento de la población en las áreas urbanas se detuvo bruscamente, lo que llevó a una disminución lenta en el número de habitantes, acelerada a partir de la escasez de invierno de 2020 (Castelo, 2020).

A pesar de esto, la importancia del peso de las ciudades no cayó en picado. Continuaron acumulando grandes carteras de población, continuando siendo un mercado para los buscadores de recursos, que también estaba bien conectado con el resto del territorio. En paralelo, su desconcentración se hacía irremediable. Los territorios circundantes se llenaron rápidamente de familias, en la medida en que el contacto directo con la tierra se convirtió en un medio fundamental de producción y sustento. En el actual 2030, el uso de combustibles fósiles se ha convertido en un recurso puntual al que acuden algunas familias cuando es absolutamente necesario. La disminución del tráfico se detuvo, las principales  avenidas y autopistas quedaron libres para caminar a pie, por lo que el concepto de espacio público incorporo estos miles de kilómetros que en otros tiempos eran sólo para el transporte.

En parques y rotondas brotaron huertos, siendo insuficiente para alimentar a toda la población urbana, cuya sustentación se dividió en dos dimensiones: el trabajo asalariado y el trabajo comunitario (Lorea, 2027). La articulación del trabajo comunitario no está exenta de problemas, por lo que las comunidades más fuertemente organizadas pueden cooperar sin traumas. Sin embargo, donde la tierra es escasa en el centro de la ciudad, muy poc*s  son l*s que se atreven a cooperar, y abundan los que se sustentan casi exclusivamente del trabajo asalariado, cada vez menos frecuente y precario, ofrecido en torno al servicio de las grandes castas familiares, y de los beneficios del comercio (Porta, 2019).

La búsqueda de la tierra cultivable hizo renacer un neo-agrarismo, en lucha constante con nuevas formas de acumulación material basadas en la propiedad de las tierras agrícolas al servicio enclaves privados dirigidos por grandes conglomerados de empresas multinacionales muy beneficiados por la reubicación del capital financiero después último crash. La nueva estrategia del capitalismo (esta vez sí) postindustrial se ve en serios apuros. La presión a la que está sometido es, por un lado, la descentralización de los asentamientos urbanos, que a diario expulsan grandes masas sociales, y la existencia de las llamadas “instituciones comunitarias” o coloquialmente “comunas”: estructuras básicas presentes en casi todos los municipios y/o concejos, creados a partir de 2014 en torno a la idea de la soberanía popular y la democracia asamblearia enfrentadas por su propia naturaleza al expolio realizado por las grandes fortunas sobre todo en lo público y en lo común. El éxito más brillante de estos es el esfuerzo en el campo de “I + D + I post-C”; la innovación en materia de energía post-colapso, cuya vertiente no es únicamente tecnológica sino también política y social. El objetivo de estas políticas es la consecución de modelos de economía cooperativa local al margen del capitalismo, y la recuperación de los servicios sociales muy dañados por las políticas productivistas de la derecha y la izquierda anteriores, y su pésima gestión de la energía (Otero, 2016). Por otro lado, el Estado está cada vez más limitado en términos de recursos. Este hecho causado, como ya se ha ido ilustrando en publicaciones como esta- miles de espacios oscuros, lugares donde el brazo mecánico del estado soberano no llega, lo que impide mediar en el conflicto social presente. La situación en este sentido se ha vuelto muy peligrosa y en algunos casos las fuerzas militarizadas, pagadas por capital privado, intervienen en las ocupaciones de tierras.

El territorio se dividió en varias fases, aunque nadie aún podía encontrar una categorización aceptada por todos, podríamos resumir el problema de esta manera:

  • Centros urbanos: sirven como lugares de intercambio comercial y conexión política y social entre pueblos, extrarradio, aldeas, suburbios y otras periferias. Además, son el hábitat de ese porcentaje de la población (alrededor del 15%) que aún vive a través de un salario. Siendo también, territorio de excluid*s; personas que por una razón u otra se negaron a cooperar con las comunas o fueron expulsadas de ellas, y ahora apenas sobreviven aprovechando los residuos de una sociedad de abundancia cuya desaparición se niegan a admitir.
  • Enclaves de grandes urbanizaciones privadas: el miedo a los saqueos y los robos produjo que l*s propietari*s de capital privado se trasladaran a parcelas residenciales fuera de las ciudades, y en algunos casos donde les era conveniente, fortificaron ciertos barrios de ciudades donde ejercían un más fácil control del Estado. Allí viven manteniendo casi todas las instalaciones de la sociedad industrial a principios del siglo gracias a los cuerpos de seguridad privadas, zonas de control hipertecnificadas y un gran volumen de capital humano (así lo llaman) destinados a trabajar en pos de su conveniencia y mantenimiento.
  • Zonas periurbanas: su mejor definición es ser un espacio de transición entre lo rural y lo urbano. Al no poder contar con los salarios para mantenerlos, la mayoría de las familias han decidido trasladarse a contornos urbanos, donde el trabajo comunitario, centrado en el trabajo agrícola, combina los salarios de un*s pocos miembr*s de estas comunidades. En estas áreas, el porcentaje de trabajador*s asalariad*s disminuye año a año y para 2030 está en un 10% (IGE, Encuesta de Población Activa – 2029).
  • Aldeas tradicionales: Ubicadas solo en entornos rurales, su población ha aumentado en la última década. Aunque no existen datos confiables, el porcentaje de crecimiento de las aldeas tradicionales se estima en un 100%, es decir, habría duplicado la población rural gallega en comparación con hace 15 años. Son los espacios en los que la transición a modelos de economía postindustrial es más simple y donde las comunidades están más sólidamente constituidas.

Bibliografía

  • Bentolila, S. Las migraciones interiores en España (2001) En línea: http://www.fedea.net/documentos/pubs/dt/2001/dt-2001-07.pdf
  • Castelo, M. Um inverno frio de 2020. Reflexões frente da lareira (2020) Ed: Editorahumana
  • Doldán, X. Maxias, meigas, bruxos e feitizos da economía moderna. De onde crían que viña todo isto? (2017) Ed: Estaleiro Editora
  • Lorea, S. ¿Hacia una nueva división de clase? La labor comunitaria y el trabajo asalariado (2027) Ed: Nuevos clásicos
  • Porta, E. A repercusión do peak oil no territorio galego. O caso dos barrios fortaleza (2019) Ed: Laiovento
  • Otero, J. A enerxía é a fonte de toda emancipación (2016) Ed: Unión Libertaria
  • Stathan, J. They wanted to grow forever… (2020) Ed: My little book
  • Turiel, A. El fracking se fractura (2013) En línea: http://crashoil.blogspot.com.es/2013/11/el-fracking-se-fractura.html

Ndryshimet-klimatike-780-780x439

A Ludita

La investigación sobre estas nuevas formas de habitar el territorio, nos lleva a conocer la comunidad de A Ludita, cuyo centro neurálgico se encuentra en un antiguo centro comercial en las afueras de una vieja ciudad, en su día motor industrial de la comarca. Es difícil saber cuál es el número de personas que viven en esta comunidad, pero las estimaciones realizadas por el propio investigador y la información proporcionada por los informantes clave durante las entrevistas abarcan alrededor de 7.000, lo que la convierte en la quinta comunidad más grande de toda la comarca. A medida que nos acercarnos al centro de Ludita, observamos cientos de mensajes escritos en las paredes de las casas y edificios ruinosos que reproduzco aquí debido a su carácter representativo:

  • Tierra, vida y energía.
  • Comunal o barbarie.
  • Su crecimiento es nuestra ruina.
  • Ludita en solidaridad con los compañeros del 20 de marzo.
  • Comuna de A Ludita: cooperar para repartir.
  • Sin cooperación somos carne de cañón.
  • No hay progreso si sacrificamos a la Tierra.
  • …..

Desde el antiguo centro comercial la comuna se extendía a casas de varias alturas que la rodean, y donde también viven los comuner*s. La combinación de tierras cultivadas y edificios de varias plantas hace que el lugar sea un área que apenas se clasifica como rural o urbana. Su pasado urbano es evidente, porque el color del hormigón inunda la vista, pero mezclado con verde y amarillo. Entre algunas de las casas que podemos encontrar pequeños jardines a veces, y lugares de almacén otras, donde se acumulan herramientas y vehículos de la era industrial, probablemente, a la espera de ser empleados con combustible no fósil, o tal vez a la espera de ser aprovechadas sus piezas en otros oficios.

Para llegar aquí, primero tuvimos que cruzar varias hectáreas de cultivos de maíz, hortalizas, endivias, nabos, zanahorias, patatas … cultivos de la temporada seca. Algunos establos con animales de granja, animales de granja la mayoría de las veces, siempre pegados a las casas de l*s propietari*s, algunos conejos y vacas lecheras, no más de 3 por casa.

A medida que avanzamos en la comuna, el asfalto se vuelve más denso en el paisaje, los animales más grandes desaparecen, como las vacas y los cerdos, pero se mantienen las pequeñas huertas. Cualquier esquina es una buena excusa para sembrar una finca, que proporciona comida a las familias que viven en este lugar. Como hemos visto hasta ahora, la familia es la estructura básica de la organización social, compartiendo morada. Aunque el concepto de familia es algo relativo, y no depende de la relación consanguínea, aunque también es cierto que la familia tradicional (consanguínea) ha retomado grandes espacios en la sociedad actual.

Nos acercamos al centro de Ludita. Una gran explanada distribuye varios edificios a sus lados, sirve a su vez de espacio común, hay algunos puestos de venta, much*s observando, jugando, y muchas otras personas charlan, otr*s dedicad*s a oficios como la carpintería. Al fondo, junto a lo que parece un pequeño taller, varias personas están  construyendo una pequeña embarcación.

Frente a un edificio de vidrio a nuestra derecha esta nuestro contacto. Ella es parte de la Junta del Gobierno de la Comuna de Ludita. Este órgano nació como medio de toma de decisiones colectivas y un árbitro imparcial en los conflictos entre particulares. La Junta de Gobierno tiene un lugar en la parte inferior de una gran tienda de deportes.

– L*s arquitect*s de la era industrial tuvieron el detalle de orientar este lado hacia el este – comenta ella señalando a una pared de vidrio mientras entramos. – Es una suerte, porque nos ayuda a mantener el calor del poco sol que luce durante el invierno.

Eva, tiene unos 40 años, es una mujer joven con las manos gastadas del trabajo en el campo. Llegamos rápidamente mientras saluda a algunas de las personas que están allí. Dejamos atrás la primera planta, y en el segundo piso, después de cruzar un largo pasillo, ingresamos a una sala de unos 40 metros cuadrados.

– Esta es una sala para la Junta de Gobierno, donde se organizan las asambleas comunales antes de bajar al primer piso.

Nos sorprende, en la pared del fondo, iluminada por la luz de la ventana que da a la explanada central una frase pintada:

Dicen que el hombre es la creación suprema de Dios, y que todo en la naturaleza está a su disposición. Pero en Ludita no somos tan presuntuos*s como para vulnerar la tierra que nos sostiene.

Eva observa nuestra sorpresa y sonríe. Inmediatamente tomamos asiento y comenzamos la entrevista.

– Muchas gracias por darnos la bienvenida y facilitar esta entrevista Eva, haznos un gran favor. No queremos perder más tiempo y comenzar la entrevista pronto. ¿Te parece acertado?

– Claro.

– Bien! ¿Podría comenzar contándonos su experiencia en la organización de Ludita?

– He sido elegida por 6 meses como parte de la Xunta de Gobierno de la Comuna. En total somos 7 miembros en la Xunta y nuestra función consiste en facilitar la toma de decisiones y la mediación en conflictos internos. La elección de la Xunta se lleva a cabo con el apoyo de las familias, por lo que l*s siete voluntari*s que reciben más apoyo de la Asamblea de la Comúna serán los que formarán parte de la Xunta. En los votos de la Asamblea solo se permite un voto para cada casa con gente, es decir, habitada.

Para las familias, tener una persona en la Junta de Gobierno es sinónimo de reconocimiento y orgullo, pero la verdad es que no representa un privilegio, más bien al contrario, ya que suele ser una pesada carga de trabajo que no te libera de tu trabajo en la comuna. El período máximo de permanencia de una Junta es de 2 años, y esto puede ser menor en el caso de reclamar una nueva elección de la Junta por parte de un tercio de las familias.

– Eres una de las primeras en venir aquí hace 15 años, cuéntanos la historia de Ludita. ¿Cómo nació?

– Nació con la ocupación de este Centro Comercial. Su comienzo no se debió a grandes planes políticos, ni a estrategias para colapsar, eso sucedió después. Nació de la necesidad de las personas que vivían en su entorno, y que no soportaron que ese lugar llevara 5 años vacío. El desempleo, los problemas de vivienda y, sobre todo, la falta de recursos de la administración estatal llevaron a las primeras 40 personas a tomar este lugar por la fuerza simplemente para vivir mientras se esperaba que la situación mejorara.

1515509Hantu1780x390

– Pero la situación no mejoró…

– Efectivamente. Esto se convirtió en necesario ante la búsqueda de recursos para el mantenimiento básico, no tuvimos más remedio que comenzar a gestionar aspectos fundamentales de nuestras vidas de forma directa. Todo esto se dio en paralelo a las candidaturas ciudadanas que irrumpirán en el panorama político de la ciudad a partir del año 2015, logrando el establecimiento de fórmulas abiertas para la participación popular en el Ayuntamiento. Gracias a esto, tuvimos cierta cobertura de la administración.

– Y luego…

– En pocas semanas comenzaron a llegar familias enteras al lugar, tanto que nos empujaron a tomar las tierras adyacentes y convertirlas en huertos. Fue un tiempo de mucho caos. En el primer año de existencia, la organización era muy precaria y nadie estaba seguro de cómo actuar. Por un lado, no podíamos cerrar las puertas de un espacio que se nos venía grande, por otro, el aumento de personas en la comuna implicaba una organización que estaba muy lejos de hacerse realidad, y además estaba el problema de expandir nuestras áreas de cultura. Sin embargo, el primer año fue también el momento en que la palabra cooperación adquirió un significado trascendental en nuestras vidas.

– ¿Cómo hicisteis para distribuir las áreas de cultivo?

– Al principio, cada familia tomó la tierra que más le conviene. Aunque los expropiamos de forma común, las propiedades del trabajo y la tierra se dividieron por unidades familiares. Pero esto supuso una serie de problemas. La primera fue que, como la tierra estaba demasiado fragmentada, resultó ser improductiva para ciertos cultivos, como los cereales, la segunda más importante fue la percepción que algunas familias tenían de su terreno en comparación con otras. Much*s estaban convencid*s de que les tocaría lo peor. Pequeños robos comenzaron a ser comunes, y la toma de decisiones terminó como una disputa constante sobre la propiedad de la tierra. Esto fue así hasta que la Asamblea decidió tomar la única decisión que parecía racional: compartir la tierra y el trabajo por igual, deshaciendo las parcelas, de modo que todas las tierras pasaran a ser propiedad de la Comuna. A partir de este momento fue cuando realmente comenzó la constitución de la Comuna A Ludita.

– Y ahora, ¿cómo os organizais?

– Dependemos fundamentalmente de dos actividades: agricultura y comercio. Llevamos a cabo más actividades como la ganadería y la pesca, pero estas son en menor medida, ya que requieren una gran inversión de recursos. Cada quince días coincidimos con los habitantes de otros lugares en el centro de la ciudad, donde se celebran las ferias. Allí cada comunidad ha delimitado un área donde colocar sus productos, que se venden temprano en la mañana. Es una oportunidad para establecer relaciones con más personas que se autoorganizan en instituciones comunitarias, y por las tardes las usamos para llegar a acuerdos en común, exponer problemas y tratar de ayudarnos en lo que podamos. De hecho, estos momentos tienen muchos propósitos, incluso tenemos festividades en común con el final de cada estación. Así las ciudades continúan siendo el centro de alguna actividad porque las infraestructuras de transporte con las que aún contamos están dirigidas hacia ellas, y en ellas aún vive un pequeño porcentaje de personas asalariadas que pueden pagar nuestros productos, aunque el intercambio se realiza principalmente entre comuner*s.

– ¿Cuál es la relación con ese porcentaje de personas asalariadas?

– Como siempre ha sucedido, las ciudades dependen de la granja para abastecerse de alimentos, aunque el número de emplead*s es menor cada año, las ciudades están cada vez más vacías y las comunas doramos de espacio para el asentamiento de estas personas

– Ludita se encuentra a pocos kilómetros de uno de los barrios  fortalezas más grandes de la comarca. ¿Cuál es la situación a este respecto?

– ¡Muy complejo! Estos vecindarios ocasionan un gasto de recursos, su extensión es un problema para nuestra supervivencia y al mismo tiempo nuestra extensión es un problema para su comodidad. A veces no tenemos más remedio que tomar las tierras agrícolas que pertenecen a compañías que venden su producción a los barrios fortificados. Se supone que esto es más un escombro, y creo que casi todas las comunas son conscientes de que su existencia representa un peligro. Sin embargo, el número de comuneir * s aumenta cada año, lo que nos obliga a aumentar la tierra destinada a nuestro sustento. Es una situación de tensión constante en la que nunca sabemos con certeza cuál será el próximo movimiento. La primavera pasada, un cuerpo de seguridad privada se hizo cargo de varias hectáreas de  nuestr*s vecin*s. Este hecho hizo que las comunas de la región se reúnan para tomar una decisión. Finalmente se concluyó que era mejor buscar otras tierras aunque fueran de peor calidad que enfrentar las fuerzas de las compañías. Pero esto ha causado una cierta división y, desde entonces, algunos pequeños grupos de comuner*s han comenzado a actuar por su cuenta, saboteando la maquinaria de trabajo que funciona en el campo de las empresas.

– ¿Y el Estado no hace nada en contra de esto?

– Legalmente la propiedad es de estas compañías que todavía tienen suficiente dinero para comprar tierras. Por esa razón, el Estado tiene las manos atadas ante este conflicto. Y ya sabemos la poca capacidad que tiene hoy en día en ciertos ámbitos. Además, sus recursos también escasean, y hay muy poc*s comuner*s que pagan impuestos. En el ámbito administrativo, podemos decir que estamos sol*s, tan solo podemos contar con las instituciones que nosotr*s mismos creamos. Por eso el Estado hace especial incapie en mantener el status quo, y persigue en la medida de sus posibilidades a estos grupos Comuner*s que actúa a través del sabotaje, amparándose en la estrategia en la lucha internacional contra Nemesis, aunque estas personas no tienen por supuesto nada que ver con esa red.

La-Civilizacion-Industrial-se-dirige-a-un-Colapso-Irreversible2-480x270

– ¿Cuál crees que será la conclusión de este conflicto?

– Su sociedad está destinada a desaparecer, no hay duda, el caso es que su desaparición no lleve por adelante todo lo que estamos construyendo desde las comunas. Una confrontación directa con las empresas y la fortaleza de los barrios se decantaría a su favor, y ni siquiera podemos esperar que el Estado intente defendernos. La estrategia, en mi opinión, es la espera. Cuanto más se tarde hasta que se produzca esta confrontación, más débiles serán los más fuertes y la cohesión nos acompañará.

Autor: HENRIQUE P. LIJÓ

Texto original en gallego

Fuente:

https://www.15-15-15.org/num0/cenit-concentracion-urbana-POR-henrique-perez-lijo.shtml

El bien Común. Timothy Murphy

images

Resumen

Existen varias concepciones o versiones del concepto de bien común. Este artículo trata de presentar un breve repaso de algunas de las más importantes. Se ofrecen ejemplos del bien común en la “nueva” teoría del derecho natural; en los pensamientos liberal y utilitario; y en los pensamientos comunitario, republicano y hegeliano. Así mismo, se añaden algunos comentarios a modo de conclusión.

Palabras clave

Bien común, Aristóteles, Santo Tomás de Aquino, “nueva” teoría del derecho natural, utilitarismo, liberalismo, comunitarismo, republicanismo, hegelianismo.

SUMARIO

  • Introducción
  • Nueva teoría del derecho natural y el bien común
  • El bien común en los pensamientos utilitario y liberal
  • El bien común en los pensamientos comunitario, republicano y hegeliano

1. Introducción

La palabra “común” deriva del latín communis, que significa “compartido” o “general”. En el mundo contemporáneo, notable por sus características posmodernas de heterogeneidad, pluralismo y especificidad, puede parecer que cada vez existen menos cosas compartidas o generales y, por tanto, menos de aquello que podemos considerar como común. Esto ocurre particularmente cuando uno piensa en la idea del “bien común”, que alude a los ámbitos normativos éticos y políticos. No obstante, el concepto del bien común sigue despertando un fuerte interés por su carácter polémico y su atractivo retórico. Louis Dupré (1993, p. 687) destaca que sería “difícil encontrar a un teórico político, por muy individualista que sea, que no haya adoptado, en una u otra forma, [una concepción del bien común]”. El significado preciso del concepto es discutido, pero la mayoría de concepciones comparten una interpretación básica del bien común como bien comunal compartido por los individuos que componen una comunidad política. Aunque podamos hablar del bien común de uno y otro grupo, el bien común político o filosófico suele hacer referencia al bien común de un Estado moderno o de una comunidad política similar. En esta línea, este artículo se centrará en filosofías o concepciones del concepto del bien común generales y desde una visión estatal —viz. desde la nueva teoría del derecho natural y desde las tradiciones liberal, utilitaria, comunitaria, republicana y hegeliana— en lugar de en otros contextos de grupo a los que pueda aplicarse la idea de bien común.

Las cuestiones relativas al bien común en una comunidad política moderna pueden ser entendidas como versiones más complejas de las relativas a aquello que tiene valor en las vidas de los individuos —la llamada “buena vida” —; pero el bien común no se trata simplemente de una versión comunal del bien individual, sino que su foco se encuentra típicamente en la interrelación entre el individuo y su comunidad.
El entendimiento clásico, formulado en la Edad Media de acuerdo con los principios aristotélicos, se refería generalmente a un bien que es a la vez comunal e individual, un bien “adecuado para, y al alcance solo de, una comunidad, aunque individualmente compartido por sus miembros” (Dupré, 1993, p. 687). Las formulaciones medievales del bien común abordaban la interrelación entre el individuo, la comunidad y el bien supremo o “universal”, es decir, Dios. El bien común continúa jugando un papel muy importante en la teología cristiana, particularmente en la teología católica romana desde el Concilio Vaticano II (1962-1965).

La modernidad provocó el reemplazo de la concepción tradicional de la comunidad como un fin en sí mismo por una basada en su función como protectora de los intereses privados de sus miembros. El bien común, particularmente en el pensamiento liberal, pasó entonces a ser asociado con el bienestar colectivo o agregado de actores sociales individuales. En la filosofía política, las concepciones liberales y utilitarias dominantes del bien común confrontan fuertemente con las concepciones comunitarias, republicanas y hegelianas, aunque la lista de versiones actuales del bien común se extiende ampliamente más allá de estas representaciones. Daniel Sulmasy (2001), por ejemplo, sugiere dos versiones del bien común en cada una de cuatro categorías (“común”, “suplantativa“, “agregativa” e “integral”), lo que resulta en una taxonomía compuesta por un total de ocho versiones; Noam Chomsky (2015, pp. 145-151) plantea una versión libertaria del bien común; y Hans Sluga (2014, capítulos 5-7) discute las diferentes concepciones del bien común en los pensamientos de Carl Schmitt, Hannah Arendt y Michel Foucault. Así mismo, algunos han propuesto interpretaciones feministas del bien común (p. ej. DeCrane, 2010), así como otros han tratado de comprender las condiciones necesarias para un discurso del bien común en una “democracia posmoderna heterogénea” (Geren, 2001).

Existen otras interpretaciones del bien común —la lista de versiones es ciertamente extensa— pero, por consideraciones de espacio, se hace imposible pretender una recolección completa. Este artículo trata simplemente de ofrecer un breve resumen del discurso relativo a este tema dominante en la literatura de habla inglesa. La próxima sección se centrará en la interpretación del bien común en la nueva teoría del derecho natural; la tercera sección presenta la concepción básica del bien común en los pensamientos utilitario y liberal; y la cuarta sección discute el bien común en sus concepciones comunitarias, republicanas y hegelianas. A todo ello sigue una breve conclusión. La designación “común”, como apunta Maximilian Jaede (2017, p. 6), “implica una comunalidad entre todos los individuos que pertenecen a cierto grupo”, y Murphy y Parkey (2016, p. 833) sostienen de manera similar que el bien común tiene “cualidades compartidas y generales”. A pesar de que no hay escasez de concepciones del “bien” en una comunidad política, la dificultad recurrente en las concepciones del bien común es que ninguna de estas alcanza una aprobación o aceptación común —es decir, compartida o general—. Esto continúa siendo el caso, sea el “bien” establecido como un presunto bien común objetivo, o construido mediante disputas públicas electorales o de otro tipo. No obstante, como será brevemente discutido en la conclusión, quizás una concepción mínima del bien común —simplemente, como un estado de orden social pacífico— satisfaga el requerimiento comunal y además sea, de manera intrínseca, valiosa políticamente.

2. Nueva teoría del derecho natural y el bien común

Las raíces aristotélicas del concepto de bien común son ampliamente reconocidas, así como su importante desarrollo durante el periodo medieval (Keys, 2006; Smith, 1999; Kempshall, 1999). Una versión del bien común en esta tradición clásica sostiene que el bien común es, en sí mismo, el hecho de estar en una comunidad de relaciones con otros seres humanos —es decir, pertenecer a una comunidad—. Daniel Sulmasy (2001, p. 307), quien denomina a esta versión el “bien común integral constitutivo”, sugiere que este es “el sentido más tradicional” del bien común, y que es esto “a lo que Aristóteles se refería cuando dijo que los humanos son animales políticos”. Sulmasy (2001, p. 307) observa a su vez que Santo Tomás de Aquino sostenía que
“cada hombre o cada uno de nosotros somos parte de una comunidad, pues pertenecemos a la comunidad por virtud de lo que somos. La relación de estar en la comunidad es el valor de [este] bien común”.

Puede parecer que la representación que Sulmasy hace de Aquino sea tautológica, pues el hecho de decir que todos somos “parte de una comunidad” y que “pertenecemos a la comunidad por virtud de lo que somos” parece ser repetitivo. De hecho, lo que Aquino enfatiza, en la tradición aristotélica, es que somos inevitablemente seres comunes. La tradición aristotélica-tomista no es ni monolítica ni homogénea, pero está generalmente sustentada por un entendimiento de los orígenes de la comunidad humana que contrasta marcadamente con el enfoque moderno dominante del contrato social, en el cual la comunidad humana o la sociedad civil son imaginados como una organización establecida por el acuerdo entre individuos presociales. En la tradición aristotélica-tomista, la sociedad civil es un orden espontáneo, un producto de la sociabilidad natural del ser humano. Tanto Aristóteles como Aquino se basan en lo que entienden como un hecho universal: que los seres humanos viven inevitablemente en comunidad y no pueden vivir vidas totalmente solitarias; e incluso si esa opción fuera posible, no la elegirían, pues no serían felices fuera de la comunidad. No obstante, en el pensamiento contemporáneo, el “bien común integral constitutivo”, aunque tiene estas sólidas referencias, tiende a ser considerado como demasiado cercano a una versión descriptiva del orden comunal humano.

Otra interpretación del pensamiento clásico es la llamada “nueva” teoría del derecho natural, que incluye una versión del bien común que ha venido a ocupar un lugar importante en la teoría social y política católica romana. Todos los elementos clave de la nueva teoría del derecho natural están recogidos en el primero de los volúmenes de la obra de Germain Grisez The Way of the Lord Jesus (1983), escrita con el propósito de contribuir a la renovación de la teología católica de después del Concilio Vaticano II. No obstante, la interpretación más conocida es la obra Natural Law and Natural Right, escrita por John Finnis en 1980, en la cual este propone una reconstrucción secular de la teoría del Derecho natural de Aquino a través de una teoría de los derechos individuales naturales.

Finnis (1980, p. 34) sostiene que ciertos “bienes básicos” o “ciertas formas de florecimiento humano” son distinguibles por medio de “un simple acto de entendimiento no inferencial [que le permite a uno comprender] que el objeto de [una] inclinación que siente es una muestra de una forma general de bien, para uno mismo (y de otros como uno mismo)”. Según Finnis, existen siete bienes básicos: la vida humana, el conocimiento, la experiencia estética, el juego y la diversión, la sociabilidad y la amistad, la razonabilidad práctica, y la religión. Finnis sostiene que existen ciertos requisitos metodológicos básicos del bien epistémico de racionalidad práctica. Estos requisitos incluyen, por ejemplo, el no tener una preferencia arbitraria entre valores o personas; “un plan de vida coherente”; “seguir la conciencia de cada uno”; “imparcialidad y compromiso”; “la relevancia [limitada] de las consecuencias”; y “los requisitos del bien común” (Finnis, 1980, pp. 100–133). Finnis propone que la conservación de una serie de demandas/derechos humanos no exclusivos o absolutos es un elemento fundamental del bien común, el cual describe como “un conjunto de condiciones que permiten a los miembros de una comunidad alcanzar unos objetivos razonables por sí mismos, o comprender razonablemente por sí mismos el valor (o los valores), por lo que tienen una razón para colaborar entre unos y otros (positiva y/o negativamente) en una comunidad” (Finnis, 1980, p. 155).

En la nueva interpretación del derecho natural, el bien común es esencialmente aquellas condiciones que permiten a los miembros de la sociedad reunirse para que cada individuo pueda beneficiarse de las formas básicas de florecimiento humano. Crowe (2011, p. 301) subraya que en la teoría política del Derecho natural el bien común es entendido como una “realidad en la que [todos los miembros de una comunidad] son capaces de participar en los bienes comunes de diferentes maneras razonables”; aunque esta realidad sea “múltiplemente realizable ”—es decir, probablemente existen varias formas potenciales de comunidad que satisfacen esta condición— “es posible, no obstante, evaluar diferentes estructuras comunitarias basándose en hasta qué punto dan efecto a este ideal”. Un miembro de una comunidad dada participa en los bienes comunes cuando uno o varios de estos sean el objeto de sus acciones: “Un agente respeta los bienes cuando se abstiene de actuar de una manera inconsistente con su valor. No es necesario que un agente participe en todos los bienes de igual manera en todo momento […] pero siempre debe abstenerse de tratarlos como si careciesen de valor intrínseco (Crowe, 2011, p. 300).

Lógicamente, el nuevo enfoque del derecho natural va mucho más allá del “bien común integral constitutivo” descrito anteriormente. En su interpretación, el bien común implica una comunidad en la que existan unas condiciones que permitan — proactivamente— el disfrute mutuo de los bienes básicos. Este tipo de concepción del bien común dice establecer un bien común objetivo y está prominentemente expresada en la interpretación católica romana oficial del bien común. En Gadium et Spes (Concilio Vaticano II, 1965a, p. 26), por ejemplo, el Concilio Vaticano II describía el bien común como “la suma total de condiciones sociales que permiten a las personas, ya sea como grupo o como individuos, alcanzar la realización de la manera más plena y fácil”; y en Dignitatis Humanae (Concilio Vaticano II, 1965b, p. 6), como “la suma total de aquellas condiciones de vida social que permiten a las personas alcanzar su medida de perfección más plena con mayor facilidad [y que implica] especialmente salvaguardar los derechos y obligaciones de la persona humana”.

Crowe (2011, p. 299) destaca que entre autores contemporáneos del Derecho natural existe un amplio acuerdo acerca de que los valores identificados por Finnis pertenecen a la lista de bienes básicos, pero señala que existen otros bienes básicos, “defendidos por algunos autores, pero cuestionados o rechazados por otros, [incluyendo] el placer, el bienestar físico y mental, la creatividad, la paz interior, la integración personal, la familia y la excelencia en el trabajo y el ocio”. Sea cual sea la lista precisa, es difícil no considerar cualquiera de las interpretaciones de los bienes básicos en el nuevo derecho natural como interpretaciones razonables de los valores básicos que surgen en la vida social. No obstante, la manera en la que estos bienes son empleados en la teoría más general es más problemática. El foco de la nueva teoría del derecho natural se centra en los derechos naturales, a veces descritos en la tradición como ‘absolutos’ y ‘no exclusivos’, en lugar de en el bien común. Aunque esta teoría se proclama como una visión secular consistente con el constitucionalismo liberal, es común oír la postura de que sus argumentos dependen de un compromiso religioso previo (Bamforth and Richards, 2008). Sea o no sea este el caso, los nuevos teóricos del derecho natural sí que expresan la visión moral conservadora de los papas católicos Juan Pablo II y Benedicto XVI en asuntos como la definición del matrimonio, el comportamiento sexual permisible (especialmente en los derechos de gais y lesbianas), los anticonceptivos y el aborto. El hecho de que estos argumentos dependan de un compromiso religioso previo no quiere decir, por supuesto, que el contenido de estos esté automáticamente sesgado o sea en cualquier sentido una contribución inadmisible al debate académico o público, pero en el caso del nuevo derecho natural, esto ha tenido un impacto significativo en la manera en la que la teoría general ha sido recibida.

3. El bien común en los pensamientos utilitario y liberal

Las concepciones utilitarias del bien común, originalmente asociadas a Jeremy Bentham y a John Stuart Mill, son enormemente significativas en el discurso liberal del bien común, así como en el discurso del bien común moderno en términos generales. La aproximación de Bentham ([1789] 1996) a la elección ética y política se basaba en la valoración de consecuencias, medidas mediante un “cálculo utilitario” que consistía en dos estándares, “placer” y “dolor”. El principio de utilidad incita a los Gobiernos a perseguir políticas públicas que promuevan la mayor felicidad para el mayor número de personas. Esta es la felicidad agregada neta de una comunidad o, en términos de Bentham, el placer agregado neto. Esta versión del bien común se refiere a una concepción sustantiva y normativa sobre lo que constituye el bienestar general de una comunidad, y por tanto supone un bien concebido como un resultado; la configuración específica del orden social concebido como utilitario se entiende como un objetivo o meta común a todos. El concepto de bien común suele ser interpretado en términos utilitarios, “especialmente entre economistas y expertos en políticas públicas sumergidos en formas de análisis de costes y beneficios” (Sulmasy, 2001, p. 304).

Una cuestión clave es cómo medir la utilidad de manera objetiva, no solo cuantitativamente si también cualitativamente. ¿Cómo puede uno determinar que un resultado o configuración previsto constituya en efecto el mayor bienestar general posible para una comunidad? El enfoque utilitario moderno se basa en la idea de que los deseos de un individuo, tomados como hechos psicológicos sobre los individuos y como motivo de las acciones (Norman, 1971), pueden ser empíricamente determinados y ordenados coherentemente. La objeción del sistema de ideas de Hegel enfatizaba que una consideración de los deseos individuales y un cálculo de medios posibles para su satisfacción “no produce reglas de racionalidad de cuya consideración pudiéramos deducir una política que podría considerarse significativamente de interés común” (Walton, 1983, p. 757). Incluso si se demostrase que las preferencias individuales pueden ser ordenadas coherentemente y relacionadas a las preferencias de otros, ello no sería suficiente para establecer unos motivos para satisfacerlas de ninguna manera específica; en efecto, en la aproximación hegeliana, “se deduce, a partir de argumentos utilitarios, que en principio cualquier conjunto de preferencias es admisible y, por lógica, también lo es cualquier conjunto de relaciones sociales e institucionales” (Walton, 1983, p. 759).

El concepto del bien común utilitario agregativo está fuertemente cuestionado y es por tanto variable. Múltiples propuestas del bien común, acarreando cada cual diferentes distribuciones de la suma de satisfacciones, podrían considerarse como modelos de formas agregativas del bienestar colectivo. Dado que cada propuesta pretende invalidar la diversidad de perspectivas comunales sobre cómo concebir las cuestiones que afectan a los intereses, preferencias y valores, Murphy y Parkey (2016, pp. 831–832) observan que, cuando un “bien común” utilitario es impuesto, varios individuos son invariablemente “forzados a aceptar la visión normativa de aquellos que tienen el poder político en la comunidad y que por tanto deciden cómo se distribuirá la suma de satisfacciones entre individuos”.

Mark Murphy (2006) enfatiza la importancia de la argumentación agregativa para establecer las consecuencias de bienestar utilitario. Esta argumentación sostiene que, si uno toma el bien de un individuo como razón para la acción, “el principio de no arbitrariedad obliga a su vez a aceptar los bienes de otro como razones para la acción y, por tanto, el conjunto de bienes de todas las personas como objeto fundamental del interés práctico” (Murphy, 2006, p. 81). Rawls (1971, p. 26) observa que la característica más llamativa de la visión utilitaria es que no importa, al menos de forma directa, cómo se distribuya la suma de satisfacciones entre individuos; la distribución más apropiada es simplemente la que produce la mayor satisfacción: “Por tanto no hay razón de principio por la que las mayores ganancias de unos no compensen las pérdidas menores de otros; o, es más, por la que la violación de la libertad de unos pocos no sea subsanada por el bien mayor compartido por muchos”.

En el enfoque utilitario del bien común, el bien de varios individuos puede ser finalmente desechado en el cálculo agregativo. No obstante, el utilitarismo de Bentham y Mill ha influido fuertemente en las concepciones sustantivas del bien común en la de tradición liberal política. Lutz (1999, p. 5) describe el bien común del liberalismo clásico individualista como la “agregación de individuos en interacción constante, cada uno impulsado por un firme interés personal” de tal manera que pretende beneficiar a la sociedad en general; y Downing y Thigpen (1993, p. 1051; cf. Sluga, 2014, p. 79) sugieren que el bien común liberal puede ser entendido “en términos generales como el bien para todos. Beneficia a la sociedad en conjunto, generalmente mejorando la vida de las personas”. Estas interpretaciones más bien utilitarias no son demasiado específicas, y de hecho el contenido del bien común liberal, sea declaradamente utilitario o no, está sujeto a un debate dialéctico en curso. No hay una única visión legítima del bien común en una sociedad liberal, sino que su significado es determinado mediante procesos políticos democráticos, y las políticas necesarias para su implementación son en última instancia “definidas y ejecutadas políticamente” (Downing and Thigpen, 1993, p. 1052). En las democracias liberales los votantes deben elegir regularmente entre distintos resultados “utilitarios” previstos, así como otras alternativas no utilitarias que también dicen ser, al menos hasta cierto punto, “el bien general” y garantizar “el beneficio de la sociedad en su conjunto”. Sin embargo, en muchos sectores existe poco optimismo sobre el papel de los procesos democráticos en la política del bien común. Alasdair MacIntyre (1998, p. 239), por ejemplo, sugiere que el ideal de una política participativa de deliberación solo puede llevarse a cabo en comunidades de pequeña escala y en condiciones de igualdad económica relativa y de concepciones culturales compartidas, pero en las sociedades pluralistas y estratificadas actuales “no queda ningún lugar para una política del bien común”.

El principal problema con la noción de que el bien común es una configuración específica del orden social a la que debamos aspirar, sea esta conocida de antemano o tan solo de forma heurística, es que no es plausible concebir un objetivo o fin verdaderamente común, compartido y general. Como observan Barden y Murphy (2010, p. 29), no existe un desenlace o configuración social que sea en sí mismo un objetivo o una meta común, y tampoco puede el bien común referirse plausiblemente a nada que se asemeje al bien de la mayoría o de cualquier porción del pueblo, sea este calculado de manera utilitaria o de otra forma. De las versiones liberales no utilitarias del bien común, la versión que encontramos en la teoría deontológica de la justicia de Rawls, a pesar de que ocupa un lugar relativamente periférico en esta, es el ejemplo más importante. Rawls (1971, pp. 233, 246) no concibe el bien común exclusivamente en términos de un resultado social, sino que lo define como aquellas “condiciones y… objetivos que van similarmente en beneficio de todos”, y como “ciertas condiciones generales que, de manera apropiada, actúan equitativamente en beneficio de todos”. Como era mencionado en la segunda sección, existe una similitud formal entre la concepción de Rawls y la nueva concepción del derecho natural, pero las condiciones y objetivos en la teoría de Rawls suponen unos derechos y obligaciones que pueden no concordar (y normalmente no lo hacen) con los derechos y obligaciones típicamente asociados a la nueva teoría del derecho natural.

4. El bien común en los pensamientos comunitario, republicano y hegeliano

La teoría de la justicia de Rawls fue el foco de la mayoría de los debates que se tuvieron posteriormente sobre la justicia y cualquier tema relacionado con esta en la filosofía política. Teóricos comunitaristas como Michael Sandel (1982) y Michael Walzer (1983) ofrecieron enfoques alternativos, como también lo hicieron éticos de la virtud casi comunitaristas como Alasdair MacIntyre (1998). Una teoría de la ética de la virtud incluye necesariamente una interpretación del propósito o telos de la vida humana, y para Aristóteles, padre de esta tradición, el fin supremo de la asociación política es el cultivo de la virtud de los ciudadanos. Sandel (2009) sugiere que los argumentos relativos a la virtud de la justicia son, inevitablemente, argumentos sobre la buena vida, y formula su teoría de la justicia en términos de un conjunto de temas sobre una “nueva política del bien común (Sandel, 2009, p. 263).

El primero de estos temas se refiere a la cultivación de “una preocupación por el pueblo, una dedicación al bien común” en los ciudadanos; Sandel califica positivamente el esquema por el cual los estudiantes reciben ayuda a través del pago de las tasas universitarias a cambio de horas de servicio público, y se inclina a favor de “propuestas más ambiciosas en favor del servicio nacional obligatorio” (2009, p. 264). Otro de los temas mencionados por Sandel se centra en los problemas relativos a la “mercantilización” de las prácticas sociales, como ocurre con las empresas carceleras con ánimo de lucro o las propuestas para la venta de la ciudadanía; estas, dice Sandel (2009, p. 265; cf. Sandel, 2012), “pueden corromper o degradar las normas que los definen” y por tanto debemos preguntar “qué normas no comerciales queremos proteger de la intrusión del mercado”. También plantea el tema de la “desigualdad, solidaridad y la virtud cívica”, y sostiene que centrarse en las consecuencias cívicas de la desigualdad, y en las maneras de revertirlas, “puede encontrar la tracción política que no encuentran los argumentos acerca de la distribución de la renta como tal” (2009, pp. 267-268). Finalmente, Sandel (2009, pp. 268-269) propone una “política de compromiso moral”, implicando un “compromiso público más robusto con nuestros desacuerdos morales” en la tarea de proveer una base fuerte de respeto mutuo; sostiene que no hay garantía de que la deliberación pública sobre cuestiones morales lleve, en ningún caso, a un entendimiento o ni siquiera a una apreciación por las posiciones morales y religiosas del otro, pero que un política de compromiso moral es un ideal inspirador para el bien común y una cimiento firme para una sociedad justa.

El enfoque de Sandel contiene fuertes elementos patrióticos y emocionales, observables, por ejemplo, en su referencia a la memoria de Robert Kennedy y al espíritu de la campaña presidencial de Barack Obama al presentar su argumento central sobre el bien común, así como en su propuesta de que una forma de servicio nacional obligatorio sustituya a la escuela pública y al ejército como “lugar de una educación cívica” que cultivase la “dedicación” al bien común (2009, pp. 263–264). De hecho, las tesis de Sandel sobre la justicia y el bien común, basadas en el argumento comunitarista de que los valores y los estándares se sustentan sobre y nacen de formas específicas de vida y tradición comunal, están construidas en y para la polis específica que son los Estados Unidos, y son, hasta cierto punto al menos, etnocéntricas (cf. Murphy, 2011). Tal aproximación no puede pretender recabar apoyo y aprobación generalizados en EE. UU., y aún menos a nivel conceptual.

Otros comunitaristas han tratado de rechazar el comunalismo y etnocentrismo en cualquiera de sus formas y han optado en cambio por defender el compromiso constructivo con debates intercomunales y transnacionales sobre la justicia y el bien común. Charles Taylor (1999), por ejemplo, proponía, en el debate sobre las diferencias culturales y los derechos humanos, un diálogo transcultural entre representantes de diferentes tradiciones que permitiría a los participantes a aprender del “universo moral” del otro. Este enfoque resalta un tema emergente en el discurso del bien común: la idea de un “bien común global” (ver, p. ej., Cahill, 2005; UNESCO, 2015).

Otra tradición en la cual el concepto del bien común tiene un lugar prominente es la tradición del pensamiento político republicano. El republicanismo clásico se remonta a las ideas políticas de la república de Roma (509-280 a. C.), resucitadas en las ciudades-estado italianas de la Edad Media y el Renacimiento, y que después influyeron, por ejemplo, en los revolucionarios ingleses del siglo diecisiete o en los revolucionares americanos, franceses e irlandeses del siglo dieciocho. La noción central de la filosofía republicana romana era que la mejor forma de gobierno será una que mezcle las tres tipologías clásicas de monarquía, aristocracia y democracia, aunque con una fuerte preferencia por las dos últimas. La idea detrás de mezclar diferentes concepciones de gobierno, sostiene Martin Loughlin (2006, p. 427), es que así “se preservan las virtudes singulares de cada tipo, se minimizan sus vicios correlativos y se promueve el bien común”.

Esta tradición volvió a resurgir en la escuela del “republicanismo cívico” a finales del siglo veinte, en la cual el buen gobierno dependía de la capacidad de los líderes cívicos de dejar a un lado sus intereses personales y de servir al bien común. La concepción republicana del bien común está diseñada, en palabras de Philip Pettit (2004, p. 150), para servir el ideal republicano “de promover la libertad como el no dominio de los miembros del pueblo por parte de los amos privados”; aunque el Estado pueda interferir con los ciudadanos “en el camino de supervisar el bien común”, la interferencia no debe ser “de una variedad dominante”. Pettit (2004, p. 169) sugiere que la manera más plausible de construir un bien común es identificarlo “con el interés común que tienen las personas como ciudadanos [en lugar de] con los intereses confesos netos que tienen en común”; sostiene que estos intereses públicos deberían ser identificados con aquellas prácticas y políticas que “mediante criterios públicamente admisibles responden mejor que [otras] alternativas viables a consideraciones públicamente admisibles”; y concluye que las instituciones de una democracia contestataria electoral mantienen la perspectiva de que el interés público, así concebido, “puede gobernar en la vida política de una sociedad”. Esta vía de razonamiento tiende a chocar con las objeciones observadas por pensadores como MacIntyre (1998, p. 239) acerca de cómo el pluralismo social y la estratificación constituyen bloqueos al bien común democrático. En el pensamiento republicano, mucho depende de la interpretación que uno haga de cuestiones como “la libertad como no dominación” o “criterios públicamente admisibles”, y en sociedades modernas pluralistas y estratificadas, la impugnación de estas cuestiones es contraria a cualquier consenso sustantivo sobre el bien común republicano.

Por su parte, la concepción hegeliana del bien común ya ha sido mencionada en la discusión acerca de las concepciones utilitarias del bien común en la tercera sección. Como decíamos, la aproximación utilitaria moderna se basa en la idea de que los deseos individuales pueden ser determinados empíricamente y ordenados coherentemente, una posición que entra en conflicto con la aproximación hegeliana. Sulmasy (2001, p. 306) observa que la concepción hegeliana del bien común deriva de la idea propuesta por Hegel de que los intereses de los individuos de un Estado “son sintética y sistemáticamente subsumidos al Estado”; esto es cierto hasta cierto punto, pero la observación de Sulmasy de que el Estado hegeliano está invariablemente en peligro “de colapsar [en el] totalitarismo” es algo engañosa. La filosofía idealista de Hegel es comúnmente asociada a doctrinas totalitarias debido, por un lado, a su supuesto apoyo a la monarquía autoritaria prusiana (Popper, 1945; Kaufmann, 1970) y, por otro, a la habitual mala interpretación de que para Hegel el Estado suplanta en todos los casos al interés individual. No obstante, la asociación del hegelianismo con el totalitarismo ignora la complejidad del pensamiento de Hegel, así como el desarrollo filosófico moderno de su idealismo; a pesar de que esta complejidad y desarrollo no puede ser discutido aquí en su totalidad, podemos presentar algunos de los puntos más relevantes del bien común hegeliano.

Hegel sostenía que la realización humana “concierne al desarrollo de formas de actividad que constituyan la individualidad, distinción e identidad personal del hombre” (Walton, 1983, p. 754), y creía que las comunidades poseían una autoimagen dominante que se materializa en una estructura particular de valores y normas. Para Hegel, una comunidad en la que existe una vida ética extendida y coherente es una comunidad que reconoce el valor de la cooperación y la harmonía social y en la cual los individuos pueden identificarse con unos valores y normas compartidos. El concepto de bien común de Hegel consiste en unos valores sociales determinados racionalmente que otorgan coherencia a diferentes intereses individuales: “El bien común en una situación particular es esa forma de proceder que materializa las normas y valores de la vida ética. El contenido sustantivo del bien común, por tanto, se encuentra en los valores particulares de una sociedad (Walton, 1983, pp. 760-761).

El bien común hegeliano implica que la “interdependencia socializada” sea “preservada y protegida de las distorsiones y perversiones de los intereses y fuerzas privadas y particulares” (Thompson, 2013, pp. 67-68). En este sentido, una de las formas más importantes en las que el Estado moderno promociona el bien común es
proporcionando un marco institucional para la toma de decisiones en comunidad (Hardimon, 1994, p. 210). La preocupación por una libertad personal “concreta” expresada en Filosofía del Derecho (Hegel, [1821] (1991), par. 260) implica una concepción de la sociedad civil en la que la libertad privada de sus miembros se desarrolla lógicamente en “el tipo de ciudadanía que se dedica al bien común” (Wallace, 1999, pp. 419-420). La noción dialéctica del espíritu cívico de Hegel implica a “individuos [conscientes] de que el bien común también representa sus propios intereses” (Münkler and Fischer, 2002, p. 421).

Los problemas relativos a la perspectiva hegeliana surgen del supuesto acto de compartir valores y normas en un contexto ideal de cooperación y armonía social. Walton (1983, p. 767) observa que no está del todo claro cómo la sociedad moderna podría adaptarse al tipo de coherencia entre el individuo y la comunidad que Hegel contemplaba: “Las disputas ideológicas que generan diferentes autoimágenes y concepciones de una sociedad son de una importancia particular… [M]uchas… de las políticas emprendidas, si no todas, o bien expresan una imagen o ideología particular o bien serán un compromiso entre dos o más”. En ningún caso puede decirse que el individuo se encuentra en una relación de coherencia total con la comunidad, pues su autoimagen y sus predilecciones ideológicas no se ven reflejadas en las decisiones tomadas por esta; y si el individuo llega a concordar con una o varias decisiones, existirá una falta de coherencia entre el individuo y todos los demás miembros de la comunidad, pues muchos encontrarán las decisiones tomadas objetables o incompatibles. Para resumir, si uno no está en línea con la imagen o ideología expresada en el bien común hegeliano, se encontrará excluido de este. El bien común en el pensamiento hegeliano —como en sus versiones comunitaria y republicana— incluye una interpretación poderosa del bien, pero no puede considerarse verdaderamente común.

5. Conclusión

La discusión en torno al bien común tiene como foco la interrelación entre el individuo y la comunidad. La interpretación clásica de un bien común como “particular a la comunidad y alcanzable solo por esta, pero compartido de manera individual por todos sus miembros” (Dupré, 1993, p. 687) aún capta la esencia del concepto. Este artículo comenzó reconociendo la existencia de un rango muy amplio de versiones del bien común, procediendo a un breve repaso de sus interpretaciones en la nueva teoría del derecho natural; en los pensamientos utilitario y liberal; y en las tradiciones comunitaria, republicana y hegeliana. Como se ha destacado, el discurso sobre el bien común incluye ahora la discusión sobre un “bien común global”, a lo que se añade un conjunto creciente de estudios comparativos sobre la materia (ver, p. ej., Lo y Solomon, 2014; cf. Salvatore y Eickelrnan, 2004; Murphy 2017).

También debemos destacar que el concepto del bien común ha ganado una particular importancia en el discurso sobre la justicia transicional. Jan Pospisil (2017,p. 1) observa cómo, históricamente, las transiciones desde conflictos violentos siempre han estado vinculadas a cuestiones relacionadas con el bien común, por lo que se ha desarrollado un “lenguaje compartido” acerca del concepto en disciplinas como los estudios de conflicto, de paz o del desarrollo y en la ciencia política y del Derecho. Esto incluye las investigaciones que tratan de comprender la relación de acuerdos políticos excluyentes con el conflicto, así como las razones y los medios a través de los cuales se puede hacer un acuerdo más inclusivo (ver Molloy, 2017).

La dificultad recurrente en estas concepciones del bien común —sea el bien establecido como un presunto bien común objetivo, o construido mediante disputas públicas electorales o de otro tipo— es que no han alcanzado una aprobación o aceptación “común” o universal. En la nueva teoría del derecho natural, las condiciones que supuestamente constituyen el bien común, así como otros aspectos de la teoría de los bienes básicos, son objeto de discusión y comúnmente percibidas como dependientes de un compromiso religioso previo; cuando el bien común es concebido como un resultado o una meta —como en el caso más obvio de las teorías agregativas del bien común—, dicho resultado nunca es enteramente general o compartido; y si la visión compartida de la buena vida es buscada a través de una política participativa deliberativa, no existe un consenso sustantivo sobre el bien común en las sociedades pluralistas modernas. De igual manera, tampoco puede existir un tipo de comunidad hegeliana en la cual la cooperación social se anteponga siempre a la variedad de autoimágenes y concepciones radicalmente diversas que existen en cualquier sociedad.

Jaede (2017, p. 10) hace referencia al argumento de Chantal Mouffe (1999) en el que establece que la razón por la cual el ideal de la democracia deliberativa no puede llegar a ser materializado es que este no llega a tener en cuenta la naturaleza conflictiva de la política, por lo que el bien común siempre será desafiado y será parte de una lucha por el poder político. En la teoría de Mouffe (1999, p. 756), “todo consenso existe como un resultado temporal de una hegemonía provisional, como una estabilización del poder, y…siempre conllevará alguna forma de exclusión”. Muchos pensadores han llegado a aceptar la idea de que una serie de acuerdos temporales mutuos, a diferencia de algún tipo de bien común sustantivo estable, es todo a lo que podemos aspirar. Hans Sluga, por ejemplo, ha sostenido que la política es “una búsqueda continua en la cual varias concepciones del bien serán propuestas y desechadas” (2014, p. 4). Por su parte, Pospisil (2017, p. 1) sostiene que la cuestión del bien común es “dependiente del proceso” en el sentido de que está “fundamentalmente ligada al proceso de búsqueda y negociación del mismo”.

Pero quizás sea la condición básica de la existencia de paz —que obviamente requiere una mayor elaboración y aplicación en la práctica— la que pueda satisfacer el requerimiento de homogeneidad y tener un valor intrínseco para cualquier comunidad política. Murphy y Parkey (2016; cf. Murphy, 2017) se han referido a la idea aristotélica-tomista del bien común como la simple ausencia de conflicto, contienda o guerra —es decir, como una estructura que permite a las personas perseguir en comunidad sus objetivos individuales y colectivos—. Parece plausible sugerir que el estado de existencia paz y orden representa una condición de partida para el bien sobre la que existe un acuerdo social general o compartido. Este acuerdo no requiere de un nivel de cooperación social o coherencia que implique que todos los individuos deban superar cualquier diferencia ideológica con el objetivo de identificar unos valores y normas comunes. Requiere tan solo de una cooperación para constituir y compartir un estado de existencia de paz y orden de beneficio mutuo.

El debate y la discusión sobre lo que concierne en la práctica la “paz” y el “orden social pacífico” siempre estará presente. Pero en la concepción estructural del bien común, el orden pacífico es aquello que, normativamente, deberá ser perseguido de manera continua, pues es de hecho el fin o la meta que es perseguido por las comunidades humanas de manera continua. En la epistemología aristotélica-tomista, el “deber” de la acción humana —aquello que, normativamente, debemos hacer— se encuentra en el “ser” (o los hechos) de la existencia y la naturaleza humana. En esta tradición, “nuestras concepciones fundamentales de qué significa razonar y actuar presuponen los primeros principios del razonamiento especulativo y práctico” (Porter, 2016, p. 267; cf. Murphy, 2012, pp. 196-206; Murphy, 2004). Esto nos devuelve, en términos sustantivos, a la idea de que el hecho de pertenecer a una comunidad de relaciones con otros seres humanos es el bien común en sí mismo. En este sentido,¡ recuperamos las palabras de Sulmasy (2001, p. 307), que se refiere a esta versión como el bien común integral constitutivo. En el pensamiento contemporáneo, esta tiende a ser vista como demasiado próxima a una interpretación descriptiva del orden comunal humano; pero cuando las personas son consideradas como animales naturalmente sociales —que por necesidad existen en comunidad, la cual debe ser,
por razones de supervivencia, pacífica—, entonces el “bien común integral constitutivo” se acerca a la concepción del marco.

La concepción estructural del bien común también está presente en la obra de Thomas Hobbes. Aunque la sociedad natural y pre-civil imaginada en la teoría de Hobbes no sea parte del pensamiento de Aquino, el concepto de sociedad civil del primero es cercano al del segundo en varias formas (Barden y Murphy, 2007; 2010, cap. 2). La inquietud general de Hobbes se pregunta por lo que sería necesario en el caso de que las personas viviesen en una comunidad que no estuviera en un permanente estado de guerra, “donde todo hombre es un Enemigo de todo hombre” (Leviatán, [1651] (1968), p. 186). La respuesta a dicha pregunta es la paz social: “…la primera y más fundamental Ley Natural… es buscar la Paz, y mantenerla” (Leviatán, p. 190). Esta ley natural fundamental se descubre como necesaria para el orden social de cualquier grupo de humanos viviendo en comunidad; y es de esta ley de la que todas las demás emanan. Hobbes sugiere que lo que empujó a las personas a elegir el orden pacífico fue “el Temor a la Muerte; el Deseo de aquellas cosas que son necesarias para una vida confortable; y una Esperanza de obtenerlas por sus propios medios” (Leviathan, p. 188). Desde esta perspectiva, el deseo por aquello que permite una buena vida (“vida confortable”) y la esperanza de poder vivirla son el deseo y la esperanza por el bien común. Como Aquino, Hobbes no asume erróneamente lo que los hombres deber hacer desde los hechos; la estructura de su argumento es que, si la paz quiere ser mantenida, esto es lo que debe hacerse. Hobbes piensa que sus lectores, dada la experiencia histórica de vida comunal, compartirán su convicción de que un estado de paz es preferible a un estado de guerra permanente; obviamente, alguien que no comparta esta convicción no va a ser persuadido.

Cuando el bien común es entendido como un mero marco de existencia de paz, y por lo tanto vaciado de todo contenido excepto de un contenido normativo mínimo, puede parecer que se deja la puerta abierta a posibles amenazas. Por ejemplo, un régimen autoritario que mantenga un orden social pacífico a través de medidas represivas, ¿no podría defender sus acciones en nombre del bien común? En primera instancia, podría decirse que, aunque un régimen autoritario pueda llegar a proteger el bien común en el corto plazo, las medidas autoritarias tienden, por definición, a violar las normas y derechos comunes y, por tanto, a amenazar la misma paz que ha mantenido temporalmente. Porter (2016) puso en cuestión el argumento de que las comunidades pueden justificar cualquier acción necesaria para su conservación, sea en nombre del bien común o de cualquier otra idea, colocando las líneas rojas en la tortura, la esclavitud y el genocidio. Dentro del marco del bien común, cada individuo disfruta de ciertos derechos sobre otros individuos y sobre la misma comunidad, “algunos de los cuales tan solo se pueden abandonar a través de su propia transgresión, y otros que no pueden nunca ser abandonados” (Porter, 2016, p. 266).

Otro posible contraargumento a la concepción estructural sugiere que esta cierra la puerta a una línea de argumentación previamente viable para aquellos que, en cualquier contexto político, defendieran una reforma necesaria en el interés del bien común. No obstante, las propuestas de reforma (y cualquier otro tipo de propuesta que conlleve un cambio) siempre podrán estar justificadas, muchas veces de manera más coherente, por argumentos más sólidos y específicos que por ideas generales como el bien común. En efecto, quizás una posible lección sea que las expectativas sobre el concepto del bien común, como concepto, deben ser reducidas.
Liam Murphy (2014, p. 69) defiende que, en la filosofía, muchos de los desacuerdos persistentes en torno a la “justicia” y la “democracia” son en cierto sentido superficiales, “porque todas las partes pueden ponerse de acuerdo en replantear el debate en unos términos más fundamentales”, es decir, discutiendo valores estrechamente relacionados. Mientras, Murphy sugiere que es importante poder determinar el contenido de una “ley” en vigor debido a la obligación de obedecer la ley impuesta sobre un alto oficial del Estado. Pero muchas de las cuestiones político- filosóficas en torno al bien común, como estos desacuerdos sobre la justicia y la democracia, pueden ser discutidas en términos de preguntas relacionadas (de hecho, esto es lo que se requiere y se practica en contextos de justicia transicional o de otro tipo). Por ejemplo, aquello que es justo en una situación particular, en cualquier contexto normativo, debe ser revelado a través de una investigación responsable y razonable de la situación en el contexto de los valores y leyes de la comunidad jurídica en cuestión. Rara vez es esto una tarea fácil, y en toda sociedad habrá siempre algunos miembros que encuentren objetable e incompatible una decisión relativa a la justicia y los derechos; no obstante, queda claro que siempre será mejor si estas cuestiones surgen en un contexto de paz y orden o, poniéndolo en otros términos, en el contexto del bien común.

Bibliografía

AQUINO, Santo Tomás (1964-1976), Summa Theologiae (60 volumes), trans.
Blackfriars, Eyre and Spottiswoode, Londres.
BAMFORTH, N. y RICHARDS, D.A.J. (2008), Patriarchal Religion, Sexuality, and
Gender: A Critique of New Natural Law, Cambridge University Press, Cambridge.
BARDEN, G. y MURPHY, T. (2007), “Law’s Function in Leviathan and De Cive—A Re-
Appraisal of the Jurisprudence of Thomas Hobbes”, Dublin University Law
Journal, vol. 29, pp. 231-259.
BARDEN, G. y MURPHY, T. (2010), Law and Justice in Community, Oxford University
Press, Oxford.
BENTHAM, J. [1789] (1996), An Introduction to the Principles of Morals and
Legislation (ed. de BURNS, J.H. y HART, H.L.A.), Clarendon Press, Oxford.
CAHILL, L.S. (2005), “Globalisation and the Common Good”. En: COLEMAN, J.A. y
RYAN, W.F. (eds), Globalization and Catholic Social Thought: Present Crisis,
Future Hope, Novalis, St. Paul University, Ottawa.
CHOMSKY, N. (2015), Because We Say So, Hamish Hamilton, New York.
CROWE, J. (2011), “Natural Law beyond Finnis”, Jurisprudence, vol. 2, núm. 2, pp.
293-308.
DECRANE, S. (2010), Aquinas, Feminism, and the Common Good, Georgetown
University Press, Georgetown, Washington D.C.
DOWNING, L.A. y THIGPEN, R.B. (1993), “Virtue and the Common Good in Liberal
Theory”, The Journal of Politics, vol. 55, núm. 4, pp. 1046-1059.
DUPRÉ, L. (1993), “The Common Good and the Open Society”, The Review of
Politics, vol. 55, núm. 4, pp. 687-712.
FINNIS, J.M. (1980), Natural Law and Natural Rights, Clarendon Press, Oxford.
GEREN, P.R. (2001), “Public Discourse: Creating the Conditions for Dialogue
concerning the Common Good in a Postmodern Heterogeneous Democracy”,
Studies in Philosophy and Education, vol. 20, núm. 3, pp. 191-199.
GRISEZ, G. (1983), The Way of the Lord Jesus (Vol. 1): Christian Moral Principles,
Franciscan Herald Press, Chicago, IL.
HARDIMON, M.O. (1994), Hegel’s Social Philosophy: The Project of Reconciliation,
Cambridge University Press, Cambridge.
HEGEL, G.W.F. [1821] (1991), Philosophy of Right (trad. de NISBET, H.B.),
Cambridge University Press, Cambridge.
HOBBES, T. [1651] (1968), Leviathan (ed. de MACPHERSON, C.B.), Penguin,
Harmondsworth.
HOLLENBACH, D. (2002), The Common Good and Christian Ethics, Cambridge
University Press, Cambridge.
AEDE, M. (2017), “The Concept of the Common Good”, Working Paper for British
Academy project on “Negotiating Inclusion in Times of Transition”, British
Academy,
Londres.
Disponible
en:
https://www.britac.ac.uk/sites/default/files/Jaede.pdf [última consulta: 24/02/2018]
KAUFMANN, W. (ed.) (1970), Hegel’s Political Philosophy, Lieber-Atherton, Nueva
York.
KEMPSHALL, M.S. (1999), The Common Good in Late Medieval Political Thought,
Oxford University Press, Oxford.
KEYS, M.M. (2006), Aquinas, Aristotle, and the Promise of the Common Good,
Cambridge University Press, Cambridge.
LO, P.-C. y SOLOMON, D. (eds.) (2014), The Common Good: Chinese and American
Perspectives, Springer, Dordrecht.
LOUGHLIN, M. (2006), “Toward a Republican Revival?”, Oxford Journal of Legal
Studies, vol. 26, núm. 2, pp. 425-437.
LUTZ, M.A. (1999), Economics for the Common Good, Routledge, Londres.
MACINTYRE, A. (1998), “Politics, Philosophy and the Common Good”. En KNIGHT K.
(ed), The MacIntyre Reader, Polity Press, Cambridge, pp. 235-252.
MOLLOY, S. (2017), “Justice, Rights and Equality: In Search of the Common Good in
an Era of Transition”, Working Paper for British Academy project on “Negotiating
Inclusion in Times of Transition”, British Academy, Londres. Disponible en:
[última
consulta:
https://www.britac.ac.uk/sites/default/files/Molloy.pdf
24/02/2018]
MOUFFE, C. (1999), “Deliberative Democracy or Agonistic Pluralism?”, Social
Research, vol. 66, núm. 3, pp. 745-758.
MÜNKLER, H. y FISCHER, K. (2002), “Common Good and Civic Spirit in the Welfare
State: Problems of Societal Self-description”, Journal of Political Philosophy, vol.
10, núm. 4, pp. 416-438.
MURPHY, L. (2014), What Makes Law: An Introduction to the Philosophy of Law,
Cambridge University Press, Nueva York.
MURPHY, M.C. (2006), Natural Law in Jurisprudence and Politics, Cambridge
University Press, Cambridge.
MURPHY, T. (2004), “St. Thomas Aquinas and the Natural Law Tradition”, in MURPHY,
T. (ed), Western Jurisprudence, Thomson Round Hall, Dublín, pp. 94-125.
MURPHY, T. (2011), “Ethics, Politics, and Types of Justice”, 2(1) Transnational Legal
Theory, vol. 2, núm. 1, pp. 135-143.
MURPHY, T. (2012), “Living Law, Normative Pluralism, and Analytic Jurisprudence”,
Jurisprudence, vol. 3, núm. 1, pp. 177-210.
MURPHY, T. (2017), “Justice and the Common Good in Dispute Resolution Discourse
in the United States and the People’s Republic of China”, Law and Development
Review, vol. 10, núm. 2, pp. 305-339.
MURPHY, T. y PARKEY, J. (2016), “An Economic Analysis of the Philosophical
Common Good”, International Journal of Social Economics, vol. 43, núm. 8, pp.
823-840.
NORMAN, R. (1971), Reasons for Actions, Basil Blackwell, Oxford.
PETTIT, P. (2004), “The Common Good”. En: DOWDING, K., GOODIN, R.E. y
PATEMAN, C. (eds,), Justice and Democracy: Essays for Brian Barry, Cambridge
University Press, Nueva York, pp. 150-169.
POPPER, K. (1945), The Open Society and Its Enemies (Vol. 2): The High Tide of
Prophecy: Hegel, Marx, and the Aftermath, Routledge & Kegan Paul, Londres.
PORTER, J. (2016), Justice as a Virtue: A Thomistic Perspective, Eerdmans, Grand
Rapids, MI.
POSPISIL, J. (2017), “Pathways to Post-Liberal Peace: Perspectives on the ‘Common
Good’ in Peace and Statebuilding”, Working Paper for British Academy project on
“Negotiating Inclusion in Times of Transition”, British Academy, Londres.
Disponible en: https://www.britac.ac.uk/sites/default/files/Pospisil.pdf [última consulta: 24/02/2018]
RAWLS, J. (1971), A Theory of Justice, Harvard University Press, Cambridge, MA.
RIORDAN, P. (1996), A Politics of the Common Good, Institute of Public
Administration, Dublín.
SALVATORE, A. y EICKELRNAN, D.F. (eds) (2004), Public Islam and the Common
Good, Brill, Leiden.
SANDEL, M.J. (1982), Liberalism and the Limits of Justice, Cambridge University
Press, Cambridge.
SANDEL, M.J. (2009), Justice: What’s the Right Thing to Do?, Farrar, Straus and
Giroux, Nueva York.
SANDEL, M.J. (2012), What Money Can’t Buy: The Moral Limits of Markets, Farrar,
Straus and Giroux, Nueva York.
SECOND VATICAN COUNCIL (1965a), Gaudium et Spes (Pastoral Constitution on
the Church in the Modern World), Vatican Publishing House, Holy See.
SECOND VATICAN COUNCIL (1965b), Dignitatis Humanae (Declaration on Religious
Freedom), Vatican Publishing House, Holy See.
SLUGA, H. (2014), Politics and the Search for the Common Good, Cambridge
University Press, Cambridge.
SMITH, T.W. (1999), “Aristotle on the Conditions for and Limits of the Common Good”,
American Political Science Review, vol. 93, núm. 3, pp. 625-637.
SULMASY, D.P. (2001), “Four Basic Notions of the Common Good”, St. John’s Law
Review, vol. 75, núm. 2, pp. 303-311.
TAYLOR, C. (1999), “Conditions of an Unforced Consensus on Human Rights”. En:
BAUER, J.R. and BELL, D. (eds), The East Asian Challenge for Human Rights,
Cambridge University Press, Cambridge.
THOMPSON, M.J. (2013), “Hegel’s Anti-capitalist State”, Discusiones Filosóficas, vol.
14, núm. 22, pp. 43-72.
UNESCO (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization) (2015),
Rethinking Education: Towards a global common good?, UNESCO, París.
WALLACE, R.P. (1999), “How Hegel Reconciles Private Freedom with Citizenship”,
Journal of Political Philosophy, Vol. 7, No. 4, pp. 419-433.
WALTON, A.S. (1983), “Hegel, Utilitarianism, and the Common Good”, Ethics, vol. 93,
núm. 4, pp. 753-771.
WALZER, M. (1983), Spheres of Justice, Basic Books, Nueva York.

 

Timothy Murphy **
Universidad Carlos III de Madrid
tmurphy@der-pu.uc3m.es

Traducción de Jorge San Vicente Feduchi.
** CONEX–Marie Curie Research Fellow, Grupo de Investigación sobre el Derecho y la Justicia (GIDyJ),
Departamento de Derecho Internacional, Eclesiástico y Filosofía del Derecho, Universidad Carlos III de Madrid. Agradezco a los dos evaluadores anónimos sus comentarios en el borrador previo de este artículo. También expreso mi gratitud a Jorge San Vicente Feduchi por su traducción clara y cuidadosa de este artículo…

Fuente:

Revista Eunomía. Revista en Cultura de la Legalidad
Publicado en No. 14, abril – septiembre 2018, pp. 191-205.
DOI: https://doi.org/10.20318/eunomia.2018.4163

 

Surgimiento de los estados-nación en España y Francia

Organización socio-política en los pueblos pre-colonizados de la península ibérica

Si ahondamos en el pasado de la identidad de los pueblos pre-colonizados de la península ibérica, considerando que hablamos de una historia contada por quienes habían invadido la península , pues las denominaciones ibero y celta hemos de tener en cuenta que corresponden a categorías utilizadas por los pueblos colonizadores (fenicios, griegos, cartagineses y romanos) para su descripción; y aunque se han utilizado por la historiografía moderna, no deben entenderse ni como identidades étnicas ni como entidades políticas funcionales en la época. El concepto de ibero es un término cultural, que responde a los pueblos prerromanos que evolucionaron hacia otras estructuras sociedades (estados, clases dominantes, ciudades amuralladas, comercio, moneda, alfabeto) debido a su mayor contacto con los pueblos colonizadores. Los iberos y otros pueblos prerromanos, como los vascones, eran lingüísticamente preindoeuropeos, lo que suele interpretarse como prueba de que provendrían del sustrato poblacional neolítico de la península Ibérica. Los celtas, en cambio, eran pueblos indoeuropeos, y hay testimonios arqueológicos que permiten reconstruir su identificación cultural con otros pueblos celtas del centro de Europa y su penetración por los Pirineos desde finales del II milenio a. C.Ethnographic_Iberia

La organización socio-política indígena prerromana estaba compuesta por varias familias que constituirían un clan y varios clanes una tribu. El desarrollo de las unidades indígenas más elementales en otras más amplias debió ir sin duda unido a un proceso de territorialización de las mismas y esto es más fácil de lograr en los grupos de población sedentarios dedicados a una actividad económica de tipo agrícola.
Se ha considerado que existieron propiedades entre los celtiberos de tipo comunal. En las excavaciones de Langa de Duero, realizadas por Taracena, se encontró dentro del poblado un edificio de proporciones mucho mayores que el resto de las casas y dentro de él gran número de herramientas agrícolas. Inicialmente, la organización social se apoyaba en las “gentes” y las “gentilitates”, es decir, en tribus y clanes. La unidad básica eran las “gentilitates”, que se basaban en la propiedad colectiva de la tierra o territorio en que se asentaban, y el conjunto de sus miembros, que estaban unidos por lazos de parentesco o de sangre establecidos a través de un antepasado común, se regían por un conjunto de deberes, derechos y prácticas religiosas que obligaban a todos. Esta forma de organización quedaba reflejada así mismo en las “gentes” o tribus, organizaciones superiores, que a su vez podían agruparse o confederarse constituyendo lo que se conoce históricamente por pueblos.
De igual forma se ha pensado que entre los vacceos se daba también la propiedad comunal de la tierra, repartiendo cada año la tierra cultivable en suertes y asignando cada una de ellas para que fuese trabajada por las unidades suprafamiliares. El producto total pertenecía a la colectividad, que lo repartía a cada uno según sus necesidades; quien se apropiara fraudulentamente de alguna parte recibía el castigo de la pena capital. En opinión de Lomas, a primera vista la propiedad de la tierra y los frutos de la comunidad estaban por encima de las fracciones (gentes) y subfracciones (gentilitates).

 

Pero estas características no son exclusivas de los pueblos pre-colonizados de la península ibérica sino que se daría en la práctica totalidad de los pueblos originarios de todos los continentes. La evolución de las sociedades humanas elaborada a partir de los trabajos de Lewis Henry Morgan abogado, antropólogo, etnólogo y escritor estadounidense nos mostrarían una serie de elementos esenciales que definían el modelo de sociedad descrito por Morgan. Según este autor, la “sociedad gentilicia” (célula de producción fundamental en el régimen de la comunidad primitiva. El número de sus individuos llegaba hasta varios centenares) se caracteriza por:
1. En su seno existe la igualdad más estricta entre sus miembros.
2. Existe la propiedad comunal de la tierra.
3. Todos los miembros eligen o deponen en asamblea a sus jefes.
4. Tienen una religión y unas prácticas religiosas comunes, así como un cementerio común.
Actualmente la mayoría de científicos consideran que del concepto de tribu elaborado por Morgan ha desaparecido aquello que estaba directamente relacionado con las concepciones especulativas, por ejemplo, la idea de un orden necesario de sucesión de sistemas matrilineales de parentesco a patrilineales, etc.

Numerosos trabajos desde el campo de la Lingüística y de la Historia Antigua se han ocupado del estudio de la organización social de los pueblos del área indoeuropea de la Península Ibérica. Los avances de una y otra disciplina, así como nuevos hallazgos epigráficos, han contribuido a ampliar los conocimientos sobre las características de la organización social de los pueblos prerromanos y su continuidad o transformación en época romana.

La estructura comunal democrática de la sociedad natural rechaza el estado-nación.

Surgimiento de los estados-nación en España y Francia

 

1-la-revolucin-francesa-50-728

La principal causa del cambio de mentalidad entre finales del XVIII y la primera mitad del XIX fue el ascenso de la burguesía. Un estamento que acumulo capital debido a la revolución tecnológica. La configuración política del Antiguo Régimen ya no podía continuar ignorando este estamento. La revolución francesa significo la eclosión de los estados-nación con el triunfo de la economía clásica. Se podría decir que los economistas liberales de la primera mitad del XIX no concedieron una gran importancia a esa cosa nueva que habían inventado los revolucionarios franceses (la nación). La gran diferencia entre Antiguo Régimen y naciente estado nacional fue que la propiedad del país y su gestión dejaron de pertenecer a personas concretas y pasaron a ser compartidas por “la nación”.

En este proceso, la “nación” paso a tener por primera vez un significado político y no meramente geográfico. Muchos de los revolucionarios franceses podemos considerarlos nacionalistas en referencia a una construcción nacional sobre el cimiento de un estado del Antiguo Régimen. Su nacionalismo se identificaba con el concepto de estatismo frente a la idea de nación referida a etnia, comunidad lingüística o raza.

Aunque puedan parecer eternas, las identidades son realidades dinámicas que se encuentran en un estado permanente de cambio, al ser continuamente actualizadas por las sociedades.

A este respecto si nos preguntáramos antes de leer el texto de Raphaël Lebrujah que sucedió en la Península Ibérica con respecto al surgimiento del Estado-nación podríamos decir que en la Península Ibérica de igual forma que en el resto de Europa tras el comienzo de la Edad Moderna, con la reducción del poder de la nobleza y el clero surgen los primeros embriones de estados modernos, siendo los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, quienes tras la unificación de las dos coronas más poderosas de la península en 1469 dejaron a sus descendientes una algarabía de reinos ibéricos que se conocían, entre otras denominaciones, como «las Españas». Sin embargo, los distintos reinos de España, pese a compartir monarca, tenían sus leyes e instituciones propias. Incluso se consideraba “extranjeros” a los de otro reino y existían aduanas entre ellos (por ejemplo, entre Aragón y Castilla).

Seria con la llegada de la dinastía de los Borbones en la persona de Felipe V situándose este al frente por primera vez de una monarquía-estado cuando se emplearía el termino «Reino de España». Hasta entonces no había sido empleada esa expresión. Pero una cosa es la fundación del reino, monarquía-estado y otra la de un estado-nación español. Aquel fue un proceso mucho más lento.

La mayoría de historiadores apuntan a la Guerra de la Independencia, en concreto a la Constitución de Cádiz de 1812, como el nacimiento de la idea de España como estado-nación. En plena invasión napoleónica, la promulgación de una constitución de corte liberal dejó recogido en su artículo 1 a la «Nación española» como «la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios».

El estado-nación

Francia es la cuna del estado-nación en el estricto sentido del término. Fue el poder que este sistema logro durante la Revolución Francesa lo que le permitió posteriormente barrer Europa. Comencemos definiendo los dos términos.

Definamos el estado como el monopolio de la violencia simbólica legítima. Esta es la definición de Bourdieu-Weber. Se entiende por simbólico porque no siempre necesita violencia física para mantenerse, sino que necesita que las poblaciones administradas crean en estos símbolos de dominación sean aceptados mayoritariamente. Se podría decir que es la habilidad de los dominantes para imponer un sistema de pensamiento para que su dominación sea aceptada por las poblaciones dominadas.

Definamos nación como pueblo, grupo étnico que se distingue de otras naciones por una cultura y / o lenguaje específico y / o historia común.

La idea es fusionar la idea de un pueblo que se construye alrededor de un solo estado. Por lo tanto, se excluye la idea de que hay otros pueblos relacionados con este estado. Por ejemplo, en Francia, hay siempre un pueblo francés, pero hay muchas personas con sus propias culturas, historias e idiomas como los vascos, los corsos, los bretones, los alsacianos, etc. La violencia simbólica en este caso se encuentra en el hecho de que son constantemente ignorados o considerados insignificantes. Así, pueblos enteros están excluidos de cualquier (o casi) existencia estatal e institucional. No escuchamos de la boca de un político “los pueblos de Francia”. Se podría decir que están excluidos de toda existencia (o casi) simbólica.

No es coincidencia que los Estados-nación tengan sus raíces en la colonización, cuya justificación para estos crímenes de masas se encuentra en la exclusión de las poblaciones colonizadas de una identidad blanca. “Los salvajes” deben ser educados por la fuerza para traerles “civilización”. Este espíritu colonial está ligado en gran medida a la mentalidad del Estado-nación en la que el hombre blanco, o grupo étnico como en el caso de los Estados-naciones árabes, tiene el poder simbólico contra los no-blancos o no árabes.

Pero la colonización también está en el corazón de la empresa del desarrollo capitalista a partir del siglo XVI. El Estado-nación es analizado por Abdullah Öcalan y su organización PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), pero también por los municipalistas libertarios como el sistema político del capitalismo por excelencia. Su fuerza de cohesión social permite la necesaria estabilidad a la gran disparidad de riqueza y a la explotación excesiva que este sistema económico desarrolla.

En el contexto francés, es necesario que la población “francesa” bajo influencia se encuentre en una identidad común que permita unirla: la nación. El Estado debe modelar una identidad, a menudo conservadora dominante, incluso en el imaginario, y que de significación a la identidad nacional, frente a los excluidos. De hecho, la identidad se construye en el marco del Estado en oposición a otras identidades.

vintage-infographic-capitalist-pyramid

Primero hay un pueblo, por lo tanto un lenguaje con un vocabulario específico, gramática y ortografía propia. Por ejemplo, alguien que comete errores ortográficos en su curriculum vitae destruye en gran medida sus posibilidades de ser contratado en muchos oficios. Pero esto no es suficiente, los “no nacionales” pueden muy bien haber aprendido el idioma en cuestión. Esta vez, creamos un registro nacional con sus autores “franceses” y un patrimonio también identificado como “francés”. Para tomar un ejemplo en el extranjero: Emir Abdelkader, líder anticolonial del siglo XIX, se enseña en Argelia como ferviente defensor de la nación árabe, convirtiéndolo en un héroe del panarabismo. El problema: es que era amazigh (beréber). El objetivo es integrar a las figuras históricas ignorando sus grupos étnicos, sus culturas específicas y sus contextos históricos para recuperar su lucha por causas que no eran propias. En Francia, se puede citar la Mona Lisa, ésta se encuentra en el Louvre, lugar destacado de la herencia francesa, y allí es vista como la más bella obra de arte de Francia. Sin embargo, Leonardo da Vinci realizo esta obra en una península italiana dividida en ciudades-estado. Se excluyen los “no nacionales” con diferentes referencias culturales.

Así el Estado-nación crea un repertorio con sus propios héroes, sus objetos fetichizados que tienden a querer probar la realidad de esta nación destinada a construir un Estado que garantice a su vez su identidad. Esto permite construir una cohesión alrededor del Estado. El Estado necesita fortalecer su cohesión por la sencilla y buena razón de que está determinado por numerosos antagonismos de clase, género, raza, psíquico y muchos otros. La sociedad sin un sentimiento de unión sería mucho más frágil. De no ser así, ¿cómo podemos unir a los proletarios y a los patronos si nada los une?

Por definición, el Estado-nación es una herramienta formidable de divisiones para oponerse a una identidad simbólica con el resto de la sociedad. Para entender cómo se construye esta identidad simbólica, basta con mirar a la Asamblea Nacional francesa. La inmensa mayoría de los diputados son: hombres, blancos, de cultura cristiana, maduros, sanos, nacidos en barrios urbanos favorecidos, graduados de “escuelas secundarias”, de redes informales como el Voltaire de L’ENA de Francois Hollande. Muchos diputados a menudo tienen relaciones con lobbies con los que tienen vinculados sus intereses (tabaco, industria farmacéutica, agroalimentación, etc.). Son casi todos entrenados y seguidores del pensamiento económico neoliberal. De esto también podríamos deducir muchos otros puntos comunes que sirven como vectores para caracterizar la identidad simbólica dominante.

Tras estas causas emergen varias palancas de influencia para el poder y su violencia simbólica. Por ejemplo, la palanca “Blancos”. Las empresas y el servicio civil están en gran parte dominados por los blancos, son “priorizados” en el empleo y la jerarquía. La educación nacional en el año 93, por haberla vivido, es una caricatura de la misma. Las posiciones de enseñanza y de dirección están ocupadas predominantemente por blancos, mientras que los Bia-toss (personal de comedores, técnicos, etc.) están ocupados por un gran número de indios occidentales. Mientras que las clases de alumnos son muy coloridas, procedentes de la inmigración de orígenes geográficos muy diferentes. Es una distribución “racial” del ambiente social que comienza en la infancia. Algo a lo que la gente se acostumbra porque suena “normal”. Sin embargo, los antillanos son “franceses nativos”, su territorio está bajo la soberanía del Estado “francés” incluso antes que los Niçois (Condado de Niza), pero resulta que tienen un patrimonio económico y un estatus social menos valorado en el marco de la educación de 93. Esto probablemente suceda en otros lugares. En consecuencia, los unos y los otros interiorizan como “legítimo” que sean los blancos quienes dominen. Aunque no hay leyes en Francia para afirmar esto concretamente, es una realidad estructural la que impulsa la opresión de los “no blancos” y el establecimiento de una violencia blanca simbólica.

Otro ejemplo es el de los diplomados. En Francia, se atribuye gran importancia a los diplomados para encontrar trabajo no ingrato y bien remunerado. Esto da un perfil de “conocedor” en un campo específico. Sin embargo, el diplomado es producto de una selección social basada en la apropiación del capital cultural por herencia. De hecho, en Francia el capital económico, social y cultural de los padres es muy decisivo en el nivel de cualificación que uno puede obtener en sus estudios. En 1964, Pierre Bourdieu y Jean-Claude Passeron publicaron un libro titulado “Estudiantes, herederos y cultura”. Y demostraron que la esfera familiar favoreció a los estudiantes por la adquisición de ciertos rasgos culturales. Muchos grupos sociales fueron excluidos no por razones objetivas, sino por la presencia o no presencia de signos sociales distintivos en sus copias anónimas.

Además, 1964 fue un momento en que la agudeza y perspicacia social fue más convincente de lo que es hoy, tanto que las noticias de este libro se han reforzado en las últimas décadas. Así es como las clases preparatorias para las grandes escuelas se encuentran con un fuerte contingente de hijos e hijas de profesores con un fuerte patrimonio cultural o con niños de la burguesía y la pequeña burguesía. Al mismo tiempo, una pequeña minoría de niños de trabajadores y de empleados se encuentran en estas mismas clases formativas representando demográficamente a partes más amplias de la población. Por último, un diplomado es sólo la medida por encima de un cierto umbral de la capacidad de algunos para restaurar una cierta cantidad de conocimiento cultural y social en un momento. Muchos pueden obtener el mismo conocimiento por la práctica o por autoaprendizaje. Así, el diplomado refuerza el aspecto del patrimonio de esta identidad simbólica dominante, el diplomado encarna en Francia la transmisión del dominio de esta identidad simbólica dominante de padres a hijos.

patriarcado-y-capital-alianza-criminal

Un último ejemplo la dominación simbólica del hombre sobre la mujer. Esta organización social que pretende subyugar a la mitad de la sociedad no es nueva y se refiere a menudo como un sistema patriarcal. En referencia a los patriarcas romanos que tenían el poder de vida y muerte sobre los miembros de su familia. De todas las formas de opresión, es probablemente la más antigua y profundamente arraigada en nuestras sociedades. En Francia, esta opresión es en gran parte inviolable porque aunque la ley oficial reconoce la igualdad de los sexos, en la práctica esta igualdad no existe. Las mujeres son pagadas en promedio un 20% menos que los hombres por un trabajo igual. El trabajo doméstico es realizado principalmente por mujeres, alrededor del 80% de las tareas domésticas son hechas por mujeres. Las mujeres son fuertemente víctimas de violencia sexual a través de acoso y agresión. Finalmente, las mujeres se someten a una explosión ideológica para empujarlas hacia un papel de madre. La política natalista (subsidios familiares, reducción de impuestos, etc.) es característica en Francia de esta voluntad de hacer a las mujeres madres. En particular, impregnando las poblaciones administradas con la idea de que siempre ha sido así y que es natural que “la” mujer sea el segundo sexo. Esta dominación simbólica se debe en gran parte a la no presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones de la sociedad donde los hombres están sobre representados como en la asamblea nacional. Si bien estas desigualdades son la continuación de muchos milenios de explotación del cuerpo de las mujeres que preceden al Estado-nación, reforzando la separación del género mediante una vez más el enfrentamiento de las identidades.

Dado que las mujeres son muy responsables de la educación de los niños, se les insta a transmitir el modo de funcionamiento de los dominantes. Los cuerpos y las mentes de las mujeres se encuentran “colonizadas” y se las hace responsables de perpetrar la “raza” para garantizar la supremacía de la misma. Recientemente en Turquía, el presidente turco Erdogan hizo discursos en los que atacó directamente los derechos de las mujeres sobre la anticoncepción, derechos que apenas adquirieron. No se limita a hacer esta declaración porque es sexista, sino también porque es racista porque la tasa de natalidad de las poblaciones turcas es mucho menor que la de las poblaciones kurdas, temiendo una inversión demográfica en las próximas décadas. Así, la dominación de la mujer por el hombre es un pilar esencial para el correcto funcionamiento del sistema de dominación de la identidad simbólica, retransmitiéndolos como una identidad sexual secundaria dedicada a la reproducción bajo la esclavitud sexista.

El estado-nación también tiene otros aspectos. A menudo el control espantoso sobre los cuerpos y las mentes requiere la imposición de dispositivos burocráticos, ideológicos y represivos. El aparato burocrático requiere pocos comentarios sobre todas las administraciones que se apoderan de nuestras vidas examinando cada aspecto de ella con papeleos desproporcionados e incomprensibles controlando cada vez más nuestras vidas íntimas. El aparato ideológico se estructura a través de un importante dispositivo mediático mediante su estrecha colaboración con los grandes capitales de las industrias, este dispositivo ideológico se complementa con una educación nacional que refuerza las desigualdades en el aprendizaje y el acceso al conocimiento, ya mencionado, donde los profesores son empujados a jugar el rol de policías ideológicos en instituciones que cada vez más se asemejan a las cárceles. Basta con ver cómo son la mayoría de las clases de primaria y secundaria para entender el peso simbólico que el profesor tiene sobre sus alumnos, el derecho a designar quién sabe y quién no sabe según criterios de ‘estado-nación. Por último, el aparato policial consiste en una importante fuerza policial y militar.

Uno de los aspectos modernos más llamativos del Estado-nación es la extrema centralización del poder y su universo urbano de campos de concentración. Las inmensas megalópolis nacen mediante el saqueo de inmensos recursos naturales y recursos demográficos. Estos espacios urbanos sin almas son centros de trabajo que atraen a millones de individuos desde sus regiones de origen. Destruyendo los lazos de la comunidad entre los individuos, destruyendo una parte de su identidad al mismo tiempo, devolviéndolos a una posición donde están solos en multitudes inmensas. El viaje en RER (tren de cercanías) a París y el metro son un ejemplo conmovedor donde millones de personas se encuentran bajo tierra sin casi hablar, donde los mendigos buscan la caridad en una atmósfera fría y cruel. Las mujeres son acosadas por extraños que se burlan de las consecuencias de sus fechorías. Los lazos sociales son glaciales y brutales en este mundo de cadencia infernal donde cada día la gente pasa horas en estos apretados transportes unos contra otros. Es uno de los muchos daños de estas concentraciones urbanas que aíslan y fortalecen el control del Estado-nación sobre los individuos aislados de sus entornos sociales.

Por supuesto, también pueden tenerse en cuenta otros factores, pero estos diversos ejes, como los daños ecológicos causados por estas concentraciones urbanas y las lógicas de dominación sobre la naturaleza, reduciéndola a un simple elemento de valor de mercado.

Fuente:

Extractos del articulo – Norte de Siria. Elecciones Cantonales Vs. Estados-Nación. https://amistadkurdistan.org/ayuda-kurdistan/norte-de-siria-elecciones-cantonales-vs-estado-nacion/

 

Confederalismo ibérico. La plurinacionalidad viable

Iberismo, federalismo, municipalismo, ¿una solución para el problema nacional en la Península?

El problema territorial en el Estado Español ha pasado a convertirse en una de las más candentes cuestiones de la actualidad. El procés catalán, masivamente apoyado en las calles por un parte muy importante de la ciudadanía, junto a los históricos reclamos de autonomía e independencia en Euskadi o Galicia, conforman los hitos principales de una situación que puede conducir a una quiebra desordenada del Régimen del 78, tanto como a su restauración autoritaria sobre la excusa de la unidad nacional.

Entendámonos: los procesos soberanistas, así como las ansias unitarias, de distintos sectores de la clase política, están repletos de contradicciones y ambivalencias.

El independentismo se alimenta de un interclasismo dirigido por sectores importantes de las burguesías locales con intereses muy ligados a la búsqueda de la continuidad de los regímenes de acumulación del capital en sus espacios territoriales, que se considera estarían mejor salvaguardados por una relación directa con la Unión Europea que eliminase la “parasitaria” intervención de las élites madrileñas que, con la excusa, más o menos venal, de la redistribución, vehiculan parte del excedente a la supervivencia de sus redes de corrupción.

Este independentismo burgués se ve acompañado, también, por amplios sectores de los movimientos populares periféricos, que ven en el proceso de ruptura unilateral una ocasión a la medida para la apertura de procesos constituyentes de profundización democrática, tanto a nivel local, como en el conjunto del Estado (o lo que quede del Estado tras la fractura). Una estrategia que muestra su debilidad en la ausencia de articulaciones mutuas y en la imposibilidad, en ese contexto, de construir una izquierda antagonista, a nivel estatal, que vaya más allá de lo mediático, así como un discurso compartido que supere el nivel de la máxima abstracción, expresada en conceptos como “la plurinacionalidad de España”, que siendo fundamentalmente acertados, nunca arriesgan a descender a lo concreto para diseñar una propuesta articulada y coherente.

El unitarismo, por su parte, se repliega sobre la mítica narración de la salvaguarda de España como unidad de destino por medio del Estado centralizado, sólo sostenible desde un repliegue autoritario y autocrático, o sobre un brindis al constitucionalismo ligado a la supervivencia del Régimen del 78 como único horizonte, sin haber desarrollado nunca (en los últimos 40 años) un pensamiento federalista a la altura de las circunstancias.

El análisis de la situación parece bascular entre los extremos. Por un lado tenemos el jacobinismo centralista, herencia del franquismo y su imaginería patriotera, del PP y Ciudadanos, que sólo podría sostenerse desde el autismo democrático y la negación obtusa de la realidad, construyendo un proceso de recentralización autoritario y, en última instancia, profundamente desestabilizador del propio Régimen.

Por el otro lado, tenemos las tensiones centrífugas del independentismo, ambivalente y contradictorio a nivel social, que, si siguen siendo encauzadas por las burguesías locales, podrían iniciar un proceso de fragmentación y voladura controlada (por las instancias del capital) del Régimen del 78, dejando inermes a los pueblos ibéricos frente a las oligarquías globales y a los flujos financieros transnacionales , convirtiéndolos en una suerte de protectorados “de facto” de las instituciones europeas, hegemonizadas por fuerzas neoliberales.

Entremedias, PSOE y Podemos, pese a hablar tímidamente de federalismo o plurinacionalidad, no pasan de propuestas genéricas y poco claras, respetuosas en esencia con el statu quo que ha conducido a esta situación. Esa indefinición histórica, marcada por la apuesta decidida por el Régimen y la Constitución del 78, realizada en la Transición, del Partido Socialista, es la que ha llevado a que el federalismo se vea, por los movimientos populares de las naciones periféricas, como una opción vacía de significado y sobrepasada por la realidad.

¿Caben alternativas a la recentralización autoritaria o a la fragmentación en manos de las burguesías locales?

Cabría imaginar la continuidad del régimen, aún malherido, durante un tiempo más o menos dilatado, gracias a la inconsecuencia y pusilanimidad de las burguesías periféricas. Lo que, sin duda, alimentaria las tendencias autoritarias y antidemocráticas de la oligarquía central. También cabe imaginar una fragmentación en la que, en algún espacio territorial concreto, el independentismo popular obtuviese la hegemonía e iniciase un proceso de profundización democrática que sirviese de ejemplo y acicate al resto de la Península. Este escenario es, en las actuales circunstancias, bastante improbable dada la limitada audiencia de los movimientos populares, que parecen tener su propio techo, y, además, ante la radical dificultad, en ese escenario hipotético, de la construcción de una izquierda transformadora a nivel peninsular (sobre todo en las zonas no independizadas), implicaría el aislamiento y posterior derrota del experimento popular por parte de las oligarquías globales.

¿Existen otras alternativas? Los movimientos populares de la Península Ibérica, podrían perfectamente, bucear en su historia en su búsqueda.

Para el republicanismo federal, uno de las principales vertientes del republicanismo histórico anterior a la Guerra Civil, de tendencias fuertemente municipalistas y socializantes, la pluralidad de España, que había dado lugar a tensiones crecientes, sólo se podía solucionar desde la perspectiva federal. Un concepto que bebía de dos fuentes diferentes pero confluyentes: la propia trama histórica española, de la que los federales extraían referentes a los que adscribirse como el de la revuelta de las comunidades castellanas, o el de las germanías; y el novedoso desarrollo del llamado “principio federativo” por parte de los republicanismos internacionales de la época y, muy especialmente, por una lectura atenta de ese teórico radical, republicano y primer anarquista, llamado Pierre Joseph Proudhon, al que Pi i Margall había sido el primero en traducir al castellano.

El federalismo era, en todo caso, lo que se denominaba como un “federalismo sinalagmático”, basado en el libre pacto, con una fundamentación mucho más profunda que el federalismo limitado del que suelen hablar los aficionados a las constituciones neoliberales.

Se basaba en las autonomías municipales, y en su asociación, más que en la conformación de fuertes Estados federados centralizados. La cadena federal iba desde el individuo a la Confederación, pero tenía su centro en el municipio como lugar de expresión de la más profunda democracia local, donde las oligarquías podían ser sometidas a un control más estricto por las masas populares. La idea era que los distintos niveles de actuación del principio federativo (municipio, Estado federado, Federación o Confederación) se construían sobre la base del derecho a decidir, en base a competencias que se mantenían, en su mayor parte, en los escalones inferiores, donde el ejercicio del poder estaba más apegado a la voluntad y participación del ciudadano.

El federalismo fue, además, aún más creativo desde el punto de vista del análisis territorial: muchas de sus corrientes lanzaron o siguieron también las ideas del “latinismo” y del “iberismo”, como alternativas a un Estado Español débil, sometido, ya entonces, a las intereses geopolíticos de las potencias del Norte, y convertido en el paria conservador y reaccionario de Europa.

Es el propio Emilio Castelar, por ejemplo, el que, en una entrevista para un periodista extranjero, en 1872, afirma que es necesaria una alianza de los pueblos latinos para combatir el “germanismo”, que él identifica con el absolutismo y el atraso de los pueblos de la Periferia Europea. “Es la única forma de rejuvenecer a estos viejos pueblos y de restaurar el Occidente”, llega a decir. Estos criterios latinistas, que pretenden un nuevo renacimiento de la “civilización mediterránea” no eran ajenos a las cavilaciones de ciertos cenáculos intelectuales, tanto radicales como conservadores, de España y de Francia. Castelar ya había planteado esto varias veces, tanto en el Ateneo de Madrid, como en las Cortes.

Más fundamentación en la historia española tenía el iberismo. La Unión Ibérica fue un ideal compartido por muchos intelectuales del siglo XIX español, aunque en Portugal sólo encontró eco entre los escritores republicanos de la “generación de Coimbra”, también muy influenciados por Proudhon. Las iniciales tentativas de Castelar, cuando fue presidente de la República, de caminar en esa dirección, encontraron los límites de las fuertes presiones de Inglaterra y Francia en su contra, y de la desconfianza del gobierno portugués. Las grandes potencias no querían algo así, y menos cuando, en el imaginario federal el iberismo estaba muy relacionado con la recuperación de la soberanía sobre Gibraltar.

Pero, pese a ello, el iberismo no fue nunca abandonado del todo por los federales. Podemos reencontrarlo en las tentativas organizativas llevadas a cabo por el republicanismo más radical y filo-libertario de la Segunda República: el Partido Social Ibérico, de Salvador Cervantes, en Madrid, o el Partido Republicano Federal Ibérico, que organizará Eduardo Barriobero en Cataluña, al hilo de la Guerra Civil.

Es más, desde el republicanismo federal el iberismo se filtrará en los medios obreros libertarios, no como una propuesta del todo coherente, pero sí como una especie de música recurrente, íntimamente relacionada con la idea del internacionalismo proletario, pero partiendo de lo cercano. No en vano encontramos referencias claras en los nombres de las organizaciones libertarias como la Federación Anarquista Ibérica (FAI) o la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL), o en obras importantes de militantes anarcosindicalistas decididamente iberistas, como el libro “Hacia una federación de autonomías ibéricas” de Felipe Alaiz, director del principal periódico de la CNT, “Solidaridad Obrera” y, previamente miembro del grupo aragonés de intelectuales “Talión”, junto a Angel Samblancat, Gil Bel, Ramon Acín, Joaquín Maurín o Ramón J. Sender.

La musicalidad política y cultural del federalismo y el iberismo, conformaba una línea esencial del pensamiento de muchos militantes obreros. Desde el Salvador Cervantes que vinculaba la profundidad democrática de las colectivizaciones con el “espíritu ibérico” de sus autores, al Abel Paz, que en uno de sus libros de memorias escribía, ya en los años noventa:

“Se ha hecho muchas veces referencia al individualismo ibérico, dándose con ello una falsa idea de él. El verdadero sentido de ese individualismo reside en la idea enraizada del ser ibérico de que nadie decida por él, estando, a la vez, siempre maduro para compartir con los demás penas o glorias. Es sociable y busca en la organización con los demás el apoyo mutuo. Pero la idea esencial, lo que persiste, es el afán de afirmación personal, ni superior ni inferior, trato igualitario. Este rasgo esencial del ser ibérico es por el que puede explicarse su historia social, identificada con el anarquismo y reacio a todo encuadramiento en partidos políticos por su estructura jerárquica”.

Después, el iberismo sería continuado por autores de la talla de José Saramago que en su libro “La balsa de piedra” reivindicaba la esencial afición a la protesta de los pueblos peninsulares.

¿Es el federalismo municipalista y socializante una propuesta a la altura de las necesidades populares del día de hoy? Tras las últimas elecciones locales, y en el contexto de la recuperación, en el seno de los movimientos sociales no institucionales, del pensamiento municipalista y ecologista de autores como Murray Bookchin y Janet Biehl, parece que sí. Incluso, los experimentos sociales de Chiapas (los municipios autónomos zapatistas) o Rojava (el confederalismo democrático kurdo) parecen presentar el federalismo y el municipalismo, sobre la base del protagonismo popular y el recurso a la democracia económica y la autogestión, como las alternativas esenciales al concepto dominante del Estado neoliberal, ante la casi segura imposibilidad de recuperar el Estado keynesiano como horizonte real en esta fase del capitalismo senil.

¿Tiene algún sentido el iberismo en este escenario? Despojados de todo esencialismo nacionalista, que ve en abstracciones y linajes reales el origen de los pueblos, para mejor entregarlos rendidos ante las oligarquías locales, la perspectiva de una Federación o Confederación, basada en el derecho a decidir, de los pueblos de Iberia, es la única que puede ahuyentar al tiempo los fantasmas del autoritarismo centralista y de la fragmentación autista, conformando un espacio practicable para la plurinacionalidad de base democrática.

No negamos la existencia de España. No negamos la existencia de Catalunya. No negamos la existencia de Portugal. Sólo decimos que, en un mundo de tiburones globales y oligarquías transnacionales que pueden derribar a los gobiernos moviendo sus capitales en fracciones de segundo, o imponerles rescates y recortes antisociales, sólo la solidaridad y el apoyo mutuo entre los pueblos de Iberia, y entre sus movimientos populares, puede construir una alternativa creíble.

La plurinacionalidad es una realidad. Los vínculos en común, también. El principio federativo y la escala ibérica, necesidades de los tiempos para construir un espacio realmente democrático en nuestra sociedad.

Confederalismo ibérico, pues, y municipalismo democrático, también en lo económico, como primeros puntos de apoyo para conformar una Europa radicalmente diferente y un Mediterráneo distinto. Un camino de apertura para la transición a una sociedad de lo cercano, la sostenibilidad y la participación popular.

 

José Luis Carretero Miramar. Articulo publicado en Kaos en la Red