Fin de la normalidad (por Adolfo Estrella)

apocalipsis-22-1

En ocasiones uno tiene el regalo de poder leer artículos tan excelentes como este que comparto en Revolución Cantonal deseando que el mismo sea conocido y a su vez difundido tanto como nos sea posible. Porque cuando alguien es capaz de sintetizar en un articulo una serie de ideas y realidades que nos dejan bien claro el camino y la necesidad de un cambio personal, social, político, económico, ambiental, global o nos iremos al carajo, lo justo es difundirlo y repensar cada unx de nosotrxs que estamos haciendo al respecto.

Articulo:

Vivimos tiempos finales. El problema es que no sabemos exactamente qué es lo que finaliza y qué es lo que comienza, ni si saldremos vivos de todo esto. Ni tampoco qué es lo que merece ser salvado: ¿La humanidad? ¿La vida en su más puro sentido biológico? ¿la civilización? Franco Berardi escribió un libro notable: “Fenomenología del fin. Sensibilidad y mutación conectiva”. Una reflexión sutil acerca de los cambios antropológicos a los que nos ha llevado el capitalismo digitalizado: sustitución de las relaciones conjuntivas, corporales, táctiles, por relaciones conectivas, informatizadas, codificadas.

Los seres humanos, sostiene Berardi, estamos perdiendo nuestra capacidad sensitiva y sensible “a medida que (nuestra) comunicación pasa cada vez menos por la conjunción de cuerpos y cada vez más por la conexión de máquinas, segmentos, fragmentos sintácticos y materia semántica” y añade: “la mutación digital, está invirtiendo la manera en que percibimos nuestro entorno y también la manera en que lo proyectamos: no involucra únicamente nuestros hábitos, sino que afecta, a la vez, nuestra sensibilidad” y sensitividad”. La experiencia entre los seres humanos, entre los seres humanos y las cosas, entre las cosas y las cosas y entre la naturaleza, los seres humanos y las cosas, se ha modificado sustancialmente como efecto de la conexión tecnológica bajo la forma digital. Por sensibilidad entiende “la facultad que hace posible la interpretación de los signos que no pueden definirse con precisión en términos verbales”. Es una “capacidad para detectar lo indetectable, para leer los signos invisibles y para sentir los signos de sufrimiento o de placer del otro”. Esto es lo que estamos perdiendo.

La cognición, la percepción y la sensibilidad se debilitan o, lisa y llanamente, se bloquean por el hecho de vivir en entornos digitalizados acelerados, soportados por codificaciones binarias, eficaces y sofisticadas, pero banales. Se expanden las conexiones de superficie mientras, simultánea y proporcionalmente, se atenúan las conjunciones de profundidad. La codificación universal nos está haciendo torpes en nuestra capacidad de interpretar el mundo, de encontrar otros sentidos fuera de las sintaxis informáticas. Todo esto lleva a la extinción, dice Berardi, “del hombre y de la mujer humanista, y conduce a la “disolución de la concepción moderna de humanidad”.

Sin embargo, desde nuestra mirada, esta mutación, este fin, con toda su profundidad y dramatismo, es un fin relativo. Fin de una manera de vivir la condición humana, fin de una manera de experimentar los vínculos sociales, fin de unos valores, fin, incluso, de una manera de encontrar sentido a la vida en común. Fin relativo que supone, sin embargo, nuestra continuidad en el tiempo y en el espacio. Supone que los humanos, junto a otros seres vivos, podamos seguir habitando el planeta. Supone que la destrucción y la autodestrucción antrópica no haya hecho ya estallar todavía las propias condiciones de la vida sobre la tierra. Supone que el cambio climático, el agotamiento de los recursos energéticos, la contaminación, el deshielo, las nuevas enfermedades, los desplazamientos de población… Suponiendo, en fin, que la normalidad de la vida se mantuviera como hasta ahora. Pero esto es mucho suponer: más bien es justamente lo que no está sucediendo.

Asumiendo la realidad de la mutación y del fin antropológico señalado por Berardi, podemos imaginar, además, un fin absoluto derivado de la extinción de una parte importante de las formas de vida sobre la Tierra, incluyéndonos. Estamos viviendo los comienzos avanzados de un desequilibrio sistémico generalizado: momento de tránsito de un estado de estabilidad a otro. Tanto la vida social como la vida de la naturaleza han entrado en un bucle de transformaciones impredecibles. Los procesos morfogénicos están desbocados. Los acontecimientos golpean las estructuras y desarman los órdenes conocidos.

En estos escenarios de mutaciones, sociales antropológicas y biológicas, la vida o lo que va quedando de ella, se ha vuelto cambiante, impredecible, rara, anormal. Ni la vida social ni la vida natural son lo que alguna vez fueron. Desde la consolidación del neoliberalismo veníamos experimentando la aceleración y la inestabilidad, expresada en la epidemia de precariedad, en la pérdida de proyectos colectivos, en la destrucción de los vínculos solidarios, en el debilitamiento de las iniciativas compartidas, en el retraimiento social. Quedamos a la intemperie, desnudos, expuestos sin mediaciones a las inclemencias del Capital.

Una nueva “normalidad de la anormalidad” se instaló. Se acabó la vieja y tranquilizadora normalidad de los procesos sociales y de los procesos naturales. La normalidad de la distinción del tiempo de trabajo y del tiempo de ocio, de la comida de acuerdo a las estaciones, de la relación virtuosa entre estudio y empleo, del estudio como mecanismo de ascenso social, del empleo y del amor para toda la vida, de la escuela como lugar de autoridad y transmisión, del barrio como lugar de socialización, de la figura central del pater familia, de los partidos políticos como representantes ciudadanos, del poder e independencia del Estado, de los productos de consumo de larga duración…

Se acabó también la normalidad de los procesos de la naturaleza: sus cadencias y ciclos están alterados. Ya no llueve ni nieva como antes y los veranos son más calurosos. O llueve a destiempo y en lugares en los que habitualmente no lo hacía con esa intensidad. Aparecen tornados en otros hemisferios, los glaciares desaparecen. La naturaleza nos envía mensajes que no sabemos leer, porque cualquier condición caótica implica precisamente la ruptura de los códigos que permiten su lectura. No sabemos cuál será el nuevo equilibrio que nos tiene preparado la naturaleza ni si nos tiene contemplado en él. Lo más probable es que no estemos en sus próximos planes.

Las mutaciones catastróficas de la naturaleza están imbricadas con las mutaciones catastróficas de la sociedad, de la economía y de la cultura y, siguiendo a Berardi, con las mutaciones en el estrato más profundo, antropológico de nuestra existencia. “Las cosas cambiaron tan rápido que no podemos acompañarlas”, dice Bruno Latour. Vivimos tiempos en los que la geopolítica interacciona con la geofísica. Los humanos nos hemos transformado de simple agente biológico a fuerza geológica (Chakrabarty) modificando las propias condiciones de la existencia de la vida sobre este pequeño planeta sin versión de recambio.

Y esta “aceleración del tiempo y compresión del espacio” (Danwski & Viveiros de Castro) nos encuentran desvalidos, solitarios y desconfiados; sensitiva y cognitivamente exhaustos. “El entorno acelerado por el poder de la tecnología hoy excede cualquier posibilidad de medida humana. Pensemos en la hipersaturación del entorno mediático que está arrastrando la capacidad de pensamiento crítico. La razón humana se encuentra exhausta. La infinita complejidad de los fenómenos satura nuestra capacidad de observación. La sensibilidad, impulsada más allá del dominio de lo propiamente humano a través de su interfaz tecnológica, se ha incorporado a lo inorgánico”, continúa Birardi.

Desprovistos de herramientas de protección colectiva, los escenarios de futuros eco-fascismos son más probables que escenarios de comunidad solidaria. Neoliberalismo, digitalismo y colapso climático son expresión de una misma crisis sistémica y frente a ellos las subjetividades, individuales y colectivas, están perplejas y asustadas. No sabemos si hay o no un mundo, habitable, por venir. No hay ni dioses ni amos sobre los cuales podamos depositar esperanzas de salvación. Vivimos el doble colapso de la naturaleza y de la civilización, y esto es inédito, es lo que tiene de particular este momento. Muchas civilizaciones en el pasado sucumbieron, muchas por crisis ecológicas catastróficas, pero siempre había “otro lugar” para la continuidad de la especie, otro lugar para la reproducción de los genes, otro lugar para reinventar la cultura. En la actualidad, no hay refugio local que nos proteja de la catástrofe generalizada.

Cuesta imaginar el fin porque siempre cuesta imaginar la muerte. ¿Queda la posibilidad de una muerte colectiva digna, sin sufrimiento, sin estertores? Es difícil. Ninguno de los escenarios del desastre son indoloros. Estamos jodidos, como señala Roy Scranon. Muy jodidos, pero quizás imaginar la alta probabilidad del desastre es la condición para restarle probabilidades de ocurrencia. Frente a ello, aquí y ahora: ¿depresión o rebelión?, ¿melancolía o grito?, ¿adaptación o resistencia? Quizás hay que partir del derrumbe y del miedo que es “aquello que sentimos cuando nos acercamos a la verdad”, dice la budista Pema Chödrön. Quizás. Tenemos ante nosotros posibilidades, pero desconocemos sus probabilidades. La campana del señor Gauss se fue al carajo: no tenemos la normalidad necesaria para sustentar modelos predictivos continuos. La discontinuidad catastrófica es la norma. Solo queda rescatar impulsos dis-tópicos positivos, prefigurativos, arriesgados, lúcidos y, por tanto, escépticos. Porque, hagamos lo que hagamos, siempre estaremos en el reino de las paradojas y, por lo tanto, de las soluciones a la vez necesarias e imposibles. Y “cuando algo es necesario e imposible, hay que cambiar las reglas de juego, para inventar nuevas dimensiones”, decía Jesús Ibáñez.

Fuente: https://diariolaquinta.cl/

Notre Dame y El Gran Debate Nacional

D4Ql8m4W4AEZ-9U

Antes de arder la catedral de Notre Dame de París, la gran cuestión en Francia era el discurso que iba a pronunciar el lunes día 15 de Abril a la nación el presidente francés, Emmanuel Macron.

El pasado 16 de Marzo, apenas hace un mes, el periódico El País titulaba:”Macron afronta el desafío de convertir su gran debate nacional en medidas concretas”.

La pregunta que quizás nos deberíamos plantear  podría ser a que hará referencia eso de “el gran debate nacional”. La respuesta aparece en el mencionado articulo; “tras verse acorralado por una revuelta inesperada y nutrida por un odio visceral hacia su persona. El gran debate nacional —la idea de darle la vuelta a la situación abriendo el micrófono a los franceses de a pie— ha sido una especie de campaña electoral sin elecciones que le ha permitido retomar pie….El gran debate es algo más que una estrategia de comunicación o una táctica para desactivar un movimiento social. Macron ha participado en once sesiones de las más de 10.000 que se han desarrollado por todo Francia. Han asistido a ellas 400.000 y 500.000 personas, según el diario Les Échos. Un millón y medio han registrado sus contribuciones en Internet. Como ejercicio de democracia de base —los ciudadanos expresándose y el poder escuchando—, es una novedad.

En enero el periódico El País titulaba en referencia a los chalecos amarillos: “Francia, un país en terapia” donde se decía: “Desde mediados de enero, y por iniciativa del presidente francés, decenas de reuniones se celebran cada día por todo el país. Los debates durarán hasta mediados de marzo. Nadie sabe cómo acabará el experimento. De momento, parece una oportunidad para que los franceses expresen sus dudas, sus demandas, sus esperanzas y sus frustraciones. Una terapia colectiva para la Francia del malestar”.

Bien pues el lunes día 15 el presidente francés Macron iba a realizar una alocución donde no se sabia claramente si incluirá “iniciativas sobre la mejora de la democracia, como un recurso más fácil a los referendos, sobre el reforzamiento de los servicios públicos en las zonas rurales, sobre los privilegios de presidentes y ex primeros ministros, o sobre los altos funcionarios, que simbolizan para algunos la arrogancia de las élites y su desconexión con los franceses de a pie“.

Gérard Grunberg, responsable del Think Tank francés Telos había manifestado a mediados de marzo que “El problema será cómo transformar todas estas contribuciones —y toda esta energía— en leyes y reformas. En las próximas semanas, debe procesarse la información para que Macron pueda presentar la síntesis a mediados de abril. La idea del Elíseo no es presentar una lista cerrada de medidas que dé el ejercicio por terminado. El argumento es que la revuelta de los chalecos amarillos no es una crisis en el sentido estricto, que pueda resolverse con unas políticas determinadas, como el jarabe que curaría el resfriado. El estallido sería más bien la expresión de un malestar más profundo, que se arrastra desde hace décadas, y que requerirá otra manera de gobernar y reformar.

Habría que tener en cuenta que según publicaba también El País; “Si la crisis de los chalecos amarillos en Francia fuese una obra de teatro, estaría a punto de comenzar el tercer acto, el del desenlace. El primero fue el estallido, en noviembre, de la revuelta de las clases medias empobrecidas. El segundo, la organización de un gran debate en el que, por todo el país, decenas de miles de franceses expresaron sus quejas en una especie de terapia nacional. El gran debate nacional terminó oficialmente este viernes (15 de Marzo). Ahora se abre una etapa llena de incógnitas, en la que el presidente Emmanuel Macron deberá transformar la discusión en políticas tangibles“.

Y la gran duda es si estas medidas iban a ser planteadas en el discurso a pronunciar el pasado lunes día 15 de Abril. Sin embargo si podemos hablar ya de lo que al día siguiente del incendio de la catedral de Notre Dame, Macron ha manifestado a la nación francesa: ““Después de este periodo de dificultad, habrá uno de reflexión y de acción, no dejaremos que las cosas se nos escapen de las manos, seguiremos adelante, la catedral será más bonita que antes”, en referencia a la catedral y en un tono solemne, también ha afirmado que “en los próximos días hará esos anuncios” asegurando que el pueblo francés ha sido capaz de levantar grandes obras y reconstruirlas. El incendio de Notre Dame nos recuerda que nuestra historia no se detiene nunca, que siempre habrá dificultades que superar, que aquello que creemos indestructible puede ser dañado. Todo lo que supone la Francia, material, espiritual y viva, es frágil. No debemos olvidarlo. Agregó que les corresponde a los franceses “garantizar la continuidad de la nación”.

dt.common.streams.StreamServer.cls

 

Donaciones multimillonarias

Tras el incendio de Notre Dame comienzan a hacerse publicas donaciones multimillonarias para la reconstrucción de la catedral. A las cinco de la tarde del martes 16 de Abril las donaciones para la reconstrucción de Notre Dame alcanzaban ya los 700 millones de euros según recuento realizado por la agencia France Presse. La familia Arnault, dueña del grupo de lujo LVMH ha anunciado que donará 200 millones de euros. Misma cantidad que donará la familia Bettencourt, que ha anunciado dos donaciones de 100 millones de euros, una a través de L’Oréal y la otra a través de su fundación. Por su parte, la familia industrial Pinault, propietaria del Grupo Kering, ha anunciado que entregará 100 millones de euros a través de su compañía de inversión Artemis. El grupo Total, que se presenta como el “primer patrocinador de la Fundación Heritage”, hará igualmente una “donación especial” de 100 millones de euros. En el extranjero, la primera donación a gran escala ha sido anunciada por Henry Kravis, cofundador del fondo de inversión estadounidense KKR, y su esposa, Marie-Josée Kravis, que han anunciado que contribuirán con 10 Millones de dólares (8,85 millones de euros).

El CEO de Apple, Tim Cook, también ha anunciado que la compañía hará una donación para la recostrucción, aunque no ha especificado la cuantía. Se suma así también ha otras empresas como Fimalax, Vinci, JCDECAUX, Societe Generale o el conglomerado Bouygues.

Aple

La gran pregunta es “Y ahora que”, en que quedara “El Gran Debate Nacional”, y cual va a ser el camino que llevaran adelante “los chalecos amarillos”.

Relacionado con el articulo:

“La revolución de los chalecos amarillos es mucho más importante que Mayo del 68”

“¿Existe alguna relación entre los chalecos amarillos, Mayo del 68 y la Revolución Francesa?

Esta revolución es mucho más digna y mucho más importante que la de mayo del 68, cuyo valor principal fue la movilización obrera, la huelga general, que fue algo increíble. Pero esta vez los sindicatos han cometido traición. No han querido participar y la gente se ha encontrado sola para defender sus derechos. Cuando entraron con la elevadora en el Ministerio del Portavoz (el de Relaciones con el Parlamento, donde tiene su despacho Benjamin Grivaux) no tuvo el mismo impacto, desde luego, pero fue una mini Bastilla. Entraron en un lugar de poder, un poco sin saber por qué, ni cómo, y luego se fueron tranquilamente. Su objetivo no era dar un golpe ni ocupar el lugar. Su gesto recordaba que Grivaux era ahí un inquilino y que esos palacios de la República se habían construido con el dinero del pueblo para ser defendido, no denigrado.”
https://ctxt.es/es/20190220/Politica/24551/chalecos-amarillos-macron-francia-juan-branco-gaspar.htm
¿Hacia un impasse estratégico entre Macron y los Chalecos Amarillos?

El cierre de “El gran debate” reabre una serie de contradicciones, no solo tácticas sino estructurales, para Macron.

Por su parte, los Chalecos Amarillos han logrado estructurarse en el tiempo y conservar apoyo social, pero sin lograr concretar su principal demanda que es la renuncia de Macron. Es un doble impasse estratégico, que difícilmente pueda mantenerse en el tiempo.

El desarrollo de “El gran debate nacional” [una maniobra de consultas ciudadanas impulsada por el gobierno de Macron], había permitido al ejecutivo francés retomar el control de su acción y comunicación gubernamental luego del catastrófico mes de diciembre, cuando el poder fue sorprendido por la acción espontanea de los Chalecos Amarillos. Ahora, con “El gran debate” ya terminado, se reabre una serie de contradicciones no solo tácticas sino estructurales del macronismo, que ponen en duda su capacidad para mantener el orden frente a nuevas erupciones de la protesta social, así como la facilidad con que podrá retomar la ofensiva, sin grandes riesgos, frente al carcomido régimen de la V República.

¿Hacia un impasse estratégico entre Macron y los Chalecos Amarillos?

La revolución de los “chalecos amarillos” revela la fractura social de Francia

La característica principal del sistema político francés centrado en el hipercentralismo del Estado situado en París, es la debilidad de las instituciones mediadoras entre la sociedad civil y el Estado sindicatos y partidos políticos, que han desaparecido practicamente ante la insurrección de las últimas cuatro semanas. Es la historia francesa en estado puro: sociedad civil y Estado frente a frente en una situación de ruptura completa de tipo insurreccional.

Todas las contradicciones se han exacerbado en Francia en los últimos 5 años, al desatarse en el mundo una nueva revolución industrial, en que el mecanismo de acumulación se funda en el conocimiento, y ya no más en el capital o el trabajo.

http://revista.lamardeonuba.es/la-revolucion-de-los-chalecos-amarillos-revela-la-fractura-social-de-francia/

 

Científicos descubren un nuevo mecanismo para el almacenamiento de información en un átomo

Científicos de la Universidad de Radboud han descubierto un nuevo mecanismo para el almacenamiento magnético de la información en la unidad más pequeña de la materia: un solo átomo.

En el articulo original se dice que “la computación actual no se está volviendo mucho más rápida y está usando mucha potencia, combinada con las crecientes demandas para almacenar información” algo que no es del todo correcto pues la realidad nos muestra otras evidencias.

En 2015 la empresa canadiense D-Wave Systems, vendió su primer ordenador basado en la física cuántica por 15 millones de dólares. En 2017 presento su nuevo ordenador cuántico, el D-Wave 2000Q, que tiene 2.000 qubits para procesar información. La anterior versión de su máquina, la D-Wave 2X, funcionaba a 1.000 qubits (las unidades información cuántica que maneja) y era capaz de realizar operaciones cien millones de veces más rápido que los ordenadores habituales, la nueva versión es mil veces más rápido que D-Wave 2X.

eae03cb6ecab4a26bf1548a5af11dd0f

IBM presento en 2017 un prototipo funcional de 50 qubits con 90 microsegundos de coherencia. Cuando se emplea el termino coherencia en un ordenador cuántico se esta haciendo referencia al tiempo de permanencia de un estado cuántico ya que estos estados tienden a existir durante un corto período de tiempo, un breve intervalo antes de que los qubits vuelvan a un estado informático clásico de unos y ceros. Para darnos una idea de esto, los primeros ordenadores cuánticos de finales de los 90 tenían una coherencia de apenas unos cuantos nanosegundos. En 2016 IBM logró alcanzar 47 y 50 microsegundos para máquinas de 5 qubits.

Pero que es la computación cuántica?

Es un paradigma de la computación distinto al de la computación clásica, este se basa en el uso de Qubits en lugar de Bits dando lugar a nuevas puertas lógicas que hacen posibles nuevos algoritmos. Esta tecnología utiliza el modelo de los estados del átomo para realizar sus procesos en vez del lenguaje binario, esto tiene una gran ventaja, la “superposición del átomo“, consistente en que un átomo puede adoptar un estado de 0 o 1 pero también puede adoptar los dos estados al mismo tiempo. Gracias a ello son capaces de probar a la vez todas las soluciones que existen para un problema.

atomo

La potencia de los ordenadores cuánticos se mide en unidades de procesamiento que no son mas que los átomos individuales, por lo que a mayor cantidad de bits cuánticos (qubits) mas rápidos funcionan. Pero además de poder adoptar varios estados al mismo tiempo, cuentan con otra particularidad, el “entrelazamiento atómico” gracias a esto un átomo puede transmitir a otro determinadas propiedades sin que haya nada de por medio permitiéndonos crear una red de átomos que funcionan de forma armónica, y dado que un qubits es capaz de procesar mucha mas información que un bits la potencia de procesado se incrementa exponencialmente, de tal forma que los científicos pueden realizar simulaciones mucho mas complejas, por ejemplo, patrones climáticos o simulaciones moleculares en segundos.

Tras esta información previa con respecto al estado de la computación actualmente volvamos a la noticia de los científicos de la Universidad de Radboud.

1--00 -78-scientistsdi

Brian Kiraly explica que las computadoras modernas consumen mucha electricidad, actualmente demandan más del 5 por ciento de la electricidad del mundo. La ciencia fundamental dice que podemos ganar mucho más en eficiencia energética. Nos estamos enfocando en un componente muy básico de las computadoras modernas: un poco de memoria. Hemos decidido utilizar los átomos, porque son la unidad más pequeña de materia y también nos permiten comprender mejor la ciencia fundamental detrás de su comportamiento. Nuestra pregunta actual: ¿cómo podemos almacenar información dentro de un solo átomo y qué tan estable podemos hacer esa información? “,

Los átomos necesitan dejar de girar  para almacenar información.

Cuando llegas al nivel de un solo átomo, los átomos que son magnéticos ya no permanecen estables. “Lo que define a un imán permanente es que tiene un polo norte y un polo sur, que permanece en la misma orientación”, explica el profesor de microscopía, exploración microscópica Alexander Khajetoorians “pero cuando desciendes a un solo átomo, el polo norte y sur, los átomos comienzan a girar y no saben qué dirección deben apuntar, ya que se vuelven extremadamente sensibles a su entorno. Si quieres que un átomo magnético contenga información, no puede voltearse. Durante los últimos diez años, los investigadores han estado preguntándose: para que el átomo deje de girar, ¿cuántos átomos se necesitan para estabilizar el imán y durante cuánto tiempo puede retener la información antes de que se mueva de nuevo? En los últimos dos años, los científicos en Lausana y en el IBM Almaden han descubierto cómo evitar que el átomo se mueva, lo que demuestra que un solo átomo puede ser una memoria. Para hacer esto, los investigadores tuvieron que usar temperaturas muy bajas, 40 Kelvin o -233 grados Celsius. Esta tecnología ha estado limitada a temperaturas extremadamente bajas “.

Un átomo de cobalto en superficie diferente.

Los científicos de la Universidad de Radboud tomaron un enfoque diferente. Al elegir un sustrato especial, el fósforo negro semiconductor, descubrieron una nueva forma de almacenar información dentro de los átomos de cobalto individuales, que evita los problemas convencionales con la inestabilidad. Usando un microscopio de exploración de túneles, donde una punta de metal afilada se mueve a través de su superficie a unos pocos átomos de distancia, pudiendo “ver” átomos de cobalto en la superficie del fósforo negro. Debido a la resolución extremadamente alta y las propiedades especiales del material, mostraron directamente que los átomos individuales de cobalto podrían manipularse en uno de los dos estados de bit.

Mayor estabilidad que los imanes pasados

Los electrones en un átomo orbitan alrededor del núcleo, pero también se “giran” a sí mismos, al igual que la Tierra gira alrededor del Sol y su propio eje. La cantidad total que gira, o su momento angular, es lo que nos da el magnetismo. “En lugar de este momento angular de giro, que los investigadores anteriores han utilizado, descubrimos una manera de hacer una diferencia de energía entre algunos de los orbitales del átomo de cobalto y ahora usamos el momento angular orbital para nuestra memoria atómica. Esto tiene una barrera de energía mucho más grande y podría ser viable para que la memoria de un solo átomo sea estable a temperatura ambiente.

Al final, sigue siendo un imán con un momento angular, pero ahora podemos controlar el átomo del estado 0 a 1, que tiene una estabilidad mucho mayor que la de otros imanes “, dice Kiraly. “Cuando realizamos el experimento por primera vez y vimos este cambio binario, no estábamos seguros de lo que estaba pasando. En una hermosa colaboración con los teóricos de la Universidad de Radboud, Misha Katsnelson y Sasha Rudenko, pudimos señalar que estábamos observando el momento orbital del átomo y habíamos creado una nueva memoria “, agrega Khajetoorians.

 

Fuentes:

https://www.ru.nl/english/news-agenda/news/vm/imm/solid-state-physics/2018/scientists-discover-new-mechanism-information/

https://www.nature.com/articles/s41467-018-06337-4

https://phys.org/news/2018-09-scientists-mechanism-storage-atom.html

Información relacionada:

Un paso más cerca del almacenamiento de datos de un solo átomo.                                                                                                                                                                  April 14, 2016, Ecole Polytechnique Federale de Lausanne.   “Uno de estos son los imanes de un solo átomo: dispositivos de almacenamiento que consisten en átomos individuales pegados (“adsorbidos”) en una superficie, cada átomo puede almacenar un solo bit de datos que se pueden escribir y leer utilizando la mecánica cuántica. Y debido a que los átomos son lo suficientemente pequeños como para ser agrupados densamente, los dispositivos de almacenamiento de un solo átomo prometen enormes capacidades de datos”……”un nuevo estudio publicado en Physical Review Letters, los físicos del Instituto de Física de EPFL han utilizado la microscopía de barrido de túnel para demostrar la estabilidad de un imán que consiste en un solo átomo de holmio, un elemento con el que han estado trabajando durante años…..”La investigación en la miniaturización de bits magnéticos se ha centrado en gran medida en la biestabilidad magnética”, dice Natterer. “Hemos demostrado que los bits más pequeños pueden ser extremadamente estables, pero a continuación necesitamos aprender cómo escribir información en esos bits de manera más efectiva para superar el ‘trilema’ magnético de la grabación magnética: estabilidad, capacidad de escritura y señal a ruido. proporción.”

https://phys.org/news/2018-07-closer-single-atom-storage.html

Los investigadores encuentran una manera de estabilizar el momento magnético de un solo átomo de holmio.  November 14, 2013 by Bob Yirka, Phys.org

Para que el sistema se mantuviera estable por más tiempo, el equipo en Alemania ideó una forma simétrica específica para organizar los átomos a medida que se colocaban en el sustrato, lo que hacía que los átomos de holmio fueran invisibles a los electrones perdidos. Eso redujo la desestabilización lo suficiente para permitir que el estado de giro se mantuviera estable durante aproximadamente 10 minutos, tiempo más que suficiente para realizar las tareas de procesamiento.

https://phys.org/news/2013-11-stabilize-magnetic-moment-holmium-atom.html

Estabilizando el momento magnético de los átomos de holmio individuales por simetría.
https://www.nature.com/articles/nature12759

FORBIDDEN TRANSITIONS  IN HO ON PT(111)
For a single Ho atomon a Pt(111) surface,the adsorption site’s symmetry is given by
C3v. To describe the effect ot he crystal field on the lowest multiplet, which is spanned by
the eigenstates of J2 and Jz with fixez J=8, |J,M〉≡|M, Stevens’ method of operator

equivalents can be used.The crystal field Hamiltonian has the following form in this case

More information? Please contact:

 

 

 

Vestas, frente al cierre: Ocupación y Autogestión Obrera

Vestas

Otro mundo no es sólo posible… ya existe”

Ha sido una constante que el cierre de una empresa haya significado la perdida de los puestos de trabajo y el paso a una situación de paro preocupante, y mas, en algunas zonas de la península donde el empleo es escaso y esta precarizado ante la falta de ofertas de trabajo.

Frente a esta realidad planteemos, ¿pueden lxs trabajadorxs hacerse cargo de la fabrica actualmente perteneciente a Vestas y autogestionar la misma a partir de la ocupación de su propia fabrica?, tienen ejemplos de que con organizacion, ilusion, cabeza fria y corazon caliente, frente a quienes pretendan venderles, es posible.

La empresa de productos químicos Vio.me en Tesalonica, Grecia, esta autogestionada por lxs propios trabajadorxs, por ejemplo, pero al igual que Vio.me, en Atenas se encuentra ocupado y autogestionado el Teatro Embros. Al norte de Grecia se encuentra el pueblo Patrida de la prefectura de Imathia, en esta localidad también existe una empresa ocupada y autogestionada por lxs trabajadorxs de la empresa de maderas “Roben Workers”. En todas estas empresas ocupadas y autogestionadas no hay jefes. No hay jerarquía y todo el mundo tiene el mismo sueldo. Tradicionalmente, las fábricas funcionan de acuerdo a un modelo de trabajo en cadena, donde cada persona realiza una labor de uno o dos minutos durante todo el día, todos los días: Yo pongo la pantalla, tu el protector y ella mete el iPhone en la caja. Aquí, todo el mundo se reúne a las 7 de la mañana para tomar un café griego negro y hablar sobre lo que hay que hacer. Es en ese momento cuando se reparten las tareas. Y, sí, se turnan para limpiar los baños.

A ver si nos entra en la cabeza. Un puñado de hombres y mujeres de mediana edad que han pasado toda su carrera recibiendo órdenes a modo de ladridos sobre lo que tenían que hacer y cuándo hacerlo han tomado el control de su lugar de trabajo y de su futuro laboral. Se han convertido en sus propios jefes. E inmediatamente se han alineado a los principios de la máxima igualdad posible.

Antes solo hacía una cosa y no tenía ni idea de lo que hacía el resto”. Así recuerda Dimitris Koumatsioulis la fábrica cuando empezó a trabajar en 2004. ¿Y ahora?

“Todos estamos unidos. Hemos olvidado el concepto de ‘yo’ y podemos funcionar colectivamente como ‘nosotrxs’ ”.

Los trabajadorxs de Vestan han de saber que “una economía alternativa es posible”. Pero para dar el paso a la ocupación han de cambiar el modo en que normalmente pensamos sobre el trabajo. En cualquier gran fábrica u oficina, los guardias de seguridad mantienen a raya al mundo exterior. En la puerta, dejas tus principios a un lado y se escucha únicamente a los jefes. Incluso han pensar que se les habla sobre la conciliación entre vida personal y vida laboral como si fuesen polos opuestos. En las empresas autogestionadas por parte de lxs trabajadores esto se combina. Uno de los resultados es un fuerte vínculo de lealtad entre lxs trabajadores y su comunidad.

4720705

Ademas de las necesarias ocupaciones de fabricas ante cierres de empresas, despidos colectivos, Ere,s y otras formas que pretendan llevar a la miseria a lxs trabajadorxs hemos de considerar la combinación con mas alternativas y lxs compas griegxs nos aportan experiencias concretas.

El texto ‘Transformando crisis en Krisis’ aborda la mutación social griega de los últimos años: “Estas iniciativas emergentes han sentado las bases de una red invisible, no regulada y autónoma que se ha llamado economía solidaria y cooperativa”. Grecia se vuelca en la autogestión. Sus ciudadanxs se organizan sin el Estado, que les ha fallado. La plataforma Omikron Project acaba de lanzar la segunda edición de su guía ‘Ouzo-Drinking Lazy Greeks? Grassroots groups in Greece’. En ella encontramos la Grecia que no aparece en los medios, cientos de proyectos que configuran una nueva sociedad en marcha.

La Athens Wireless Metropolitan Network es una red de malla que provee internet comunitaria. La Red Solidaria de Profesores de Larisa suple los déficit educativos en dicha ciudad. Nea Guinea incentiva la autosuficiencia energética desde el  paradigma de la tecnología libre. El proyecto Telaithrion creado a partir de la permacultura espera demostrar que una sociedad autosuficiente, de incentivos verdaderos puede ser posible y aplicable en la practica. Nuevos medios como omnia.tv tejen redes a partir de la comunicación libre. Encuentros como el Commons Fest y el Festival de Economía Solidaria y Cooperativa de Atenas visibilizan y conectan esa vibrante Grecia paralela. “La robustas redes de solidaridad y de cooperativas ayudarán a catalizar esta transición hacia los comunes”,

Lxs trabajadorxs de Vestas quizás tendríais que incluir en vuestras reflexiones y vuestras asambleas que la ocupación de la fabrica ciertamente pondría en un vetre a todas esas administraciones que únicamente se lamentan del cierre empresarial, e incluso a las organizaciones politicas que hacen posible que el PSOE pueda gobernar gracias a sus apoyos parlamentarios.

Frente a la frustacion, desesperacion, resignacion, lxs trabajadorxs de Vestas podeis tambien pensar que la ocupación de la fabrica podría abrir un “nicho de mercado” a partir de:

Por una parte exigir que se facilite la autogestion de una empresa de aerogeneradores para avanzar en el cumplimiento de la directiva aprobada por la UE con respecto al compromiso de que el 20% de la energía en el año 2020 sea renovable.

– Una empresa autogestionada de trabajadorxs tendria que pensar en facilitar sus productos a pueblos que optaran por contar con su propia energía y no depender de los monopolios empresariales existentes actualmente.

– Avanzar hacia acabar logrando la creación de una cooperativa autogestionada de trabajadorxs.

Ya es viable la autosufiencia energética a partir del aprovechamiento de las “energías dispersas” siendo posible que casas y edificios puedan contar con sus propias mini centrales de energías renovables.

 

Compañerxs de Vestas vuestros aerogeneradores pueden ser empleados por las cooperativas de “energía verde”, por pueblos que se planteen la autosuficiencia energetica, por ecoaldeas y aquellas comunidades que trabajan, también, por la autosuficiencia.

 

Frente a los despidos, debate y organización como mejor forma de estrategia.